El próximo Shabat, 31 de marzo (8 de Nisán) se llama "Shabat Hagadol" ("Gran Shabat") por ser el Shabat que antecede a Pesaj.

Uno de los motivos por el cual se llama así, tiene que ver con la mutua relación que existe entre Shabat y Pesaj: Shabat señala al hecho de que Dios creó el mundo y Pesaj, por su parte, al hecho de que Dios dirige el mundo y muestra el gran amor que le tiene al pueblo de Israel.

Desde el Shabat que precedió la salida del pueblo de Israel de Egipto, Dios comandó a los hijos de Israel preparar el carnero que sería utilizado como el sacrificio de Pesaj a la hora de ejecutar a todos los primogénitos egipcios. Entonces, en ese Shabat, Dios se "engrandeció" al manifestar Su control sobre los eventos del mundo y el pueblo de Israel se "engrandeció" por haber sido escogido. Así es como ese Shabat quedó marcado como "El Gran Shabat".

En el rezo de la mañana, al término de la lectura de la Torá, se lee en la haftará la última profecía de los Neviim (profetas) que describe cómo, al final de los tiempos, Dios enviará al profeta Eliahu para preparar la venida del Meshiaj, antes del "gran y tremendo día de Dios".

También se acostumbra en este Shabat que el rabino de la comunidad instruye sobre las leyes de Pesaj.

El 7 de abril comienza Pesaj, que en este año coincide con Shabat. Por consiguiente, la santidad y espiritualidad de los dos días se incrementa enormemente, provocando un impacto de gran magnitud en todo lo que hagamos.

Por último, el 14 de abril concluye Pesaj fuera de Israel, que también coincide con Shabat.

La situación actual a nivel mundial es muy delicada, y mas allá de una cuestión de superstición, todos podemos agregar un "granito de arena espiritual" en estos 3 Shabatot tan especiales.

El Talmud dice que así como Dios liberó al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto en el mes de Nisán, también la redención futura será en Nisán.

"Hashaná... BeIerushalaim habnuiá"