Queridas Rosie y Sherry:

Me encantaría casarme, pero es muy difícil encontrar hombres que estén dispuestos a salir con una mujer voluminosa. Todos los hombres que la gente me sugiere o aquellos que me contactan a través de sitios de citas por internet son gordos, torpes o tienen algún tipo de discapacidad.

Si bien estoy intentando bajar de peso, creo que mi futuro esposo tiene que aceptarme como soy ahora y no como espero ser en unos meses o años más. Por desgracia esto no está pasando. Hace poco hablé por internet con varios hombres agradables, pero cuando vieron mi foto perdieron inmediatamente el interés.

No tengo nada en contra de las personas gordas o con discapacidad y trato de ver más allá de esos temas. Sin embargo admito que en ocasiones yo también tiendo a ser superficial y tomo decisiones basándome solamente en lo físico. De todos modos, me frustra que los hombres normales no se fijen en mí.

Lo que más me molesta es tener que enviar una foto a los sitios de citas en internet. Una foto no es la persona y alguien no fotogénico como yo genera una impresión mucho mejor estando cara a cara. En muchas oportunidades congenié con hombres en estos sitios e incluso llegué a acordar una cita, pero cuando vieron la foto dijeron "Mejor olvídalo, no creo que funcione".

Tengo una personalidad muy agradable y muchas buenas cualidades, pero pocos hombres acceden a conocerme porque insisten en ver primero una foto, la cual no transmite quién soy yo en realidad. Especialmente dados los problemas que tienen hoy en día los solteros para encontrar pareja, ¿cómo podemos hacer para convencer a la gente que no es justo aceptar o rechazar a alguien basándose exclusivamente en cómo se ve?

Jana

Respuesta de Rosie y Sherry:

Querida Jana:

Hiciste dos preguntas que surgen con frecuencia: por qué los hombres y mujeres corpulentos son a menudo rechazados como potenciales citas y por qué tantos solteros toman decisiones rápidas sobre si salir o no con alguien basados sólo en si les gusta lo que ven en una fotografía.

Estamos de acuerdo en que demasiadas personas son rechazadas exclusivamente en base a una fotografía bidimensional. Ocurre todo el tiempo: buscan las fotos de la otra persona en Facebook o en un sitio de citas en internet y uno de ellos rechaza la sugerencia argumentando que no es mi tipo. No importa si la persona de la foto es delgada, obesa, simple, bien aseada o desarreglada; si no tiene la imagen que la otra persona quiere, no hay posibilidad alguna que salga en una cita.

Olvida la imagen idealizada de cómo se ve la persona ideal.

Sin embargo, si se conocieran en una cena de amigos, una conferencia de negocios o incluso en una cita a ciegas, quizás disfrutarían la conversación, sentirían que se conectan y decidirían continuar conociéndose para ver cómo se dan las cosas. Si siguieran por ese camino, quizás después de unas citas podrían comenzar a pensar cosas como: Él es atractivo; Ella es muy bonita; Me encanta su sonrisa o Se está quedando pelado, pero le queda bien.

¿A qué se debe el cambio de opinión? Una vez que dos personas se sienten cómodas con la personalidad del otro y sienten que tienen valores y opiniones en común, son capaces de olvidar su imagen idealizada sobre cómo debería verse la persona ideal. Sus preferencias pasan a un segundo plano y les empieza a gustar lo que ven.

Este fenómeno es muy importante y lo hemos visto repetirse en muchas oportunidades, pero sólo ocurre cuando tanto él hombre como la mujer no sienten un fuerte rechazo por la apariencia del otro cuando se conocen, sino que la aceptan a pesar de que no sea su ideal.

Ayuda profesional

Entonces, ¿cuál es la función de la foto en todo esto? Creemos que las fotos son un medio mediante el cual puedes obtener información objetiva sobre la altura, compostura, colores, características y estilo de vestimenta de la otra persona en el día en que fue tomada la foto, pero nada más que eso.

Puede que alguien que te parezca atractivo en la vida real no se vea bien en una foto, porque las fotos distorsionan los rasgos y no reflejan las cualidades internas. La química que puede surgir en un encuentro en persona es producto de la forma en que se conecta cada uno con la personalidad, sentido del humor, gestos, expresiones y proceso de pensamiento del otro. Si rechazas a alguien porque la foto no te excita entonces puede que te estés perdiendo la oportunidad de conocer a una excelente pareja.

¿Eso quiere decir que deberías evitar mandar una foto? Lamentablemente si una potencial pareja no ve tu foto en el sitio web, la buscará en Facebook, Linkedin u otros sitios sociales. Por eso no tiene sentido evitar dar tu foto, enviar una que odias y decirle al recipiente no soy fotogénica o subir fotos que no te hacen ver bien.

En lugar de eso deberías invertir en una foto profesional que te haga ver muy bien. Alguien que tiene dientes rotos, un problema cutáneo o cuyo aspecto es desarreglado puede corregir esos problemas. Contrata a una estilista que te ayude a encontrar un peinado, vestimenta y —en el caso de las mujeres— maquillaje que te favorezcan. (La mayoría de las personas se sienten mejor sobre sí mismas después de un cambio de apariencia y proyectan un sentimiento de confianza y comodidad que las hace más atractivas a los demás. ¿Por qué no sentirte así más a menudo?).

Eso puede marcar toda la diferencia entre un y un no. (Piensa en las fotos de los hombres a los que rechazaste y en las fotos de quienes aceptaste. ¿Cuáles se veían más prolijos, bien presentados y seguros de sí mismos?). Sin dudas los hombres que te dirán que sí preferirán una mujer robusta o bien no tendrán problemas con tu talla.

Esfuérzate más

Siendo francas, un hombre que prefiere mujeres más flacas no considerará tus otras cualidades como para darle una oportunidad.

Y tampoco creemos que debería hacerlo, por una razón muy práctica. ¿Recuerdas cuando dijimos que la atracción sólo puede desarrollarse cuando no hay un rechazo por la apariencia de la otra persona? Este es el punto de quiebre. Quien siente rechazo por la apariencia de la otra persona, ya sea por su peso, por una característica de personalidad que no le gusta o por una cualidad que sobresale como la desprolijidad o la falta de higiene, no sentirá atracción hacia la otra persona incluso si ésta tuviera una personalidad asombrosa y fuera muy compatible en otros aspectos. Simplemente no ocurrirá.

Estamos de acuerdo contigo en que un hombre debería quererte por quien eres, pero también tiene que sentirse atraído físicamente. Sin esa atracción, un hombre y una mujer pueden tener una amistad, pero no una relación romántica. Y menos aún un matrimonio saludable.

En otros períodos de la historia un cuerpo más relleno era señal de belleza.

El judaísmo reconoce lo esencial que es la atracción física en las citas y en el matrimonio. Incluso las leyes de duelo por un pariente cercano reflejan esto. Durante los siete días de la shivá, en los cuales los miembros de la familia no deben preocuparse sobre su apariencia, las mujeres en edad de casarse y las recién comprometidas sí tienen permitido usar maquillaje. Si estar atractiva para un candidato o para el comprometido es importante incluso durante el duelo, piensa en cuán importante debe ser el resto del tiempo.

La sociedad contemporánea nos ha condicionado para que asociemos la delgadez con la belleza y, en consecuencia, muchos hombres no se sienten atraídos por mujeres más voluminosas. Pero en otras épocas un cuerpo más relleno era una señal de belleza. No hay mucho que puedas hacer para cambiar esas preferencias, pero sí puede ayudarte entender que no hace falta que docenas de hombres te consideren atractiva sino que sólo es importante que le gustes al adecuado para ti entre quienes están dispuestos a salir con mujeres robustas.

Puede que para encontrar a ese hombre debas esforzarte más que tus amigas más flacas. No te apoyes exclusivamente en los sitios de citas de internet, sino que pregúntales también a tus amigas, a tus compañeras de trabajo y a tus parientes si no tienen a alguien para sugerirte. No les ocultes a tus candidatos el hecho de que eres una mujer robusta. En lugar de eso preocúpate de ti misma y saca el máximo provecho de tu apariencia para que el hombre indicado te encuentre atractiva. Para esto intenta ejercitar regularmente, comer más saludable, y usar siempre ropa que te haga ver bien, combinándola con maquillaje y el peinado que más te favorezca.

Nosotras no creemos que debamos decirle a los solteros con sobrepeso que hagan dieta; esa es una elección muy personal y perder peso no garantiza que conozcas al Sr. Correcto. Dado que hay gente de todas las formas y tamaños que se casa, podría darse que encuentres a la persona indicada sin bajar siquiera un kilo. Sin embargo debes ser realista. Cuanto más peses, menos hombres te encontrarán atractiva. Un hombre al que le gustan las mujeres rellenitas puede que no sienta atracción hacia una mujer que está en el borde de la obesidad.

Pero ya sea que decidas bajar de peso o que prefieras mantenerte como estás, esperamos que trates de verte y sentirte atractiva y que pronto conozcas a un hombre que aprecie tanto tu belleza interior como la exterior.

Te deseamos éxito al navegar por el laberinto de las citas.

Rosie y Sherry.