¿Que hay de malo con un pequeño e inofensivo chisme?

Antes de decir que no hay "nada" de malo, considera esto, ¿es el chisme realmente tan inofensivo como piensas? ¿Que pasaría si la gente se enterara de las cosas que otros comentan sobre ellos, incluso las cosas que son verdad? Seguramente heriría sus sentimientos. Y no sólo eso, sino que en ocasiones, los chismes pueden causar problemas enormes en la vida de una persona.

La parashá de esta semana habla acerca de tzaraat, una enfermedad en la piel que afligía a una persona que hablaba negativamente sobre otra, (lashón hará en hebreo). La parashá también se refiere a las cosas que la persona podía hacer para reparar algunos de los daños que había causado.

Incluso hoy en día que la gente ya no se ve afectada por esta enfermedad cutánea, de todos modos, la Torá quiere que tomemos las consecuencias de los chismes muy en serio.

Dios quiere que seamos pacíficos y afectuosos entre nosotros. Si es que somos capaces de no hablar mal de los demás (aun cuando lo que digamos sea cierto) eso ya es un gran paso para acercarnos a este objetivo.


En nuestra historia, una niña aprende que a veces es mejor no decir algunas cosas, incluso aunque sean verdad

Sin Comentarios

"Estoy preocupada, si descubro otra oferta creo que no voy a saber donde ponerla", se rió Deby, con sus brazos cargados con bolsas de compra.

Ella y su amiga Fran caminaban después de un largo día de compras en el centro comercial.

"Hey Fran", dijo ella, mientras pasaban frente a un café, "¿que te parece si nos sentamos a tomar algo y así recuperamos fuerzas para la siguiente ronda?"

Fran suspiró, "me parece bien tomar algo, Deby", dijo ella, "pero la verdad es que estoy muy cansada para seguir de compras".

"¡No hay tal cosa!", dijo Deby riendo, mientras se sentaban en una de las mesas redondas. Unos momentos más tarde, pasó un grupo de chicas frente al café. Fran y Deby reconocieron que eran chicas de su misma escuela y las saludaron.

Cuando el grupo se alejó, Deby se inclinó hacia su amiga y le dijo con voz irónica, "¿Viste a esa chica, Caty?"

Fran asintió.

"Casualmente yo sé", Deby continuó, "¡que ella no aprobó la clase de álgebra este semestre! Ah, y la chica que caminaba junto a ella, ¿te fijaste en su vestido verde?"

"Sí, bonito color, ¿y qué?", respondió Fran.

"Te apuesto a que no sabías que lo compró de segunda mano en la..."

Haciendo un gesto con su mano, Fran detuvo a Deby. "Deby, que te parece si cambiamos de tema", dijo.

Deby se inclinó hacia atrás, sorprendida. "¿Por qué?", preguntó.

Fran respondió un poco nerviosa. "Sabes, la verdad es que simplemente no me gusta hablar chismes acerca de otras personas. No es bueno".

"Ah, ¿eso es lo que te molesta?" respondió Deby, aliviada. "Entonces puedes relajarte, no son chismes. Todo lo que he dicho es 100% verdad. Yo misma llevé a la oficina la hoja de calificaciones finales de la clase de álgebra de la Profesora Pérez, y vi claramente que Caty reprobó. Y con respecto al vestido de la otra chica, yo misma la vi comprándolo la semana pasada, cuando llevé un par de bolsas de ropa que mi mamá quería donar a la tienda de ropa de segunda mano".

Fran movió su cabeza. "¡No hay ninguna diferencia!", dijo. "Aunque sea cierto, de todas formas es un chisme, y yo prefiero que hablemos de otra cosa".

Justo entonces llegó la mesera para romper la tensión. "¿Desean alguna otra cosa chicas?" Preguntó alegremente.

Las amigas se miraron mutuamente. "Eh, No gracias", dijo Deby. La mesera sonrió y se alejó. Deby continuó "Pero si algo es verdad, ¡tengo todo el derecho de decirlo!", protestó.

"¿Pero es eso realmente así?", respondió su amiga. "Piénsalo un momento, ¿acaso te gustaría que alguien dijera cosas negativas, vergonzosas, pero absolutamente ciertas acerca de ti o de tu familia? Tal vez por eso los chismes son una de las prohibiciones de la Torá".

Deby no respondió.

Fran continuó. "¿Te parecería bien que dijeran cosas negativas de ti solamente porque son verdad?"

Deby bajó su mano en un gesto de concesión. "Fran, lo admito", dijo. "La verdad es que no me gustaría que dijeran ese tipo de cosas de mi. Supongo que debería tratar de guardar los 'comentarios' para mí misma, ¿verdad?"

Fran sonrió mientras sacaba dinero de su bolso para pagar. "Esta va por mi cuenta" dijo. "La verdad es que cuando hayan noticias que contar no me molestaría escuchar tus comentarios, ¡siempre y cuando te saltes la columna de los chismes!"


De 3 a 5 años

P. ¿Está bien decir cosas negativas acerca de otras personas siempre y cuando sepamos que lo que estamos diciendo es verdad?
R. No. Aun cuando algo es verdad, no debemos hablar mal de los demás.

P. ¿Cómo te sentirías si supieras que alguien a escondidas dijo cosas negativas acerca de ti? R. Desearía que no lo hiciera más. Incluso si las cosas fueran verdad no me gustaría que alguien hablara de mí de esa manera. Todos debemos intentar hablar sólo cosas positivas de los demás.

De 6 a 9 años

P. ¿Piensas que hay algo de malo en solamente escuchar chismes acerca de otra persona si es que tú mismo no dices nada negativo? ¿Por qué sí, o por qué no?
R. A primera vista, podría parecer que no hay ningún problema con solamente escuchar un chisme (o leerlo) – después de todo, ¡nosotros no hemos dicho nada negativo! Sin embargo, cuando escuchamos chismes, y sobre todo cuando creemos en la veracidad de lo que estamos escuchando, también participamos del daño que se le está provocando a la reputación de alguien. Además, estar dispuesto a escuchar cosas negativas alienta a los demás a decirlas, y también contribuye a que nosotros mismos hablemos cosas negativas en el futuro.

P. Además de no hablar chismes (lashón hará), ¿de qué otras maneras debemos cuidarnos para no comunicar cosas negativas sobre otras personas?
R. Aparte de hablar, las personas se expresan de muchas otras formas. Nuestro tono de voz, o nuestros gestos, a menudo dicen más que nuestras propias palabras. Cuando hablamos de los demás debemos tener mucho cuidado de no enviar mensajes negativos a través de otros canales. Y, por supuesto, cuando escribimos acerca de los demás también debemos ser igual de cuidadosos. La regla general es ser siempre lo más sincero posible.

P. ¿Por qué crees tú que a la gente le gustan tanto los chismes?

10 años y más

P. ¿Los sabios nos enseñan que la lengua tiene el poder de la vida y de la muerte? ¿Cómo entiendes tú esta afirmación?
R. A pesar de que no lo podemos ver, las palabras son muy poderosas. El habla es una característica exclusivamente humana que tiene un enorme potencial, tanto para curar como para herir. Una buena palabra alegra a una persona y la ayuda a levantar su autoestima. Pero cuando se expresa negatividad, eso puede destruir su reputación, y puede causarle graves consecuencias en su vida. A medida que nos volvemos más conscientes espiritualmente hablando, así mismo somos cada vez más concientes de la forma en que utilizamos el impresionante poder del habla.

P. En tú opinión, ¿una persona tiene la responsabilidad de decir siempre la verdad, incluso cuando está diciendo cosas negativas acerca de los demás? ¿Por qué sí, o por qué no?
R. Ciertamente, 'la verdad' es un valor muy importante que no debe ser tomado a la ligera. Sin embargo, sólo porque algo es verdad, no siempre es obligación decirlo, y, ciertamente, la verdad nunca debe utilizarse como una excusa para dañar a otros. En general, si vamos a herir a otras personas, a veces es mejor no decir nada. Las expresiones negativas, incluso cuando son verdad, por lo general hacen más daño que bien. Además de esto, nos sorprenderíamos al saber que muchas veces las cosas negativas que percibimos en otros son realmente ilusiones basadas en simples malentendidos.

P. ¿Por qué crees tú que a la gente le gustan tanto los chismes?