haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Vaieshev(Génesis 37-40)

De paso por este mundo

Yaakov se asentó en la tierra de las peregrinaciones de su padre, en la tierra de Canaán”. (Génesis 37:1)

Pregunta:

Es muy extraño que la Torá haya dicho que Yaakov se asentó en la tierra de las “peregrinaciones” de su padre, ya que la tierra de Canaán era propiedad de Abraham e Itzjak, así como está escrito “...residente soy yo [Abraham] con ustedes” (Ver comentario de Rashi a Génesis 23:4). Ciertamente Itzjak no estaba de paso en Canaán, de hecho, él también se había asentado ahí, ¿por qué entonces la Torá dice que era la tierra de las “peregrinaciones” de Itzjak?

Respuesta:

Anteriormente, Dios le dijo a Itzjak: “gur ('vive') en esta tierra” (Génesis 26:3). Ahora bien, Dios utilizó el término gur ('vive'), que comparte la misma raíz que la palabra guer ('forastero'), porque lo que realmente quería decirle a Itzjak era que él nunca debía pedir “asentarse” en este mundo, en el Olam Hazé.

De esta manera, a pesar de que la tierra de Canaán era claramente propiedad de Itzjak, y él ciertamente vivía en ella, Itzjak era como un “forastero” en este mundo, él solamente estaba de paso por este mundo, así como está escrito “Este mundo es como un vestíbulo del Mundo Venidero” (Pirkei Avot 4:21).

Ahora bien, esto presenta un pequeño conflicto, ya que si analizamos nuestro versículo al comienzo de la parashá, veremos que Yaakov no siguió los pasos de su padre, ¡sino todo lo contrario! Lo que Yaakov pidió al comienzo de esta parashá fue realmente un poco de Olam Hazé, él quiso “asentarse” por así decir, en esta tierra. ¿Cómo es esto posible?

La verdad es que Yaakov quería un poco de tranquilidad, él quería disfrutar su último tiempo estudiando Torá tranquilo, sin que nadie lo molestara. Él quería dejar de ser el protagonista de la película y quería darle paso a sus hijos.

Sin embargo Dios tenía otros planes para él.

Cuando Yaakov quiso asentarse y pidió un poco de tranquilidad, inmediatamente Dios determinó que esto era imposible. Este mundo es la única oportunidad que uno tiene para crecer espiritualmente. No se puede desperdiciar el tiempo. Este mundo es para hacer, no para descansar.

Y en el caso de Yaakov, que era un tzadik, esto era aún más grave.

Es por eso que a continuación la parashá describe el terrible sufrimiento que le sobrevino a Yaakov con todo el episodio de la venta de Yosef, en donde Yaakov pensó que Yosef había muerto (ver Génesis 37:33-34).

La lección que debemos aprender de acá es clara. Dios no nos mandó a este mundo a descansar. Y si intentamos descansar, entonces Dios a la fuerza se va a encargar de que nuestro descanso no dure mucho tiempo.

Fuentes: Kli Yakar, comentario a Génesis 37:1

1/12/2012

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub