haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 80.000 Suscriptores




Koraj(Números 16-18)

Arribando a la verdad

“Toda disputa que es en nombre del Cielo tiene resultados positivos y duraderos, pero toda disputa que no es en nombre del Cielo no tiene resultados ni positivos ni duraderos. ¿Qué clase de disputa fue en nombre del Cielo? La disputa entre Hilel y Shamai. ¿Qué disputa no fue en nombre del Cielo? La disputa de Kóraj y sus seguidores” (Avot 5:20).

Era de esperar que la Mishná dijera: “la discusión entre Kóraj y Moshé”, para traer un ejemplo paralelo a “la disputa entre Hilel y Shamai”. ¿Por qué omite la Mishná a Moshé, el contrincante de Kóraj?

Esta omisión nos enseña el significado de discutir sheló leshem Shamáim, ‘no en nombre del Cielo’. La discusión entre Hilel y Shamai fue en nombre del Cielo porque su único interés era descubrir la verdad, cualquiera que fuera. Ambos eran conscientes de que el mejor camino para descubrir la verdad es respetar al otro lado, escuchar su opinión y, luego, arribar juntos a la conclusión. “Vayan y razonemos juntos, dirá Hashem” (Yeshaiá 1:18). Cuando las personas de buena voluntad razonan juntas, poniendo su ego de lado en su búsqueda por arribar a la verdad, llegan a un entendimiento en común.

Kóraj y sus seguidores no estaban interesados en la verdad, sino en imponer sus intereses personales y ganar la discusión. Para ellos, el otro lado de la discusión era irrelevante, por lo que no estaban abiertos a escuchar un punto de vista diferente. Entonces, en esencia, no había otro lado, razón por la cual la Mishná no menciona a Moshé.

El poder de una flor

¿Cómo discutes con alguien que no está interesado en oír tu lado? Examinemos cómo se puso fin a la rebelión de Kóraj, demostrando definitivamente qué posición es la correcta.

Después de que Moshé, mediante el diálogo, no logró convencer a Kóraj y a sus seguidores principales de que estaban equivocados, reunió a todo el pueblo y anunció la primera parte de su prueba doble para determinar quién tenía razón: “Tomen para ustedes incensarios, Kóraj y toda su asamblea, y pongan fuego dentro de ellas, y sobre ellos pongan sahumerio ante Hashem mañana. Luego, el hombre a quien Hashem elegirá, él es el consagrado” (Bamidbar 16:6-7). Luego Moshé presentó su reto final, anunciando audazmente la segunda parte de la prueba, que eliminaría toda duda: “Si ellos mueren como la muerte de todos los hombres, entonces no es Hashem quien me ha enviado. Pero si Hashem crea un fenómeno, y la tierra abre su boca y los traga a ellos y a todo lo que es suyo, entonces descenderán vivos al inframundo y sabrán que estos hombres han provocado a Hashem (ibíd. 16:29, 30).

Apenas Moshé terminó de hablar, Hashem obedeció realizando un milagro sin precedentes: la tierra abrió su boca y se tragó vivos a Kóraj y a su familia. Esto fue seguido por un fuego que bajó del cielo y quemó a los 250 hombres. Uno pensaría que es una presentación muy convincente, pero la Torá nos dice lo contrario.

Al día siguiente, la nación se quejó ante Moshé y Aharón: “¡Han matado al pueblo de Hashem!” (17:6). “¡Asesinos!”. El pueblo no está convencido de la verdad respecto a la posición de Moshé, y la furia de Hashem se desata, matando a 14.000 judíos, hasta que Aharón hace expiación por el pueblo mediante una ofrenda de incienso.

¿Qué fue lo que resolvió el conflicto y convenció finalmente al pueblo judío de que Moshé estaba siguiendo las órdenes de Hashem, y que no había sido nepotista al elegir a su hermano Aharón como el Kohén Gadol? La prueba final, ordenada por Hashem, fue que cada tribu pusiera en el Óhel Moed una vara con el nombre de su líder. Al día siguiente, la vara de Aharón floreció. Esto confirmó el correcto nombramiento de Aharón como Kohén Gadol y satisfizo a la nación.

¿Cómo puede ser que el increíble milagro de la tierra abriéndose y matando a Kóraj, seguido del milagro del fuego celestial que mató a 250 hombres, no convenció al pueblo judío, pero una vara que floreció de la noche a la mañana logró hacerlo? ¿Por qué la demostración más poderosa de la veracidad de la posición de Moshé no los convenció, mientras que el segundo milagro, uno mucho menor, fue suficientemente convincente para resolver la situación?

En la primera parte, Moshé se enfrentó a Kóraj y a sus seguidores, junto a la nación, y les dijo: “Están equivocados, ¡y se los demostraré!”. Esta actitud puso al pueblo a la defensiva e hizo que se aferraran a su posición. Más allá de lo poderoso que haya sido el milagro, no estaban dispuestos a escuchar. La situación se volvió una batalla de egos.

Si deseas resolver una diferencia de opinión y mostrarle a la gente que está equivocada, no los desafíes. Hacerlo sólo encenderá sus egos. En cambio, invítalos a razonar juntos y considera la evidencia sin tratar de demostrar que están equivocados. Cuando la gente es objetiva y quiere saber la verdad, un poco de evidencia es convincente. Una vara que florece es suficiente.

La discusión no sólo fue resuelta después de esa prueba, sino que todos fueron a casa sintiéndose ganadores. El pasuk dice: “Y Moshé trajo todas las varas de delante de Hashem a los hijos de Israel, y vieron y cada hombre tomó su vara” (17:24). Cada hombre llevó su vara a casa, a pesar de que las de ellos no florecieron, porque no les molestaba no haber sido elegidos. De hecho, estaban orgullosos de ser parte del proceso que estableció a Aharón como Cohén Gadol. No hubo perdedores, cada vara significó ser parte de un bien mayor y se convirtió en un valioso tesoro que representó un momento que jamás olvidarían.

20/6/2017

¡Da Tzedaká! Ayuda a AishLatino.com a crear
inspiradores artículos,videos y blogs que enseñan la sabiduría judía.
 

Envía tu comentario:

  • ¿Mostrar mi nombre?

  • Tu dirección de correo se mantendrá en privado. Nuestro editor la necesita en caso que tengamos alguna pregunta sobre tu comentario.


  • * Campo obligatorio 2000
Ingresar Comentario
stub