haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
  • Parashá: Ree
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 70.000 Suscriptores




¿Mi mascota o mi novio?

¿Mi mascota o mi novio?

Amo a mi mascota, pero mi novio está exigiendo que renuncie a ella.

por

Queridas Rosie & Sherry,

He salido seriamente con un hombre por unos 8 meses. Nos llevamos increíble y nos divertimos mucho juntos. Él es extremadamente considerado y preocupado, y tiene otras muchas buenas cualidades que son difíciles de encontrar actualmente.

Dos años antes de conocerlo adopté una mascota —una hermosa perrita—, de la Sociedad Protectora de Animales. Ella es una perrita de interior que tiene bastante ansiedad, por lo que dejarla afuera demasiado tiempo no sería bueno. Durante mi infancia siempre estuve rodeada de perros y siempre he sentido un amor especial por ellos.

Pero, si nos casáramos, a este hombre no le agradaría la idea de tener un perro cerca. Él no puede soportar que mi perrita esté cerca de él o de sus cosas, y tiene miedo de que no sea seguro tenerla cerca de los bebés que podríamos tener en el futuro.

Yo pienso totalmente lo contrario, ya que conozco la personalidad de mi perrita y sé como manejarla.

Si nos casáramos, este hombre querría que yo la regalase. No quiero considerar esa opción porque ella es mi responsabilidad y la quiero mucho. No quiero tener que escoger entre un excelente chico y mi mascota, y me siento resentida con él por ponerme en esta posición. ¿Qué podemos hacer?

Charlotte

Respuesta de Rosie & Sherry

Querida Charlotte,

Nos sentimos identificadas con tu dilema. Una de nosotras es amante de los perros y dueña de uno, y está casada con alguien que ha pasado más de 14 años arrepintiéndose del día en que aceptó que su familia adoptara un cachorro. La otra de nosotras no puede entender por qué los perros forman parte de la vida de las personas.

Nuestros diferentes puntos de vista nos ayudan a entender cómo se sienten tú y aquel hombre. Tú amas a la mascota que rescataste de la perrera y sientes responsabilidad de cuidarla. Puede que este hombre nunca haya desarrollado un lazo emocional con una mascota y que por lo tanto le resulte difícil apreciar cómo un ser humano puede llegar a sentirse conectado de esa forma con un animal. Y puede que le sea aún más difícil entender que renunciar al perro que amas no es lo mismo que deshacerse de un aparato descompuesto o de un mueble desgastado, ya que tanto el dueño como la mascota pasan por un proceso de duelo y el dueño a menudo siente una incesante culpa.

Algunas personas simplemente no están hechas para estar con animales.

Estamos convencidas de que las personas nacen o bien siendo amantes de los perros, o no. La HSUS estima que el 39% de los hogares estadounidenses tienen al menos un perro y que hay 78,2 millones de mascotas en Estados Unidos. Al mismo tiempo, hay muchas personas que no quieren compartir su espacio con una criatura que pelecha, ladra, lame, utiliza una parte del presupuesto familiar para comida y cuidado veterinario, y tiene el potencial de causar daño a través de sus mordidas. A veces, una persona que no siente cariño por los perros puede aprender gradualmente a tolerar o incluso a querer a uno, pero muchos otros simplemente no están hechos para estar cerca de estos animales. Tener un perro en el hogar puede ser algo que este hombre simplemente no pueda tolerar por ser demasiado difícil emocional y/o físicamente.

Hay veces en las que incluso los devotos dueños de mascotas se ven obligados a encontrarle a su fiel y amado perro un nuevo hogar. Por ejemplo, un miembro de la familia podría desarrollar una alergia, o quizás el dueño debe mudarse y no puede llevar a su perro con él, o podría tocarle un arrendador que tenga una política de "no mascotas".

El dilema que tú describes podría ser otra buena razón para renunciar a tu mascota si decides que este hombre es alguien con quien podrías casarte y con quien podrías construir una vida juntos, sólo que él siente que no puede vivir con un perro.

Habiendo dicho esto, creemos que es beneficioso que intenten encontrar una solución. Esta puede ser una buena oportunidad para ver cómo resuelven juntos sus problemas. Esto será una muestra de uno de los factores que son importantes a considerar cuando decidan si son apropiados el uno para el otro o no.

Pueden comenzar por reconocer los sentimientos del otro sobre qué significaría tener a esta mascota en su vida. Puedes admitir que sin importar cuán conectada te sientas a tu mascota y cuán bien la conozcas, ella siempre tendrá instintos naturales que no pueden descartarse. Por ejemplo, nadie sabe cómo reaccionará una mascota a las transiciones de la vida, como cuando traemos a casa una nueva pareja o a un nuevo bebé. Muchos perros necesitan ayuda para adaptarse a estos cambios. Incluso cuando han llegado a relacionarse bien con los recién llegados, los dueños no deberían dar por sentada la situación y siempre deberían supervisar a los perros alrededor de niños pequeños.

Esta mascota es una oportunidad para aprender a considerar los sentimientos del otro.

Él puede reconocer lo mucho que tú amas a tu mascota y el hecho que tú te sientes responsable por ella. Él puede hacer un esfuerzo por acostumbrarse a tu mascota, quizás sacándola a pasear, jugando a las atrapadas con ella, dándole comida o agua, ofreciéndole una galleta para perros, etc. Los perros responden favorablemente a las personas que interactúan con ellos. Pareciera que él está preocupado de que tu perrita no tenga suficientes límites. Quizás a ella le gusta sentarse en el sillón o dormir en la cama y a él no le gusta eso, o quizás ella huele alrededor de sus cosas, le salta encima, lo lame, ladra excesivamente, o intenta interferir cuando ustedes se sientan juntos.

Si este es el caso, podría ser de ayuda trabajar con un entrenador para enseñarle límites a tu mascota, los cuales a su vez harán que este hombre se sienta más cómodo con un perro en la casa. También podría ser de ayuda encontrar una buena guardería para perros para que ustedes puedan salir por fines de semana largos o vacaciones solos y no tengan que preocuparse si la perrita está bien cuidada o no. Como puedes ver por nuestras sugerencias, no es solamente un problema de tolerancia, sino que es una oportunidad para aprender a considerar los sentimientos y las preocupaciones del otro.

Elegir una de las opciones

Pero podría ocurrir que a pesar de que ambos intenten sinceramente llegar a un punto de equilibrio, él aún no esté de acuerdo con la idea de tener un perro en su vida. Y en ese punto te verás enfrentada con un problema que solamente podrá ser resuelto si uno de los dos se sacrifica por el bien de la relación.

Muchas parejas enfrentan problemas como este, conflictos que no pueden resolverse cediendo sólo un poco. Por ejemplo, si él vive en la costa este del país y ella vive en la costa oeste, cada uno tiene una buena carrera y lazos familiares y ninguno quiere un matrimonio a distancia, entonces, pueden elegir o bien terminar su prometedora relación, o bien uno de ellos puede decidir mudarse, por la sencilla razón de que casarse con esa pareja es más importante que un trabajo en particular. Las parejas también se enfrentan a estos dilemas cuando uno de ellos quiere hijos y el otro no, uno quiere tener la casa casher y el otro no, uno quiere aceptar un increíble trabajo fuera del país y el otro quiere quedarse en el país, etc.

Una forma de resolver un dilema de "elegir una de las dos opciones" es analizar cómo las dos alternativas afectarán a cada uno, y tomar la decisión que parezca ser la mejor para su relación. Podrían decidir que tener un perro no compensa la incomodidad que le causará a este hombre, o él podría decidir que vale la pena tolerar la situación por tu bien.

Sin embargo, primero tendrás que resolver la pregunta de si casarte con alguien que es correcto para ti es más importante que quedarte con tu querida mascota o no. Si tuvieses que regalar a tu perrita para casarte con un buen hombre con quien podrías construir un hogar lleno de amor, ¿lo harías? Al decidir qué prioridad tiene el matrimonio en tu vida no tendrás que ver el dilema como una elección entre este hombre y tu mascota. O priorizas el matrimonio, o priorizas tener un perro.

Si decides que el matrimonio es tu prioridad, entonces puedes enfocarte en continuar saliendo para descifrar si él es apropiado o no (su disposición a intentar acostumbrarse a tu mascota, aunque sus esfuerzos no fuesen exitosos, probablemente será un factor en tu decisión). Y si ambos decidiesen que quieren casarse, entonces tú tendrías que encontrar un nuevo hogar para tu mascota.

Las parejas no vienen en envases perfectos envueltos con una linda cinta.

Una vez que hayas tomado la difícil decisión, te sugerimos que la aceptes sin culpa y sin resentimiento. La vida no es perfecta y las parejas no vienen en paquetes perfectos amarrados con una linda cinta. Si escoges el matrimonio por sobre tu mascota, debes tener en cuenta que a veces —por el bien de la armonía— uno de ustedes tiene que ser el que ceda, y ese rol se alternará entre ustedes en diferentes situaciones.

Asimismo, si eliges quedarte con tu mascota en vez de casarte con este hombre, intenta aceptar el hecho de que a veces hay factores tan importantes para ti que pueden impedir que te cases con alguien que de otra forma sería ideal, como sería el caso de esta perrita.

Nos gustaría agregar un pequeño dato sobre lo que podría pasar si decides renunciar a tu mascota. Dada la responsabilidad que implica tener un perro, este no es un proceso fácil en varios niveles. Primero, no puedes simplemente ir a un pueblo lejano y abandonar a tu mascota, o dejarla en la puerta de un veterinario. Los refugios de animales no siempre son buenas alternativas, ya que muchos de ellos no tienen una política de no matar, y aquellos que sí la tienen a veces hospedan perros en condiciones desagradables. Es mejor buscar un hogar que le pueda brindar cariño a tu mascota, y este proceso podría requerir de mucho tiempo y energía.

Segundo, dado que estarás renunciando a una amada compañera es posible que sientas tristeza y dolor por un tiempo. Será importante que este hombre comprenda cuán difícil es esto para ti y que aprecie cuánto has demostrado que valoras la relación. Si él es el hombre correcto, entonces sospechamos que su amor y compañía serán más que un reemplazo de lo que habrás perdido con tu mascota.

Te deseamos éxito atravesando el laberinto de las citas.

Rosie & Sherry

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
Las opiniones expresadas en la sección de comentarios representan exclusivamente la visión de aquellos que comentan. Los comentarios son evaluados y filtrados, por lo que se ruega opinar de manera civilizada.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub