haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Recibe artículos y videos inspiradores
sobre Judaísmo, Israel y el Mundo Judío
Más de 45.000 Suscriptores




Bo(Éxodo 10:1-13:16)

Deja ir a mi pueblo

En los años 80’, el lema de la campaña para liberar a los judíos soviéticos provenía de esta parashá: “Deja ir a mi pueblo”, le dijo Moshé a Paró. Sin embargo, esa es tan sólo la primera parte de la frase que empleó Moshé. Él continuó: “Deja ir a mi pueblo… para que sirvan a Dios”. En otras palabras, déjalos ir para un determinado fin.

Para el pensamiento judío, la libertad no es intrínsicamente valiosa. Si un hombre es libre y utiliza su libertad para lastimar a otros, para abusar de su cuerpo con drogas o para desperdiciar su vida, ¿acaso tiene algún valor aquella libertad? Sería mejor que fuera un esclavo.

La libertad tiene valor solamente cuando está acompañada de un propósito. Sin un propósito, las personas no estarían más felices siendo libres que esclavas.

El estado moderno de Israel ha enfrentado múltiples desafíos existenciales a través de su historia: guerras, terrorismo, condenas de la ONU. Sin embargo, desde mi punto de vista, la mayor amenaza para Israel hoy en día no son ni Ahmadinejad ni Hamás. La mayor amenaza de Israel es la falta de propósito. Por lo menos un millón de israelíes han abandonado el país. Los jóvenes israelíes están desilusionados. El sucio negocio universal de la política es aparentemente similar en Israel. Hoy en día Estados Unidos es un lugar más seguro que en el pasado y los judíos allí gozan de una libertad sin precedentes. ¿Cuál es el propósito de Israel?

“Deja ir a Mi pueblo... para que sirvan a Dios”. La libertad debe incluir un propósito con sentido.

Y entre todas las naciones, que el pueblo judío carezca de sentido es sumamente irónico. Toda nuestra historia se ha remontado desde siempre a sueños de un mundo mejor y a luchar por ese fin. Desde el inicio del pueblo judío, el concepto de ser una “luz para las naciones” nos ha inspirado y guiado. Y lo hemos logrado. Los valores de nuestra Torá han influido al mundo entero.

Siempre hemos tenido un propósito, y éste sigue estando a nuestro alcance. Si tan sólo nos aferráramos a él. Que una persona se ahogue es trágico, pero que una persona se ahogue estando inmerso en unos pocos centímetros de agua y siendo que todo lo que necesita hacer es levantarse, es terriblemente trágico.

Eso es lo que ocurre con algunos judíos actualmente. Nos estamos ahogando porque los jóvenes judíos no logran encontrar sentido en el judaísmo. ¿Judaísmo sin sentido? Eso es ahogarse en unos centímetros de agua. Es tiempo de que nos levantemos. Y si tú ya estás levantado, entonces ayuda a alguien más a levantarse.

Publicado: 14/1/2013

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub
¡Inscríbete hoy!