haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Nitzavim(Deuteronomio 29:9-30:20)

Elegir la vida por sobre la muerte

“He puesto delante de ti la vida y lo bueno, y la muerte y lo malo1… He puesto la vida y la muerte delante de ti, la bendición y la maldición; elegirás la vida, para que tú y tu descendencia vivan” 2.

La Torá nos dice que Dios nos dio una clara opción, la posibilidad de elegir entre la vida y lo bueno, o la muerte y lo malo, y que esta elección es la base de nuestra capacidad para servir a Dios eficientemente.

Sin embargo, pareciera haber una dificultad en la forma en que está redactado el versículo: la Torá dice que hay dos elecciones, una entre lo bueno y lo malo, y la otra entre la vida y la muerte. Al darnos esas opciones, es evidente que tenemos la capacidad y la inclinación para elegir cualquiera de esas direcciones.

Respecto al bien y al mal, la dicotomía se entiende con facilidad: en muchas ocasiones, una persona tendrá una fuerte tentación de elegir lo que la Torá define como ‘malo’, porque a veces la elección equivocada parece ser la que nos brindará más felicidad y satisfacción. Entonces, la Torá nos dice que enfrentamos constantemente una batalla de libre albedrío para elegir entre el bien y el mal.

Mucho más difícil de entender es que la Torá nos diga que hay otra elección: entre la vida y la muerte. Esto implica que una persona tiene una inclinación real hacia elegir la muerte por sobre la vida. Pero, con seguridad, a nadie le resulta difícil elegir la vida por sobre la muerte, ¡nadie, en su sano juicio, está tentado a elegir la muerte! En consecuencia, ¿por qué la elección entre la vida y la muerte es tan difícil?

Rav Nóaj Weinberg, de bendita memoria, explica que cuando la Torá habla de ‘muerte’, no implica solamente la condición de no estar vivo, sino que nos advierte contra lo que la muerte representa. Para entender esto, debemos desarrollar nuestra comprensión de lo opuesto: vida. Cuando la Torá habla de vida, no se refiere meramente a respirar, sino que ‘vida’ es el proceso de crecimiento en el servicio Divino y en las características personales.

Estar vivo significa enfrentar cara a cara los desafíos que presenta la vida y utilizarlos para convertirnos en mejores personas. En consecuencia, elegir la ‘muerte’ implica evitar estos desafíos, eligiendo escapar de las difíciles ‘oportunidades de crecimiento’ que enfrentamos en la vida. La muerte es la elección de comodidad en lugar de esfuerzo, de una vida fácil en lugar de una vida llena de desafío y crecimiento. Con este entendimiento, es fácil comprender por qué elegir la vida por sobre la muerte es una elección sumamente difícil.

Es importante notar que elegir la muerte no se limita únicamente al fracaso en la observancia de las mitzvot. Una persona puede observar la Torá y, al mismo tiempo, elegir la muerte. Si no se esfuerza para mejorar y no lucha contra su iétzer hará (inclinación negativa), elige la opción más cómoda, equivalente a una forma de muerte. Lo que da miedo es que puede que la persona no sea consciente de qué elige y que viva su vida en “piloto automático”. Si nunca se exige para desarrollar aún más su relación con Dios, para rezar más de corazón, para ser un mejor marido o padre, etc. está eligiendo la opción más cómoda.

En un nivel un poco más profundo, la elección entre comodidad y desafío es, de hecho, la elección entre identificarse con el cuerpo o con el alma. La vida es una lucha constante entre estas dos fuerzas contradictorias, que tiran en direcciones opuestas. El cuerpo desea volver a la tierra, de donde viene; esto se manifiesta en un deseo de estar acostado, de descansar y experimentar placeres disfrutables y cómodos. En contraste, el alma quiere volver al cielo, donde se originó; este impulso es representado por un deseo de expandirse y crecer. Así, cada persona se enfrenta constantemente a estas dos fuerzas que tiran en direcciones opuestas. En la parashá de esta semana, la Torá nos dice que, para tener éxito en este mundo, debemos elegir la vida.

Esta enseñanza es particularmente apta ahora, que nos acercamos a Rosh HaShaná. En estos días sagrados no sólo somos juzgados por nuestra observancia de mitzvot específicas, sino que también hay un juicio global: ¿Cuáles son los objetivos de nuestra vida? ¿Qué es importante para nosotros? La elección entre vivir una vida esencialmente cómoda (incluso si lo hacemos de una forma religiosa) y esforzarnos para materializar nuestro potencial es un elemento esencial de Rosh HaShaná; define gran parte de lo que es importante para nosotros.


NOTAS:

1 Nitzavim, 30:15.

2 Ibíd., 30:19. 

10/9/2017

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub