haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Más de 40.000 Suscriptores
Recibe Nuestro Email




Mishpatim(Éxodo 21-24)

Herramientas para Crear una Sociedad Justa y Ordenada

“Pero papá”, exclamó Sammy, “Sólo queda un pedazo de carne, ¿por qué se lo das a Yaakov el sirviente? ¿Por qué no te lo comes tú? Incluso me acuerdo cuando estábamos en el hotel y no habían suficientes almohadas, le diste tu propia almohada a Yaakov. ¿Por qué? Después de todo, ¿no es acaso sólo un sirviente?”.

“De hecho sí, Sammy”, contestó su padre. “Pero Yaakov es nuestro hermano y debe ser tratado como tal. A pesar de que él se metió en problemas y se vio forzado a convertirse en un sirviente a largo plazo, debemos ser sensibles a sus sentimientos. ¡Y esa es una lección de cómo tratar a toda la humanidad!”.

Después de la Revelación en Sinai, lo primero que la Torá enseña son “Mishpatim” – las leyes entre una persona y otra. Sin una estructura legal exacta, “Amar a tu prójimo” es sólo un eslogan vacío. ¿Cómo defines caridad, equidad y justicia? Sin un sistema legal comprensible, ni siquiera está claro quién es la víctima y quién el villano.

* * *

¡¿Sirvientes Judíos?!

La parashá empieza discutiendo las leyes de los sirvientes a largo plazo.

Pregunta: ¿Por qué introducir un sistema legal utilizando un caso tan complejo?

Respuesta: El método de enseñanza que utiliza la Torá, es presentar un caso extremo a partir del cual se pueden extrapolar principios claves para aplicarlos a la vida diaria.

El pueblo judío no recibió una copia escrita de la Torá hasta el final de sus 40 años en el desierto, justo antes de la muerte de Moshé (ver Deuteronomio 31:24). Durante estos 40 años, ellos estudiaban Torá oralmente y ya sabían todos sus conceptos. La forma escrita es básicamente un esquema de esta información.

El Sirviente Judío: Un judío robo dinero y no puede reponerlo. En vez de encarcelar al deudor (donde no existiría ningún tipo de compensación monetaria para el afectado), la corte puede arrendarlo como sirviente a largo plazo y el dinero se utiliza para pagar su deuda. Él trabaja por 6 años y luego queda libre.

Si desea quedarse más de 6 años, la corte perfora su oreja contra el marco de una puerta, queriendo decir que él no escuchó en Sinai cuando Dios proclamó que nosotros somos Sus sirvientes y no sirvientes de otro hombre. (El marco de la puerta simboliza la sangre de la ofrenda de Pesaj que se puso en el marco de la puerta). Cuando fue vendido por primera vez, no tenía opción – ¡pero ahora puede ser libre y aún así elige ser esclavo! Ahora se queda como esclavo “para siempre”, lo que significa hasta el año de Jubileo. (ver Levítico 25:41).

La servidumbre, sin embargo, no es como nosotros imaginamos. En el judaísmo, el amo debe tratar a su sirviente como a un igual, o incluso mejor. Si el amo come carne, así lo hace el sirviente. Si el amo tiene una cama suave y una almohada, así también tiene el sirviente. Pero, si sólo hay un pedazo de carne (o una almohada, etc.) disponible, entonces ¡lo recibe el sirviente!

Más allá de eso, el amo debe esforzarse para no avergonzar al sirviente de ninguna forma y debe mantener a la esposa y a los hijos del sirviente. Estas reglas están tan a favor del sirviente que el Talmud declara: “¡Quien adquiere a un sirviente, es como si hubiera adquirido un amo!”.

La Lección: Si tienes que tratar a tu sirviente como a un igual (o mejor), cuanto más aún debes honrar a tus amigos, tus vecinos, tu esposa e hijos ¡que nos son tus sirvientes!

Al discutir sobre la sirvienta judía, la Torá enseña cómo un marido trata a su esposa para que nunca le falte nada. Tal como está estipulado en la Torá, un marido judío está obligado a proveer para su esposa (1) comida, (2) ropa y (3) necesidades emocionales – es decir, darle una cantidad de tiempo y atención adecuada. En el judaísmo, las relaciones maritales íntimas son obligación del esposo, y ¡no puede privar a la mujer de ellas sin su consentimiento!

* * *

Compensación por un Daño Físico

Por dañar a otra persona, debes pagar una compensación monetaria:

    “Ojo por ojo, diente por diente, herida por herida y quemada por quemada” (Éxodo 21:24)

Contrario a la concepción popular, esto no te permite tomar venganza (que está expresamente prohibida en Levítico 19:18), y tampoco significa que la corte le quita el ojo al asaltante. El Talmud dice que significa “el valor de un ojo por un ojo”. Estimamos el valor de la persona con el ojo y sin el ojo (¡¿quién quiere ser ciego?!), y la diferencia es el valor del daño.

Pregunta: ¿Por qué no dice simplemente la Torá, “el valor de un ojo por un ojo”?

Respuesta: La Torá habla en términos absolutos. A pesar de que en términos prácticos tomamos el valor de un ojo, la Torá quiere que sepamos que el asaltante realmente merece ¡ojo por ojo y diente por diente!

Sin embargo, eso sólo cubre el daño real del ojo. Pero en la ley judía, alguien que daña físicamente a otro debe pagar 4 compensaciones adicionales:

    1. Dolor: Incluso si pagaste el valor de su ojo, ¿qué derecho tienes de quitárselo sin anestesia? Estimamos cuánto dinero estaría dispuesto alguien a aceptar para que le quiten su ojo sin anestesia (en el caso que tuviera que ser quitado de todas formas, como por ejemplo una cirugía, etc.).

    2. Vergüenza: Por el resto de su vida él tiene que utilizar un ojo de vidrio, y también debes compensarlo por eso.

    3. Cesantía: A pesar de que en el monto de los daños básicos está incluida la pérdida de ocupación (¡la compensación de un cirujano que pierde un ojo y queda cesante es mucho mayor!), la persona que perdió el ojo todavía puede conseguir algún tipo de ocupación que pague un salario mínimo, y por lo tanto, debe ser compensada por eso durante su período de recuperación (posterior a la pérdida del ojo).

    4. Gastos médicos: De aquí aprendemos que se debe ir al doctor.

Pregunta: ¿Por qué alguien pensaría en no ir al doctor?

Respuesta: Algunas religiones creen que no tenemos derecho a sabotear el deseo de Dios. “Si él quiere que yo viva o muera, todo depende de Él”. La Torá dice que Dios creó la enfermedad, pero que también Él creó las medicinas y nos dio conocimiento para utilizarlas.

(Otra posibilidad: dado que la ciencia médica siempre está cambiando y mejorando y frecuentemente lo que los doctores creen hoy cambiará mañana, ¿por qué ir al doctor hoy? Considerando esto, debemos ir a un doctor actualizado).

* * *

Daño Causado por tu Propiedad

La Torá ilustra el concepto de “daño causado por tu propiedad” con el ejemplo de un toro que cornea. Si tu toro (tu propiedad, de la cual eres responsable) mata a una persona, entonces debes pagar un “rescate” (Éxodo 21:25). En términos absolutos, una persona merece morir por la negligencia que causó la muerte de otra persona – pero la Torá provee un proceso de expiación.

El animal que mató a la persona es apedreado hasta morir.

Pregunta: ¿Por qué matar a la pobre bestia?

Respuesta: Encontramos un concepto similar en el cual un animal que fue abusado sexualmente por una persona es matado, tal como “el burro parlante de Bilaam” (ver Números 24) después de ganar el debate con su amo. Esto ilustra la gran estima que la Torá tiene por la dignidad humana. Si un ser humano (sin importar cuán bajo sea – incluso el malvado Bilaam) fue degradado por su animal, la Torá nos enseña que debemos matar al animal, para prevenir que sirva como un recordatorio perpetuo de la humillación de esta persona.

Animales (como ejemplo de propiedad) que dañan la propiedad de otro, caen dentro de 3 categorías de “dañadores”:

    a. “Cuernos” – el toro que cornea. Dado que la mayoría de los toros no cornean (excepto en las peleas de toros), el dueño no debe preocuparse de tomar precauciones mayores para prevenir esto, y por lo tanto, sólo paga la mitad del daño.

    Sin embargo, si el toro ya corneó anteriormente tres veces consecutivas, eso revela una naturaleza violenta y el dueño que no tomó precauciones ahora debe pagar la compensación completa. Esto aplica a todos los animales que dañan de una manera poco común.

    b. “Dientes” – el toro se come el grano o la fruta de otro. Esto aplica a cualquier daño realizado por el animal para obtener gratificación física (por ejemplo, el animal que se rasca su espalda contra una pared hasta que ésta se cae). Sólo aplica si el animal entró en la propiedad del vecino. Si la comida estaba en la vía pública y fue consumida, el dueño del animal no es responsable.

    c. “Pies” – el toro rompe cosas al caminar. Esto aplica a todo daño hecho sin intención mientras tu animal está dando un paseo. Sólo aplica en la propiedad del vecino, pero no en el dominio público.

La Torá define 3 categorías más de “dañadores”:

  • Daño causado por un obstáculo público: Si cavaste un dique (o botaste una cáscara de plátano en el suelo) y alguien se cae y se hace daño, debes pagar por el daño. Incluso al descubrir una boca de alcantarilla que ya estaba ahí, la Torá considera como que “tú hubieras cavado un pozo” y eres responsable por cualquier daño.
  • Daño causado por fuego: Si encendiste un fuego en tu propio dominio y se propagó (por efecto del viento normal) y daña la propiedad de tu vecino, eres responsable del daño.
  • Daño causado por la persona misma: Los seres humanos siempre somos responsables de nuestras acciones. Esto aplica incluso si dañaste sin intención o incluso si estabas dormido (asumiendo que el objeto roto estaba cerca cuando te acostaste y no que lo pusieron después cuando ya estabas durmiendo).

* * *

4 Tipos de Guardianes

La Torá delinea 4 grados de responsabilidad al cuidar un objeto que no es tuyo.

    1. “¡Por favor cuídame esto por unos minutos!”. Este es un ejemplo de un “cuidador no pagado”. Dado que todo el beneficio es del dueño, el cuidador es sólo responsable por los daños al objeto que hayan ocurrido por negligencia.

    2. “Si lo cuidas, te voy a pagar”. Este es un ejemplo de un “cuidador pagado”. Dado que ambas partes tienen beneficio, el cuidador es responsable de cualquier robo o pérdida (tanto como negligencia).

    3. El “arrendatario”. Ambas partes tienen beneficio, por lo que tiene las mismas leyes que el #2.

    4. “¿Por favor me lo prestarías?”. Este es un ejemplo de alguien que “pide prestado”. Dado que sólo el que lo pide prestado obtiene beneficio, él es responsable por robo, pérdida, negligencia e incluso por un accidente fuera de su control. (¡El huracán se lo llevó!) Si el objeto se rompió en el acto mismo para el que fue prestado, el objeto se considera como incapaz de ese acto y el que lo pidió prestado no es responsable.

* * *

Leyes que Aplican a los Jueces

La Torá advierte: “No aceptes sobornos”. La raíz de la palabra Shojad (soborno) es ejad (uno). Si aceptas soborno de alguien, te conviertes en “uno” con él y no puedes ser objetivo.

Los Sabios eran muy autocríticos al respecto. “Las lágrimas de una mujer”, “una mano extendida para ayudar a cruzar un puente” o “un pago con un día de anticipación”, son considerados sobornos ligeros que descalifican a un juez.

    “El soborno ciega al sabio” (Éxodo 23:8)

Hoy, los psiquiatras hablan de la “disonancia cognitiva”. Si uno no quiere aceptar algo, entonces uno se puede convencer de que no es así. (“Si hay un Dios, entonces debo ser moral. Si no hay un Dios, ¡entonces somos todos libres para hacer lo que queramos!”) Esta es la forma moderna de soborno que puede afectar nuestra toma de decisiones. La única forma de superarlo es estar consciente de que existe.

* * *

Fiestas de Peregrinaje

Hacia el final de la parashá se presentan las leyes de la relación entre la humanidad y Dios.

Tres veces al año, los judíos deben peregrinar al Santo Templo en Jerusalem. (Durante Pesaj y Sukot por una semana y en Shavuot por un día). Estos son los momentos más ocupados del año para la economía agrícola (el tiempo de plantar, cosechar y acopiar el cultivo era exactamente en estas fechas), sin embargo, todos los varones adultos sanos dejaban sus familias y sus granjas para ir al Templo.

El crecimiento espiritual que experimentaban es inimaginable, pero el peligro de una invasión enemiga era muy tangible. Rodeados de enemigos desde que llegamos, ¿qué los detendría de atravesar las fronteras desprotegidas? (¿Recuerdan la guerra de Iom Kipur?)

Aún así, Dios promete que nadie va a codiciar nuestra tierra. A lo largo de un milenio, el pueblo judío confió en Dios y los varones acudieron al Templo en Jerusalem. ¡Ningún falso profeta habría inventado esto!

* * *

Cuidar Cashrut

La Torá dice: “No cocines al cabrito en la leche de su madre”. Estas palabras se encuentran tres veces en la Torá, representando 3 prohibiciones separadas.

    1. No cocinar carne y leche juntos.

    2. No comer carne cocinada con leche. (Sí, incluye las hamburguesas con queso ¡Oh no!).

    3. No tener ningún beneficio de carne cocinada con leche - incluso sin intención.

La razón por la que la Torá utiliza estas palabras “cabrito en la leche de su madre”, es para enseñarnos que a pesar de que la fuente principal de alimentación del cabrito es la leche de su madre, aún así es considerada una sustancia ajena y prohibida de mezclar. Ciertamente toda la otra leche tiene prohibición de ser cocinada con carne.

Las palabras específicas de la Torá limitan también la prohibición a leche casher (leche de la madre), y a carne casher (cabra, oveja y vaca) y sólo a los animales (excluyendo a las aves). La ley rabínica, sin embargo, prohíbe todos los tipos de carne e incluso carne mezclada (y no cocinada) con leche – dado que puede confundirse fácilmente con lo que sí está prohibido.

Pregunta: Dado que el tema principal de la parashá son las leyes entre las personas, ¿por qué termina la Torá con leyes entre la humanidad y Dios?

Respuesta: Cada sociedad a través de la historia humana que ha sido inmoral con Dios, pero ha tratado de forzar la justicia social entre las personas, ha fracasado. La única forma de ser una sociedad justa y de considerar al prójimo como un igual, es si todos somos “hijos del mismo Creador”. Si sólo somos “productos aleatorios” o resultado de la “supervivencia del más fuerte” entonces cualquier otra persona es una competencia que debe ser eliminada y la justicia social no se va a mantener. Muchos experimentos sociológicos han confirmado la veracidad de esto.

Publicado: 25/1/2011

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!