Hay cuatro pasos esenciales para la creación de una buena relación que se asemejan a la matzá:

1. Invierte mucho esfuerzo y atención

Uno debe poner mucha energía en el amasado y estirado de la masa antes de ponerla en el horno. Hay que prestar mucha atención a los detalles: debemos asegurarnos que la matzá sea preparada y horneada en un tiempo máximo de 18 minutos, hacer agujeros en la matzá para asegurar que no se infle como un pan normal y tener cuidado de que no entre en contacto con ningún pedazo de masa vieja.

De la misma forma, para disfrutar de una relación significativa y estimulante debes estar dispuesto a arremangarte e invertir de diferentes maneras. Puedes crear buenas relaciones mediante:

Compartir tiempo de calidad con el otro.

Enfocar tu atención en tu pareja.

Invertir energía emocional.

Dar regalos considerados que tu pareja apreciará.

Compartir progresivamente capas más profundas de tu personalidad, incluso cuando hacerlo podría hacerte vulnerable.

2. Da desinteresadamente

Nuestros sabios nos enseñan que la levadura se compara al egocentrismo de la persona. Así como la levadura hace que la masa y el pan se inflen, el egocentrismo hace que una persona se crea más importante que las demás. La matzá es exactamente lo opuesto, representa el epítome del altruismo: es plana y humilde.

Puedes crear una relación fuerte y duradera mediante enfocarte en las necesidades de tu pareja y dar de forma generosa e incondicional. Entrégate genuinamente a tu pareja, sin esperar nada a cambio. Evita llevar la cuenta de lo que ha hecho cada uno. Incluso si tu compañero no siempre corresponde, continúa dando. Con el tiempo, tu ejemplo influenciará a tu pareja para que también te dé más a ti.

3. Asume que van a haber baches en el camino

Parte de lo que le da a la matzá su carácter y textura únicos son los pequeños baches y cráteres de su superficie. Tanto si comes matzá redonda hecha a mano como la cuadrada hecha a máquina, toda matzá tiene esas características poco uniformes.

De la misma forma, toda relación tiene sus altibajos. A veces podría parecer que son demasiado diferentes. En otras ocasiones, puedes sentir que discutir es una mala señal. Irónicamente, si crees que tener un conflicto implica que tu relación es mala, entonces probablemente eso se transforme en una verdad: los conflictos socavarán tu relación. Un enfoque más saludable es asumir que van a haber discusiones.

Una relación involucra a dos personas. Cada uno trae un grupo único de necesidades y puntos de vista basados en la personalidad, la crianza, la educación, la influencia social y las experiencias de vida. Por lo tanto, es natural y entendible que tengan discusiones. Comunicarse y oírse con efectividad, ayudará a que entiendan mejor las necesidades de cada uno y a superar el conflicto. Entonces, a pesar de que los conflictos y los desacuerdos pueden ser desquiciantes y frustrantes, intenten permanecer en calma y traten de comunicar sus necesidades. De esta forma, la relación podrá emerger de los conflictos siendo aún más fuerte.

4. Apóyense

A pesar de estar hecha con tan sólo dos simples ingredientes, harina y agua, la matzá puede milagrosamente durar por un tiempo casi indefinido. Los panes comunes, hechos con levadura tienden a ponerse viejos o podrirse en unos pocos días. La matzá permanece fresca durante meses. Si es mantenida en las condiciones apropiadas, la matzá puede durar años.

Con el tiempo, dos personas pueden crear una relación hermosa y saludable, resistente a las vicisitudes de la vida. En una relación de confianza y entrega mutua, los integrantes de la pareja pueden apoyarse uno al otro para encontrar empatía y sustento cuando se sienten mal o están atravesando por los desafíos de la vida. Por el otro lado, pueden compartir las alegrías y las bendiciones de la vida, así como celebrar los logros y los éxitos del otro como si fueran propios.

La festividad de Pésaj eventualmente terminará, pero el sabor de la matzá y los pensamientos sobre las relaciones que puede evocar pueden durar por siempre.

¡Feliz Pésaj!