haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
  • Parashá: Ree
Únete a Nuestro Newsletter

Más de 40.000 Suscriptores
Recibe Nuestro Email




Vaerá(Éxodo 6:2-9:35)

La Terquedad del Faraón Resultó en una Seria Paliza para los Egipcios

“¡Oh exaltado Faraón!” dijo Muhammad, el consejero confiable del Faraón. “¿Por qué no deja que los esclavos hebreos tomen sus vacaciones de 3 días? ¿Acaso no es obvio que su Dios tiene mucho poder? Durante toda una semana no tuvimos agua para beber ¡a menos de que pagáramos a esos judíos $100 por un vaso! Esas ranas nos volvieron locos ¡y las bestias salvajes fueron un verdadero espanto! Obviamente, si su Dios quisiera destruirnos, podría hacerlo fácilmente. Entonces, ¡deje que se vayan por 3 días!”.

“Mi querido Muhammad”, contestó el Faraón. “Estoy en desacuerdo. Si bien el Dios de Moshé parece ser muy poderoso, creo que Su poder es limitado. Si Él es realmente alguien importante, ¿por qué ruega por mi permiso día y noche? ¡Simplemente deja que Él nos destruya a todos! ¿Por qué no se fueron los hebreos cuando nosotros estábamos preocupados con los animales salvajes y los piojos? Obviamente, Él necesita mi permiso para irse. El pedido de 3 días es sólo un truco. ¡Ellos no pretenden regresar!” (basado en Ohr HaJaim).

Cuando Moshé estaba desilusionado por su fracaso inicial de convencer al Faraón, se fue a quejar donde Dios. “¿Por qué me mandaste a empeorar las cosas para los judíos? Podrías haber empeorado las cosas sin mandarme ¡y por lo menos haber preservado mi credibilidad como líder!”.

Dios respondió, “¡Oh cómo extraño los viejos tiempos! Abraham, Itzjak y Yaakov realmente confiaban en mí. Yo le dije a Abraham que su hijo Itzjak iba a engendrar una nación santa. Luego le dije a Abraham que sacrificara a Itzjak y luego dije no lo sacrifiques. Abraham estuvo de acuerdo - ¡sin hacer preguntas! Pero tú, Moshé acabas de comenzar con tu carrera de profecía y ya estás haciendo preguntas. Obviamente nunca viste la película. Espera hasta el final de la historia y vas a entender todo”.

* * *

4 Expresiones de Redención

Dios le dice a Moshé las 4 expresiones de redención, que representan el tema básico de los “4” en el Seder de Pesaj: 4 hijos, 4 preguntas y 4 copas de vino.

La esclavitud egipcia tuvo 3 etapas: (1) Discriminados como extranjeros en una tierra extraña, (2) Esclavitud, (3) Tortura. (Rabino Shimshon Rafael Hirsch)

Las 4 expresiones de redención corresponden a estas etapas de acuerdo a las prioridades de los judíos sufrientes:

1. “Yo te sacaré de la opresión de Egipto” - ¡la tortura se va a detener!

2. “Yo te salvaré de su esclavitud” – ¡la esclavitud va a terminar!

3. “Yo te voy a redimir con mano fuerte” - ¡no más extranjeros!

4. “Yo te voy a traer hacia Mí como una nación” - ¡todo se acabo!

Hay una quinta expresión “Yo te llevaré dentro de la tierra” que corresponde a la quinta copa que servimos para Eliyahu el profeta, él anunciará al Mashiaj que nos llevará de regreso a la tierra.

Hoy en día incluso hay un quinto hijo. Él ni siquiera se molesta con ir al Seder.

* * *

Concepción Natural

La Torá menciona el linaje de Moshé y Aarón, empezando con las tribus de Reuven y Shimón y luego detallando el linaje de Levi hasta Moshé y Aarón.

Pregunta: ¿Por qué no enumerar a todas las tribus? ¿O sólo a Levi?

Respuesta: La Torá no revela el nombre de sus padres hasta esta parashá. En la parashá de la semana pasada, leímos acerca del nacimiento de Moshé, pero sólo decía: “Un hombre salió de la tribu de Levi y se casó con la hija de Levi” (Éxodo 2:1). Más de 1000 años después, un joven judío fue donde los gentiles para enseñarles y ellos lo convirtieron en un “¡hijo de dios!”.

Por supuesto que el mejor candidato para ser el “hijo de dios” era el mismo Moshé. Dios habló con él en frente de toda la nación, realizó milagros revelados (las diez plagas, el maná del cielo, agua de una roca, etc.) subió al cielo por 40 días sin provisiones (3 veces) – y nadie sabe dónde está enterrado. (¿Por qué no decimos que voló al cielo como Mohamed? En Irak existe un lugar conocido como la tumba de Mohamed. ¡Ellos tuvieron que hacer algo con sus huesos!) Por eso la Torá enfatiza que el nacimiento de Moshé no fue una inmaculada concepción. Su padre un hombre, y su madre una mujer (una concepción natural) – no un “hijo de dios”.

Por otra parte, las naciones cuentan historias de hombres que no eran nadie, simplones, que de la noche a la mañana recibieron revelación ¡y se transformaron en “Buda”! En la tradición judía sólo alguien con las cualidades adecuadas puede ser profeta. Entonces, la Torá nos dice que Dios no podía haber elegido a cualquiera de la tribu de Reuven o Shimón o incluso de Levi, sino específicamente eligió a Moshé y Aarón porque sólo ellos tenían las cualidades correctas (Rabino Shimshon Rafael Hirsch).

* * *

Introducción a las Diez Plagas

Pregunta: Si Dios endureció el corazón del Faraón, ¿qué pasó con el “libre albedrío”?

Respuesta: El Faraón perdió su libre albedrío como castigo, tal como Adam fue expulsado del Gan Eden por utilizar inadecuadamente su libre albedrío (Maimónides).

Para contrapesar la presión de las plagas, Dios le dio al Faraón fortaleza extra (un “corazón duro”) para lograr el equilibrio y asegurar su libre albedrío (Najmánides).

Pregunta: En medio de tantas plagas terribles, ¿cómo logró racionalizar el Faraón el hecho de no dejar ir a los judíos?

Respuesta: El Faraón pensó que Dios no era tan poderoso; si no, ¿por qué necesitaba el “permiso” del Faraón? Lo que el Faraón no logró entender era que Dios quería “permiso” para evitar que los egipcios después dijeran que los judíos aún eran sus esclavos.

Dios le dijo a Abraham que sus descendientes iban a sufrir 400 años (Génesis 15:13), sin embargo sólo estuvimos en Egipto 210 años. (400 años cuentan desde el nacimiento de Itzjak. O, dada la extrema amargura de la esclavitud, nuestro tiempo se redujo – es decir, la calidad compensó por la cantidad).

Si sólo Dios nos hubiera liberado, los egipcios habrían afirmado: “¡Aún nos deben 190 años!”. Al final, el Faraón nos liberó de forma oficial.

* * *

Lecciones de las Diez Plagas

Lección #1 – Las Diez Plagas eran una confrontación contra la “magia negra”.

¡Los “comienzos primitivos” de Egipto sobrepasaban a la tecnología moderna! Ellos sabían cómo momificar cuerpos, construir pirámides y desarrollaron la magia negra como un arte. Cuando el bastón de Aarón se convirtió en serpiente, el Faraón llamó a los niños del preescolar y ellos hicieron lo mismo. ¡Era como presentar un encendedor de cigarrillos en el MIT! (Rabino Noah Weinberg basado en el Midrash).

Sin embargo, cuando el bastón de Aarón se tragó a todas las demás serpientes, eso estaba por sobre el poder de la magia negra.

Los hechiceros duplicaron la plaga de la sangre (después de comprarle agua a los judíos) y reprodujeron a las ranas (al tratar de deshacerse de las ranas, ¡trajeron incluso más! – Rabino Hirsch) pero ellos no pudieron reproducir la plaga de los piojos – que eran demasiado pequeños como para que su hechizo tuviera efecto (Rashi). Los egipcios tuvieron que admitir que era el “dedo de Dios”. (¡Pero no le dieron más crédito a Dios que un dedo!).

Lección #2 – las Diez Plagas correspondían a las “10 expresiones de la creación”.

En la creación, Dios dijo: “Que se haga…” 10 veces. Las plagas confirmaron que Él controla el agua, los peces, los anfibios, los animales, los insectos, las condiciones atmosféricas (granizo y oscuridad) y también a las personas. (¿Cómo podría alguien saber quiénes son los primogénitos?)

En la creación, no hubo testigos. (Adam era un testigo “post facto”) Esta vez, toda la humanidad estaba consciente. Los titulares de las noticias de El Cairo: “¡Léalo todo! ¡La plaga sacude a Egipto! ¡El Nilo se convierte en sangre! ¡Se abre el Mar Rojo!”.

Lección #3 - Las Diez Plagas establecieron los principios fundamentales del judaísmo. (Najmánides)

Los filósofos egipcios tenían 4 escuelas de pensamiento:

1. Negaban al Creador. El mundo es infinito, sin principio ni final.

2. El Creador no tiene intereses en el mundo. “¡Después de la creación Él se fue a jugar golf!”.

3. El Creador no tiene el poder de cambiar las leyes de la naturaleza.”No existe algo llamado milagros”.

4. Negaban la profecía. ¿Por qué se comunicaría el creador con un ser humano, ¡que no es nada más que una cucaracha muy evolucionada!

Las Diez Plagas demostraron delante de los ojos de la humanidad que:

1. Dios creó el mundo.

2. A Dios le importan nuestros actos. (“¡Deja ir a mi pueblo!”)

3. Dios puede cambiar las leyes de la naturaleza.

4. Dios se comunica con la humanidad. Moshé es un profeta verdadero lo que establece subsecuentemente la credibilidad de Moshé por el resto de la Torá.

Lección #4 – Advertencias: Las primeras 9 plagas están divididas en 3 grupos con un patrón específico.

Las plagas #1, 4 y 7 estuvieron precedidas de advertencias en el río Nilo. El Midrash explica que el Faraón se hizo a sí mismo una deidad. Sus lápices no tenían goma de borrar en la parte de atrás. ¡Y el Faraón ni siquiera tenía baños en su palacio! Sin embargo, algo desconocido para las masas, él tenía la extraña costumbre de nadar temprano en la mañana en el Nilo. Dios le dijo a Moshé que se encontrara con el Faraón en el río para advertirle sobre la plaga que iba a venir. “¡Por favor déjame tomar un baño!” le rogó el Faraón, ¡con su vejiga a punto de explotar!

Las plagas #2, 5 y 8 fueron advertidas en el palacio en frente de toda la gente y la #3, 6 y 9 fueron sin advertencia como castigo por no haber escuchado hasta ese momento.

Descripción Vívida de las Diez Plagas

(1) Sangre – Esto era sangre de verdad, ¡no era tinta roja! Todos los peces murieron. Los Egipcios adoraban al río Nilo, la fuente de su prosperidad.

El judío llenaba un vaso de agua cristalina del río Nilo y procedía a tomar. El egipcio llenaba su vaso de “sangre”. “Dame de tu vaso”, exigía el egipcio y tomaba el agua de la mano del judío. Tan pronto como la ponía en sus labios, se convertía en “sangre”. “Llénalo otra vez, judío” y luego procedían a tomar al mismo tiempo. ¡El judío tomaba agua y el egipcio “sangre”!

¿La lección? Cada uno vive en su propio mundo.¡ Simplemente ocurrió que coincidieron en el mismo lugar y al mismo tiempo! (Rabino Yerujam de Mir).

A $100 el vaso, los egipcios podían disfrutar de agua. Medida por medida: ellos hacían que lo judíos estuvieran sedientos bajo el sol caliente, entonces ahora conocieron lo que era tener sed.

(2) Ranas – El Faraón hizo que su palacio fuera anti-ranas como un cuarto sellado. Una gran señal decía: “¡No se permiten ranas!”. El Faraón se sentó con aire satisfecho en su trono, mientras las ranas se golpeaban contra las ventanas: “¡Déjanos entrar!”. Cada día el Faraón abría la ranura del correo un poquito para que pudieran pasarle su pan pita para el día.

Una pequeña rana proclamó: “¡Dios dijo adentro de los hornos! ¡Alguien tiene que ir!”. Esa rana se metió en la masa y se horneó en la pita, sobreviviendo milagrosamente. (Este es el precursor de los 3 amigos de Daniel – Janania, Meshael y Azarya – que aprendieron de las ranas a hacer lo mismo).

Al entrar al palacio – y al estómago del Faraón – esta pequeña rana empezó a croar día y noche. El Faraón gritó pidiendo ayuda, abrió la puerta y ¡todas las ranas entraron! Finalmente todas murieron, dejando cadáveres de rana malolientes por toda la tierra de Egipto.

Medida por medida: Los egipcios privaron a los judíos del sueño al hacerlos trabajar durante la noche. Ahora ellos no podían dormir, por la sinfonía de ranas.

(3) Piojos - hasta ahora, las plagas eran incomodidades. Ahora se convirtieron en un doloroso castigo. Medida por medida: Los egipcios no le permitían a los judíos bañarse, y por lo tanto, los judíos estaba cubiertos de piojos. Ahora los egipcios podían disfrutar la misma experiencia.

(4) Bestias Salvajes – “Leones, tigres y osos, ¡Oh Dios!”. Cuando las plagas empezaron, los judíos dejaron de realizar trabajos forzados. Los egipcios decidieron utilizar a los pobres judíos cesantes para tareas domésticas. “Lleva a mis 10 hijos a un picnic al parque, Yossi”. Cuando Yossi regresaba sin niños, ellos gritaban: “¿Dónde están mis hijos?”. “Creo señor que el primero fue comido por un león. Dos más por tigres y leopardos. Vi que una pitón estaba devorando a otros 3 y al resto los dejé abrazando a los osos” (Midrash).

Medida por medida: Los egipcios hicieron que los judíos cazaran animales salvajes para ellos como deporte.

(5) Plaga del Ganado – el orgullo de Egipto – sus caballos, camellos y ganado – todos murieron. (Sólo los que estaban en el campo, no en los establos). Esta vez el Faraón va a revisar el distrito de Goshen. Ni una sola vaca murió. ¡Dios también puede distinguir a una vaca judía!

Medida por medida: Los egipcios forzaron a los judíos a trabajar duramente con el ganado.

(6) Ampollas – Tres plagas fueron realizadas por Aarón, 3 por Moshé y 3 directamente por Dios. La plaga de las ampollas fue un proyecto conjunto de los tres. Moshé y Aarón llenaron sus puños con hollín del horno (utilizado como una cura para las ampollas en el mundo antiguo) (Rabino Shimshon Rafael Hirsch). Milagrosamente todos los 4 puñados cabían en un puño de Moshé y él los lanzó hacia el cielo. Dios en ese momento lo esparció a lo largo de la tierra de Egipto donde causó ampollas a todas las personas y animales.

Incluso los magos que hasta ahora habían podido de alguna manera evitar sufrir las plagas ellos mismos, estaban disfrutando de las ampollas con el resto de la multitud.

Medida por medida: Los egipcios le pegaban constantemente a los judíos para que sus cuerpos estuvieran cubiertos de llagas. Una vez más, la tercera de la serie es dolorosa, un castigo por las primeras dos.

(7) Granizo – Un cambio atmosférico total para Egipto donde raramente llueve. Entremezclado con el granizo había fuego. El agua y el fuego hicieron la paz para castigar juntos a los egipcios.

Moshé advierte a los Egipcios que lleven a su ganado (el que quedó después de la plaga del ganado) adentro de sus casas. No al establo, sino a la sala para experimentar las condiciones de hacinamiento de Goshen, donde 20 niños judíos compartían un cuarto.

Aquellos que temían a Dios, los metieron. Aquellos que “no prestaron atención a las palabras de Dios” (enseñándonos que la definición de temer al Cielo es tomar Sus palabras en serio) los dejaron afuera donde fueron destruidos.

Medida por medida: Los egipcios apedreaban a los judíos y recibieron las piedras de regreso sobre sus cabezas.

¿Cuál fue el resultado de todo esto? El Faraón recibe una educación espiritual: Al principio, el Faraón decía, “Yo no conozco a Dios”. Al final de la parashá, él le ruega a Moshé: “Rézale a Dios por mí… he pecado con Dios… Dios es justo”. (Dios le había advertido al Faraón sobre el granizo. ¿Desde cuándo alguien le advierte a sus enemigos?) A pesar de que el Faraón era malo, por lo menos él tenía el concepto de la justicia. Los faraones modernos habrían dicho: ¡Dios es más fuerte y por lo tanto tiene la razón!

Las Diez Plagas continúan la próxima semana.

Publicado: 29/12/2010

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Comentarios: 1

(1) sarah, January 12, 2013 3:03 PM

Parasha

Correccion: Las vacas son de los judios, no hay vacas judias.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!