Durante la temporada de las festividades tenemos tiempo para reflexionar y pensar profundamente sobre nuestras vidas. Estoy segura de que has pensado en tus resoluciones para el nuevo año. Ahora, con Rosh HaShaná —que es un día de reflexión— detrás de nosotros, nos dirigimos hacia Sucot. Sucot es una época de vulnerabilidad, un tiempo en que recordamos que Dios es quien gobierna el universo. Este es el momento para que depositemos toda nuestra confianza en Dios.

¿Cómo lo logramos? Utilizamos la sucá como guía y el lulav y el etrog como nuestras herramientas para el éxito.

La sucá

En Sucot dejamos la estabilidad de nuestro hogar para morar en una choza temporaria. Esto nos recuerda que Dios es quien dirige el mundo y que podemos contar con Su protección. La sucá representa nuestra vulnerabilidad a la intemperie y nuestra relación con Dios.

¿Qué es lo que le da estabilidad a tus citas? ¿Con quién cuentas para que te proteja? Nuestro hogar representa protección, pero la verdad es que nuestra protección verdadera yace en Dios. La semana de Sucot es el momento perfecto para enfocarnos en fortalecer nuestra confianza en Él.

Desde un punto de vista práctico, puedes hacer un pequeño cambio que te ayude a generar un gran cambio en tu manera de pensar. En lugar de preguntarte desesperadamente ¿dónde está mi alma gemela?, reemplaza dicha pregunta por una plegaria: Dios, por favor ayúdame a reconocer a mi alma gemela cuando nos encontremos. Al incluir a Dios en tus pensamientos, te estarás recordando a ti misma que todo ocurre de acuerdo al plan Divino, en el orden correcto y por el bien supremo.

También te estarás permitiendo ser vulnerable; estarás reconociendo que necesitas asistencia Divina para obtener claridad y reconocer a tu alma gemela.

Las cuatro especies

Las cuatro especies también nos ayudan a reconocer que debemos depositar nuestra fe y confianza en Dios. Sacudimos las cuatro especies en seis direcciones diferentes para mostrar que estamos rodeados por completo y protegidos exclusivamente por Él. Cada una de las cuatro especies representa una parte diferente del cuerpo y cada una tiene una enseñanza para nosotros.

El lulav representa la columna

Nuestra columna le da balance a todo nuestro cuerpo. No importa qué se interponga en nuestro camino, nuestra columna es suficientemente flexible para lidiar con ello y suficientemente fuerte para tolerar el desafío. ¿Qué tan flexible eres cuando sales de citas? ¿Eres fuerte, capaz de tolerar las idas y vueltas? ¿Eres demasiado flexible, te cuesta decir lo que quieres? Puede que seas una persona inteligente, divertida y buena pero que, cuando sales, no confíes en ti mismo. Es importante que distingas si te identificas más con la fortaleza o con la flexibilidad. Lo importante no es la respuesta a esta pregunta, sino entender dónde estás. Eso es lo que te ayudará a convertirte en la persona que quieres ser. Dónde sea que estés en el espectro, lo mejor es que te muevas hacia el medio y que pongas balance en tu vida.

El mirto representa los ojos

Siempre hay otra forma de ver la realidad. Por ejemplo, si alguien te sugiere que salgas con tu vecino o vecina, alguien a quien ya conoces, puede que te interese. Puede que salgas una o dos veces, pero quizás no más que eso. Considera esto: si ya conoces a alguien, entonces tienes que salir cinco veces. Sí, comprométete a tener cinco citas. ¿Por qué? Tu cerebro necesita tiempo para ponerse al día con lo que tus ojos perciben. Además, tus ojos necesitan ajustarse. Unas cinco citas permitirán que tu visión se vuelva clara (En mi experiencia como casamentera, hay veces en las que sólo he estado de acuerdo en sugerir una pareja si ambas partes aceptaban salir cinco veces).

Al comprometerse a esta cantidad de citas desde el inicio, ambos lados estarán abiertos a dejar que la relación se desarrolle y a dejar que el potencial crezca y se materialice. Además, ¿quién necesita la presión de averiguar si es tu alma gemela en la primera cita?

El sauce representa los labios

Por lo general, en la primera cita mis clientes se comportan tan bien que dejan de ser ellos mismos. No estoy diciendo que no deberías cerrar la boca, ¡definitivamente deberías hacerlo! Sin embargo, recuerda hablar de una manera que represente quién eres, dejando que tu potencial pareja vea más allá de tus buenos modales. A veces tememos dejar que brille nuestra personalidad, particularmente en una primera cita. El problema es que si no te permites brillar en una primera cita, puede que no obtengas una segunda oportunidad. Además, recuerda usar tus labios para sonreír. El nerviosismo de la primera cita generalmente afecta el rostro y pone en evidencia tus sentimientos. Una sonrisa te levantará tanto a ti como a la otra persona, transformando completamente la experiencia.

El etrog representa el corazón

¿Te han roto alguna vez el corazón? A la mayoría de nosotros sí le ha pasado. ¿Te has curado? Mi padre me enseñó a inspeccionar mis expectativas. Quieres encontrar a tu alma gemela. Primero, asegúrate que en tu interior haya lugar para otra persona. Antes de planear tu próxima cita, tómate unos minutos esta semana para ver si has sanado de tu pasado y has dejado atrás una posible relación fallida. Identifica dónde puede que continúes sintiendo dolor y permítete sanar. No hay una cantidad de tiempo prescrita para esto; toda persona es única. Escucha tu intuición para saber cuándo estarás preparado para continuar. A pesar de haber sido herido en el pasado, es importante hablar con franqueza. Tu vulnerabilidad y sinceridad atraerán mucho más a tu alma gemela.

Citas al estilo Sucot significa aceptar tu vulnerabilidad y confiar en que Dios hace todo para tu bien. Que seas bendecido con flexibilidad y fortaleza interna, que hables sinceramente desde el corazón y que tengas claridad cuando veas a tu alma gemela.