Otro año, otra cosa que te comprometes a hacer. ¿Recuerdas todo lo que te comprometiste a lograr el año pasado? Imagino que algunas cosas lograste y que otras no. Créelo o no, el éxito no depende de que alcances tus objetivos; depende de que hagas lo mejor que puedas para alcanzarlos. La Mishná dice: “No estás obligado a completar la tarea, pero tampoco eres libre de renunciar a ella” (Ética de nuestros padres 2:21).

Con esto en mente, encaremos nuestros compromisos en el ámbito de las citas para el año entrante con una perspectiva nueva. Sabes mejor que nadie en el mundo lo que debería estar en tu lista. No puedo decirte a qué deberías comprometerte, pero puedo ofrecerte una guía para que definas tus 5 resoluciones.

1. Tiene que hacerte sonreír

Tu primera resolución en el ámbito de las citas tiene que ser algo que te haga sonreír cuando pienses en ello. ¿Cuántas veces decidiste hacer algo que te hacía sentir náuseas cada vez que pensabas en eso? Puede que haya estado en tu lista de objetivos, pero cada vez que te acordabas de eso, la simple idea de hacerlo te deprimía. Entonces, haz que lo primero en tu lista sea algo que te haga sonreír. Una sonrisa siempre saca lo mejor de ti, más allá del compromiso que estés asumiendo. ¡Éxito asegurado! Aquí presento algunas ideas para que consideres:

  • “!Decido crear y seguir mis propias reglas para las citas!”. ¿Acaso esto no te hace sonreír? Para algunos, seguir las reglas de los demás los volvió locos. Ahora es tu turno para utilizar la sabiduría que tienes y crear tus propias reglas.

  • “Decido tomarme las citas con humor”. Enfócate en el lado divertido de las citas. Decide cambiar drásticamente la perspectiva sobre las penas y las frustraciones y ríe mientras encuentras a tu alma gemela (sólo recuerda: humor, no sarcasmo).

  • “Decido disfrutar el momento”. No hace falta que busques señales que indiquen si la relación es la correcta o no. Sólo disfruta el momento: antes de salir, durante la cita y mientras reflexionas sobre la cita que tuviste. Disfruta vivir ese momento. La claridad viene cuando no sientes ansiedad. Sonríe y recuerda que, si disfrutas ese momento, tienes más probabilidades de disfrutar el próximo también.

2. Reconoce tu pasado, planea tu futuro

Piensa en el último año. ¿En qué aspectos mejoraste tus hábitos en las citas durante los últimos doce meses? ¡Felicítate por esos cambios! Cuando miramos hacia atrás, generalmente vemos sólo lo que hicimos mal. Hay un tiempo para corregir errores. Sin embargo, quiero que asumas los compromisos sintiendo seguridad respecto a tu capacidad para cumplirlos.

Ahora que estás pensando en los cambios positivos que hiciste el año pasado, imagina lo que podrías cambiar en el futuro. Piensa cómo ese cambio mejorará tu camino desde aquí hasta la jupá. Visualízate haciendo el cambio. ¿Puedes verlo en tu mente? Si no, piensa en otra cosa. Anímate a hacer un cambio interno que hará un impacto para bien en tu persona, en tus salidas y en tu vida.

3. Estaré preparado/a

Encontrar a tu alma gemela es tu objetivo. Tu media naranja está esperándote. Puede que te preguntes: ¿En dónde podría estar? Mejor, comencemos haciendo una pregunta diferente: ¿Qué puedo hacer por mi alma gemela? Quiero que tu tercera resolución se enfoque en tu alma gemela, a quien aún no has conocido. ¿Qué puedes decidir hacer este año que no has estado haciendo hasta ahora? ¿Debes dejar de estar a la defensiva, hablar más dulcemente o ser más amable? Al poner tu decisión en práctica te estarás perfeccionando y preparando para salir de citas y vivir con tu alma gemela. Mientras tanto, tratarás a todas las personas con que salgas mejor de lo que lo hiciste el año pasado.

4. Ten cuidado

¿Alguna vez te dijeron esto?: ?¿Por qué no te has casado aún? ¡Cualquiera enloquecería por ti!? o quizás esto: ?Deberías dejar de ser tan exigente? o ?Pasará cuando menos lo esperes?. Bueno, puedes dejar de enojarte. Relájate, sé que no es lo que quieres oír.

De todos modos, seamos realistas por un minuto: te van a seguir diciendo esas cosas, ¿no? Sabiendo esto, haz que tu cuarta resolución sea sobre la forma en que respondes a esos comentarios. ¿Funcionó la forma en que respondiste hasta ahora? ¿Crees que puedes idear una forma de responder que te fortalezca y que, al mismo tiempo, sea considerada con la otra persona? Puedes respetar a tu persona y a la otra al mismo tiempo.

5. Esfuérzate para ser lo mejor que puedas

Mírate en el espejo. ¿Qué has estado aplazando? ¿Hay algo importante que debas hacer, ya sea en el ámbito físico o en el espiritual? Quiero que te esfuerces en algo que haga que te consideres una persona más atractiva. No te preguntes si ese cambio atraerá más a tu pareja. Si trabajas en lo que es mejor para ti, te preparas para unirte a tu alma gemela. Asegúrate de que lo que decidas mejorar sea algo importante para ti, no algo que otra persona te dijo que tienes que mejorar. Nadie te conoce mejor que tú, confía en lo que te dice tu interior y define tus prioridades durante los próximos 365 días.

Tus resoluciones pueden hacer una diferencia. Tómate un tiempo para pensar en ellas, sé específico y escríbelas. Este es el momento para visualizar tu futuro y esforzarte para ser la persona que quieres ser.