Aprendí el oficio de las citas en el camino y de alguna manera logré llegar hasta la jupá. De seguro hubiera apreciado saber ciertas cosas. Para hacer tu proceso de citas un poco más dulce, aquí te presento tres conceptos que a mi me hubiera gustado saber cuando estaba saliendo de citas.

1. Lo similar atrae a lo similar

A mi esposo le dieron un consejo realmente acertado: “Los hombres y las mujeres son suficientemente diferentes. Encuentra a alguien con quien tengas cosas en común”. Después de 11 años de matrimonio, concuerdo plenamente: los hombres y las mujeres son diferentes, por lo que mientras más tengan en común, más fácil les será adaptarse a la vida de casados.

Sí, los opuestos pueden atraerse, pero a veces tienen muchos desafíos para mantenerse juntos. No me malentiendas: habrá diferencias entre tú y tu pareja. Sin importar cuán parecidos sean, definitivamente habrá suficientes formas en las que ustedes serán diferentes. Pero ‘diferente’ no es lo mismo que ‘opuesto’. Con el tiempo, es de esperar que lleguen a apreciar y valorar esas diferencias. Pero no salgas a buscar alguien demasiado diferente a ti.

Si realmente quieres una súper pareja, asegúrate de tú también ser súper (por dentro y por fuera). Lo similar atrae a lo similar. Tómate un minuto para verte en el espejo. ¿Qué características positivas y cualidades ves en ti? ¿De qué forma eres una persona grandiosa? Fíjate en tu grandeza. No por egocentrismo, sino porque estás tratando de identificar a tu otra mitad. Al identificar la primera mitad del alma gemela, tú misma como persona estarás mejor equipada para buscar en el mundo a tu súper pareja.

2. Cómo sobrevivir la boda y el matrimonio de tu mejor amiga

Mientras tú has estado buscando a tu alma gemela, tu mejor amiga también. ¿Qué pasa cuando tu mejor amiga encuentra el amor antes que tú? Un cliente me dijo lo siguiente: “Cuando mis amigas se casaron fue bastante traumático. No tenía idea de cómo lidiar con eso. Especialmente cuando mi mejor amiga se comprometió. Su historia es lo que ambas hemos estado soñando y por lo que hemos estado rezando: “¡Voy a casarme y mudarme a otra ciudad!”. Pero mi historia es despedirme de quien fue mi compañera de cuarto durante cinco años y buscar a una nueva compañera de cuarto, una nueva mejor amiga y un esposo”.

La chica que se casa no está enfocada en cómo su matrimonio afectará a su mejor amiga. Y lo más probable es que la amiga que está siendo “dejada de lado” no está pensando en cómo el matrimonio afectará la vida de su amiga. Ambas están enfocadas en el cambio que ocurrirá en sus propias vidas.

Puedes lidiar con los cambios teniendo un enfoque balanceado: teniéndote en mente a ti misma y a tu amiga. Clarifica qué estás pensando y cómo te estás sintiendo. Ocúpate de ti primero. Pero después de que te hayas ocupado bien de ti, es tiempo de pensar en tu amiga. Casarse es una de las situaciones más estresantes de la vida (esto no es para asustarte, sino para prepararte). Mantén el contacto con tu amiga. Ella necesitará mucho apoyo después de que acabe la fiesta. Cuando se acaba la diversión y la rutina de la vida comienza, tu amiga necesitará tu oído para que la escuches, un hombro para llorar y más que nunca necesitará de tu amistad. ¡Y yo sé que tú también necesitarás una amiga!

3. Va a resultar

Si crees que “las cosas van a resultar”, manejar tu vida puede no ser tan frustrante. Podrías atravesar el proceso de las citas con más tranquilidad y con una mayor fe en Dios. Podrías incluso dejar de odiar el proceso, porque sabrías que eventualmente terminará. Sería como si vieras la película de tu vida: conoces el resultado, pero luego regresas al medio de la historia para revivirla momento a momento. Vivirías esta parte de tu vida con una paz interna y no estarías frustrado por el aparentemente largo y arduo camino.

Si pudieras ver los planes tras bambalinas, entonces tu experiencia actual del mundo sería más fácil. Podrías incluso llegar a un punto de sentir que “todo es para bien” (gam zu letová). Al final de este proceso, ¡tendrás tu pareja! Y no sólo a tu pareja, ¡sino que también tendrás a la mejor versión de ti misma! Lo que importa en realidad es quién eres y en quién te conviertes. ¿Cómo actuaste y reaccionaste en el momento? Te sentirás bien o mal basado en tus acciones. Lo que ocurrirá en la vida, ocurrirá de todas formas. Actuar de la mejor manera posible en el proceso de citas te ayudará a sentirte bien contigo mismo, facilitar el proceso y construir el mejor resultado posible.

Estoy segura que hay decenas de cosas que podríamos agregar a la lista de “me hubiera gustado saber”. ¿Qué te hubiera gustado saber a ti? ¿Qué sabiduría tienes para compartir? Por favor comenta más abajo y comparte tus ideas con nosotros.