La Siesta de Shabat

El cuerpo está en un ciclo natural de 7 días, y la siesta puede promover la salud física y emocional aliviando el estrés y potenciando al sistema inmunológico. Más allá de esto, en realidad ¡es una mitzvá dormir siesta en Shabat! De hecho, no es tan inusual para toda la familia dormir una hora o más después de la comida de Shabat del mediodía. Podría no ser posible si hay niños alrededor con distintos horarios para dormir, pero si los padres se turnan, todos pueden tener su siesta de Shabat.

Recuerde esta tradición si usted planea realizar alguna visita en la tarde. Si su golpe de puerta no es respondido, es probable que el hogar esté dormitando.

Aprendiendo

Sólo por el hecho de que es una mitzvá dormir siesta en Shabat no significa que usted debe dormir durante todo este día tan importante. Muchas personas acostumbran a estudiar Torá en la tarde de Shabat. La mayoría de las comunidades organizan conferencias en las sinagogas o las casas. Si la suya no lo hace, ¡porque no comenzar! Junte algunas personas y pida a un rabino o a un maestro que de una charla sobre un tema específico -- tal vez la porción semanal de la Torá.

Socializar

Este es un gran momento para conectarse con amigos y familiares, para pasar tiempo de calidad con las personas que mas te importan. Has visitas, da un paseo, ve al parque, lee historias. Disfruta de estas últimas horas antes que el frenético ritmo de la semana esté sobre ti nuevamente.

Minjá

Las personas tienden a llevar sus vidas en patrones de montañas y valles. Trabajamos duro para lograr nuestros objetivos. Cuando el objetivo es alcanzado -- cuando todo termina -- a menudo experimentamos una decepción, una caída de energía y entusiasmo. Si no tenemos cuidado, Shabat podría convertirse sólo en eso -- un logro que termina, seguido de una "caída".

Minjá por lo general comienza alrededor de 40 minutos antes de la puesta del sol. Antes de la Amidá se lee la primer parte de la próxima porción semanal de la Torá. Sí, incluso antes de que este Shabat termine, comenzamos a prepararnos para el próximo.

La Tercera Comida

Empezamos Shabat con una comida, con la determinación de que los regalos físicos en nuestras vidas -- alimentos, porcelana, cristal, vino -- serán elevados a un nivel superior. A través de nuestras acciones y palabras, traemos un nuevo sentido a las cosas como comer y beber.

Sin embargo con las dos comidas anteriores, las cuales son a menudo preparaciones elaboradas y festivas, puede resultar fácil dejarse llevar por los platos sabrosos y olvidar el propósito superior de Shabat.

Seudá Shelishit, la tercera comida, es por lejos la más pequeña de las comidas, a menudo sólo pan, ensaladas, y tal vez gefilte fish.

Se trata de un simple recordatorio acerca del significado de las comidas de Shabat y de la contribución que han tenido en nuestro desarrollo personal durante este día. Hemos dado un paso al costado de la compleja y ajetreada vida de la semana y entramos en un espacio donde nos identificamos no sólo como cuerpo, sino también como alma.

Esta sencilla comida se vuelve tan agradable como la suntuosa comida del viernes por la noche, dado que nos hemos re-entrenado a nosotros mismos a deshacernos del exceso, y en cambio hemos comenzado a enfocarnos en todo lo que es importante: familia, amigos, sabiduría.

Es la última comida. El sol se está poniendo, y el ciclo se completa.

Guía paso a paso

Es apropiado comer tres comidas con pan en Shabat: la comida del viernes por la noche, la comida del mediodía de Shabat, y una comida hacia el final del día justo antes de la puesta del sol, llamada Seudá Shelishit, o la tercera comida.

1. Trate de dejar espacio cuando coma el almuerzo, así también tendrá apetito para la tercera comida. Sin embargo, si comer pan le resulta dificultoso, entonces comer torta (la cantidad equivalente a una rebanada de pan), o incluso solo fruta será suficiente.

2. No se recita kidush antes de esta comida.

3. La tercera comida debe comenzar antes de la puesta del sol, pero puede terminar bien después. La Bendición Después de la Comida debe incluir el párrafo especial acerca de Shabat, ya que la comida se inició oficialmente durante Shabat.

4. Es común en las sinagogas tener la tercera comida disponible para las personas que asistieron al servicio de Minjá-Maariv (tarde-noche). La comida es por lo general bastante simple, consistiendo en pan, pescado, frutas, etc.

5. Después de terminar la comida, no se debe comer ninguna comida hasta después de la ceremonia de Havdalá.

Canciones para la Tercera Comida

Nuestra disposición es mucho más solemne ahora, y recurrimos a canciones más lentas y reflexivas.

Mizmor Le-David

Mizmor le-David. Ado--noy ro'i, lo ejsar. Bi-ne'ot deshe iarbitzeni, Al mei menujot ienahaleni. Nafshi ieshovev, Ianjeini ve-magelei tzedek Le-ma'an shemo.

Gam ki elej be'gei tzal'mavet Lo ira ra, ki ata imadi, Shiv'teja u-mishanteja, hemah iena'jamuni. Ta'aroj lefanai shuljan, neged tzorerai, Dishanta va-shemen roshi, kosi revaiah. Aj tov va-chesed yirde'funi kol iemei jaiai, ve-shavti be-veit Ado---noy le-orej iamim.

Un salmo de David. HASHEM es mi pastor, nada me faltará. En frondosas praderas me hace recostar, me conduce junto a aguas tranquilas. Él revive mi alma. Él me guía por senderos de justicia en aras de Su Nombre. Aunque anduviere por el valle de la sombra de la muerte, no temeré mal alguno porque Tú estás conmigo. Tu vara y Tu cayado me consolarán. Preparas una mesa para mí ante mis enemigos. Ungiste mi cabeza con aceite, mi copa rebosa. Sólo bondad y misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y moraré en la Casa de HASHEM por largos días.

* * *

Iedid Nefesh

Iedid nefesh av ha-rajaman meshoj avdeja el retzoneja, iarutz avdecha kemo aial yish'tajaveh el mul hadareja, ie'erav lo iedidoteja, mi-nofet tzuf ve-jol ta'am.

hadar na'eh ziv ha-olam, nafshi jolat ahavateja, ana el na, refa na la, be-harot lah noam ziveja, az titjazek ve-titrape, vehaitah la simjat olam.

Vatik iehemu na rajameja, ve-jusah na al bein ahuveja, ki zeh kamah nijsof nijsafti, lirot be-tiferet uzeja, eleh jamdah libi, ve-jusah na ve-al titalam.

Higaleh na u fros javivi alai, et sucat shelomeja ta'ir eretz mi-kevodeja, nagilah ve-nismejah baj, maher ahuv ki va mo'ed ve-janenu kimei olam.

Amado del alma, Padre Misericordioso, atrae a Tu siervo hacia Tu voluntad. Entonces Tu siervo se apresurará como un cervatillo para prosternarse ante Tu gloria. Para él será Tu amistad más dulce que la miel que gotea del panal y cualquier otro sabor.

Majestuoso, Hermoso, Resplandor del universo, mi alma añora por Tu amor. ¡Oh Dios! Te ruego que la cures ahora, mostrándole la dulzura de Tu resplandor. Entonces ella se fortalecerá y sanará, y la dicha será suya por toda la eternidad.

Piadoso, que Tu misericordia se despierte y Te plazca apiadarte del hijo de Tu bienamado, pues he ansiado tanto tiempo ver el esplendor de Tu fortaleza. Sólo estas cosas ha deseado mi corazón, así pues, Te imploro que tengas piedad y no Te ocultes.

Te ruego que reveles y extiendas sobre mí, Amado mío, el refugio de Tu paz. Ilumina el mundo con Tu gloria para que cantemos jubilosos y seamos dichosos contigo. Apresúrate, demuestra amor pues el momento ha llegado, y concédenos la gracia como en los días de antaño.

Maariv

El servicio de la noche comienza cuando el Shabat termina. Así comenzamos la semana rezando, pidiendo a Dios por la sabiduría, la luz, la salud, la comprensión... todo lo que es importante en la vida.

Shabat pudo haber terminado, pero es una nueva semana y estamos llevando con nosotros el entendimiento y el crecimiento de Shabat. Y ya nos estamos preparando para el Shabat que viene.

Una sección especial se añade al servicio de la noche ("que lo agradable...") hacia el final, antes del Aleinu. Esto se dice con la intención específica de inculcar la santidad de Shabat en el resto de la semana.

Reflexiones

En el verano, la tarde de Shabat es l-a-r-g-a, especialmente con los niños, por lo que un grupo de nosotros se unió para formar "El Club de Shabat". Originalmente eran cinco familias, pero aumento a cerca de 20 porque fue un éxito.

Cada tarde de Shabat las familias se reúnen para la tercera comida, organizada en el patio trasero de alguien. La ubicación va rotando durante todo el verano, con cada uno recibiendo un turno para ser el anfitrión. La comida es liviana -- jalá, pan de pita, ensaladas, atún, huevo picado, brownies. Realmente no importa, porque lo principal es que estamos todos juntos, y los niños juegan, y el Shabat se pasa en comunidad.

El anfitrión da una pequeña charla de la porción semanal de la Torá, y la otra única regla es que debe haber cerveza -- es bueno en un día de calor en verano.

Realmente ayuda a llenar el día, y para el momento en que llegas a casa, los niños están cansados, por lo que es sólo una cuestión de ponerlos en la cama, acostarse en el sofá, y leer hasta que salgan las estrellas.

* * *

Trato de ser muy creativo en la tercera comida. Hago mis propias bandejas de ensaladas de huevo, atún, ensaladas y cosas ricas y saludables que no se hayan comido en todo el Shabat. Yo quiero que coman en esta comida, porque de lo contrario no es más que una pérdida, ya que luego estarán hambrientos en la noche cuando ya deberían estar dormidos.

La tercera comida es una mitzvá, y a veces es difícil de lograr, de modo que la hacemos lo más divertida posible, con uno de los chicos dando un Devar Torá en lugar nuestro. Los hace sentirse importantes, y salen con maravillosas ideas que ¡son realmente muy sabias!

* * *

Una amiga mía vino con algo increíble -- La tercera comida es sólo para mujeres. Todas dejamos a nuestros hijos con nuestros maridos en casa y nos reunimos en la casa de alguna para una comida ligera y mucho canto. Es agradable estar juntas, y de esta manera he conocido algunas mujeres maravillosas.

Adaptado del libro "Friday Night and Beyond" de Lori Palatnik (Jason Aronson Pub.).