haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




¿Marido más tres?

¿Marido más tres?

El hombre con el que salgo tiene tres hijos y no sé qué hacer.

por

Queridas Rosie & Sherry,

He salido con un hombre los últimos meses y las cosas van realmente bien. A mí me gusta, lo respeto, y pienso que él es una buena persona. También me siento atraída a él, y sé que él siente lo mismo por mí.

Nuestro historial es parecido, pero hay una diferencia esencial: él es divorciado y tiene tres hijos.

A los 40 años, a pesar de que podría decirse que soy una "soltera mayor", soy muy joven emocionalmente y en muchos otros aspectos también. Mi vida está libre de carga y estoy enfocada sólo en "mí". No tengo responsabilidades con otros. Hago lo que quiero, cuando quiero.

Él es muy serio en cuanto a la relación, y yo también. Pero de vez en cuando experimento una que otra "crisis", usualmente detonada por cosas que él me cuenta que suenan muy maduras y completamente fuera de mi marco de referencia, por ejemplo: reuniones de apoderados, vacaciones familiares, etc. Ante estos conflictos, me pregunto si puedo elegir a alguien cuya vida no es solamente de él, sino también de los niños y todo lo que viene con eso (ex mujer, etc). Al mismo tiempo respeto y valoro mucho lo buen padre que es.

¿Qué debería hacer cuando estas crisis atacan?

Sandie

Querida Sandie:

Las pequeñas "crisis" de las que hablas, momentos en los que te preguntas si casarte con alguien que tiene hijos de un matrimonio anterior será más de lo que puedes manejar, son compartidas por mucha gente en tu misma situación. Cuando los solteros empiezan a salir para casarse, tienen expectativas de que esta será la primera relación para ambos; ellos y sus cónyuges se enfocarán exclusivamente el uno en el otro y en su relación. Niños de un matrimonio anterior no son parte de esta imagen idealizada.

Es por lo tanto un paso grande salir con alguien que ya tiene hijos, porque implica redefinir viejas expectativas. No estás simplemente aceptando a otra persona en tu vida; estás adquiriendo una familia instantáneamente. Es completamente natural preocuparse de si serás capaz de manejar todos estos dramáticos cambios.

Entonces, a pesar de que te describes a ti misma como joven emocionalmente y enfocada en ti misma, las dudas que estás experimentando no son signo de inmadurez o egoísmo. Al contrario, se necesita un grado de madurez, honestidad y auto conocimiento para admitir que la idea de casarse con alguien que ya tiene hijos es intimidante, y te preguntas si lo podrás manejar.

Por definición los solteros no son responsables por otra persona.

Antes de que discutamos diferentes maneras de manejar ese miedo, nos gustaría que descartes las etiquetas que has utilizado para describirte a ti misma y veas quién eres en realidad. Tu nos dijiste que eres una "soltera mayor" quien nunca ha tomado responsabilidad por nadie más que sí misma, ha ido y venido como le place, y nunca ha considerado las necesidades ni los deseos de otro. Eso describe bastante bien lo que es ser soltero en el siglo 21. La mayoría de los solteros son egocéntricos, porque por definición no son responsables por otra persona. En las generaciones pasadas la mayoría de las personas terminaban esta fase de la vida alrededor de la mitad o final de los 20. Y debido a que la cultura contemporánea parece idealizar e incentivar un estilo de vida orientado a uno mismo, muchos adultos han prolongado esta fase de sus vidas hasta los 30 y más.

Suena como si estuvieras un poco enojada contigo misma por no haber superado esta fase de tu vida. Pero en vez de arrepentirte por el camino que has recorrido, reconoce que la mayoría de las personas no amplían su foco hasta que están preparadas para casarse e incluir a alguien más en sus vidas.

Al parecer esto es exactamente lo que estás haciendo en este momento. Hasta ahora puede ser que no hayas estado preparada emocionalmente para aferrarte a alguien más, pero ahora parece ser que eso es lo que quieres. Además, tú ves que el hombre con el que sales hace espacio en su corazón para ti y para sus hijos y tú admiras eso. Nosotras sentimos por el tono de tu carta que tú pronto estarás lista para hacer eso también.

Además, nosotras no detectamos ninguna señal de egoísmo o amargura en tu carta —no hay un "yo" voy a tener que compartirlo con alguien más— eso ocurre a veces en el proceso de ajuste al casarse con alguien que tiene hijos. Suena más como si estuvieras diciendo: "Asientos de niños, ayudar con la tarea y ser una madrastra, son responsabilidades demasiado 'adultas', y yo me pregunto si las podré manejar".

Tu historia afectiva

Nos gustaría presentarte otra perspectiva que te puede ayudar a estar más cómoda con tu habilidad de asumir este rol en la vida. Por el momento, deja de lado la idea de que has ido y venido como te place y has tomado decisiones sin tener que preocuparte si hay alguien más que dependa de ti (recuerda, eso es parte de ser soltero). Ahora piensa en las diferentes maneras en las que has introducido gente a tu vida, y en las veces que has pensado en otros y has sido útil para ellos.

¿Te has quedado hasta tarde escuchando a alguna amiga que necesitaba una oreja? ¿Has escuchado un pedido de caridad y has hecho alguna donación? Cuando un familiar o un amigo cercano tuvo un cumpleaños importante o evento importante ¿alguna vez lo ayudaste a planear la fiesta e hiciste un esfuerzo por darle un regalo especial? ¿Has acompañado a un amigo o pariente a ver una película o evento que era importante para él, a pesar de que habrías preferido estar en cualquier otro lugar? ¿Qué hay de llevarle un remedio o una sopa de pollo a alguien enfermo? ¿Mantenerte en silencio para que tu compañera de cuarto pueda estudiar o dormir? Todo esto demuestra consideración por otros, no egoísmo.

Similarmente, a pesar de que no tengas responsabilidades con otros en el día a día, probablemente encontrarás muchos ejemplos en los cuales asumes responsabilidad. En el trabajo, ¿haces lo que se espera que hagas, e incluso más, a veces pones un esfuerzo extra? ¿Pagas tus propias cuentas, arreglas tus propias citas médicas y tomas tus mayores decisiones? La autosuficiencia es un importante elemento de la responsabilidad.

¿Has participado alguna vez en proyectos de servicio a la comunidad?

Más allá de esto, ¿reconoces tus errores y aprendes de ellos, en lugar de culpar a los demás? ¿Evitas actividades potencialmente peligrosas como conducir sobre el límite de velocidad? ¿Reciclas? ¿Evitas tener deudas? ¿Tienes un plan de ahorro en el trabajo? ¿Das caridad? ¿Alguna vez has cuidado la mascota de un amigo, a un vecino enfermo, o has participado en un proyecto de servicio a la comunidad? Todas estas cosas demuestran responsabilidad contigo misma y con los demás.

Suponemos que ya haces muchas de estas cosas. También es posible que el hombre de buen corazón con el que estás saliendo vea estas mismas cualidades en ti. Si deseas desarrollar aún más tu sentido de responsabilidad hacia los demás, piensa en maneras en las que puedas mostrar bondad y consideración adicional a tus seres queridos, así también como participar en un proyecto de servicio comunitario.

Después de responder a estas preguntas sobre ti misma, ¿eres capaz de reconocer que has sido y puedes ser generosa, detallista y responsable en una serie de situaciones? Piensa en esto la próxima vez que comiences a preocuparte por tu habilidad de hacer la transición de soltera auto-centrada, a mujer casada con una familia ya formada. Claro, estás preocupada por lo que todo esto conlleva y por la presión que sentirás. Pero también debes recordar que tienes un buen corazón y puedes ser responsable por los demás. Estos son los fundamentos sobre los cuales puedes construir.

Recursos disponibles

Más allá de esto, hay una serie de cosas que puedes hacer para tener éxito en la transición de soltera a casada (y a madrastra). He aquí algunas recomendaciones:

(1) Lee libros que definen las expectativas realistas de lo que es el matrimonio y las adaptaciones que la vida matrimonial conlleva.

(2) Si tú y el hombre con quien sales deciden casarse, programa una sesión con un terapeuta que se especialice en ayudar a las parejas en la transición hacia la vida matrimonial. Utiliza la reunión como una oportunidad para hablar sobre tus expectativas y preocupaciones acerca del matrimonio y sobre el hecho de adquirir una nueva familia, y para identificar las áreas que probablemente los dos desean trabajar en esta etapa inicial de su vida juntos.

(3) Averigua sobre talleres de educación matrimonial en tu comunidad. Estos son recursos invaluables para ayudar a todos los que están comprometidos y a las parejas recién casadas a perfeccionar sus habilidades para optimizar su transición de solteros a casados.

(4) Tu novio aprendió cómo ser padre con sus hijos gradualmente, mientras que tú quieres aprender acerca de ellos y de sus intereses con relativa rapidez. Ten una larga conversación con tu novio sobre sus hijos. Aprende todo lo que puedas acerca de cada una de sus personalidades, fortalezas, debilidades, intereses, amigos, horarios, formas de lidiar con la frustración, y la relación con sus hermanos y sus padres.

(5) Prepárate para tu nuevo papel de madrastra leyendo libros acerca del tema.

(6) Los terapeutas familiares son un recurso muy útil cuando uno o ambos futuros cónyuges tienen hijos. Un terapeuta familiar los puede ayudar ante los muchos problemas inesperados que surgen cuando se mezcla una familia. Trata de programar una primera reunión a principios de tu compromiso. Dependiendo de la edad de los niños, el terapeuta puede sugerir que todos se reúnan por lo menos en una sesión para discutir las esperanzas de cada niño, expectativas y preocupaciones. Es importante que los niños sientan que sus padres quieren conocer sus preocupaciones y que van a trabajar juntos como una familia. Además, es reconfortante tener un terapeuta familiar para ayudar "entre bastidores" si no pueden resolver un tema difícil ustedes mismos.

(7) Por último, si tu novio tiene relativamente buenas relaciones con su ex, trata de estar en buenos términos con ella también. Si no se llevan bien, puedes identificarte con la frustración de tu novio, pero mantente siempre al margen de sus batallas. Sé tan cordial como puedas; sus hijos apreciarán el respeto y la cooperación que muestres con ella.

Sabemos que este es un período emocionante, feliz, y también un poco intimidante en tu vida. Esperamos que nuestras sugerencias minimicen la ansiedad que sientes para que puedas moverte con más confianza hacia el futuro.

Rosie y Sherry

24/10/2013

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub