En esta parashá aparecen tres de las Diez Plagas. El número tres queda aludido en el nombre de la parashá, Bo (en hebreo se escribe bet, alef), que tiene el valor numérico de tres.

Los tríos aparecen en toda la Torá, el Talmud y la literatura sagrada, además de ser una parte fundamental de la creación. Pirkei Avot nos enseña que el universo se sustenta sobre tres cosas: la Torá, el servicio Divino y los actos de bondad. Así como una banqueta en esencia necesita tres patas para mantenerse de pie, así también estos tres pilares forman parte de todo lo que existe.

***

TRES GRUPOS DE DIEZ

En el comienzo de Génesis, Dios creó el universo con un grupo de diez declaraciones: Y Dios dijo ‘Que haya luz’" (Génesis 1:3). Por supuesto, no eran necesarias diez declaraciones. Dios no necesitaba crear al universo en etapas y tampoco estaba obligado a utilizar la metáfora del habla.

La razón de las diez declaraciones es que los tres pilares de la existencia se ramifican en diez principios o emanaciones fundamentales de lo Infinito. Dios es infinito, no tiene ni partes ni divisiones, pero nosotros somos finitos y nos conectamos a Él a través de diferentes conductos. Esos conductos se reducen a 10 ideas, y esas 10 ideas se construyen sobre los tres pilares.

Cada uno de los tres grupos principales de “diez” de la Torá está construido de manera similar.

El segundo de los tres grupos de “diez” es el de las Diez Plagas de Egipto. El tercer grupo es el de los Diez Mandamientos.

Si lo analizamos detenidamente veremos que cada "10" y cada "3" se multiplican unos con otros. Los cabalistas examinan estos múltiplos y notan que continúan indefinidamente. Dentro de cada grupo de 10 encontramos tres y de cada trío emanan 10 unidades, y así sucesivamente.

1) Diez declaraciones de la Creación

2) Diez plagas de Egipto

3) Diez Mandamientos

Si, como dijimos, cada trío está basado en los tres pilares de la creación, entonces esos tres grupos de 10 son expresiones de Torá, servicio Divino y bondad. Otra forma en que los Sabios se refieren a los tres pilares es: armonía, justicia y amor.

  • Bondad es amor

  • Servicio Divino es lo mismo que justicia; ambos se relacionan con la fortaleza interior y el control

  • La Torá es la fuente de armonía, porque el universo tiene fuerzas opuestas y la Torá nos enseña cómo armonizarlas

Ahora podemos intentar vincular los tres grupos de 10 a los tres pilares.

***

TORÁ = ARMONÍA

Vincular los Diez Mandamientos con la Torá es fácil. Los Mandamientos son la parte fundamental de la Torá, y los Diez Mandamientos son la raíz de las 613 mitzvot.

Los mandamientos ayudan a que haya armonía en el mundo. Cuando transgredimos los mandamientos (por ejemplo, “no mentirás”, “no robarás”, “no asesinarás”, etc.) creamos una falta de armonía en la sociedad.

De forma similar, cada individuo tiene deseos que deben canalizarse de la manera correcta. De no ser así, el individuo sufrirá una falta de armonía interior. Para cada deseo hay un mandamiento que nos ayuda a entender y canalizar ese deseo.

***

SERVICIO DIVINO = JUSTICIA

Cada plaga tuvo un propósito dual. Por un lado, fue un milagro, un acto de Dios que trascendió las leyes naturales para demostrar la autoridad del Ser Supremo. Por otro lado, fue un castigo a los egipcios por la forma en que oprimieron y torturaron a los israelitas.

***

BONDAD = AMOR

A primera vista, es posible que no sea obvia la conexión entre las Diez Declaraciones de la creación y el amor. “Amor” no es uno de los nombres de Dios. Poner un rótulo a Dios es un error; es imposible poner un nombre a lo infinito. Una definición sirve para limitar al objeto. Lo infinito se escapa de toda definición. Sin embargo, sabemos que Dios nos ama. Él nos lo dice de muchas formas diferentes.

El universo está construido con amor. Ese es el punto de partida. Si Dios es infinito, entonces Él no necesita nada. No está aburrido consigo mismo, es infinito. No está solo, es infinito. Si eligió crearnos, sólo puede haberlo hecho por nuestro propio bien, ya que Él no necesita nada. Por lo tanto, todo lo que existe se considera alguna forma de bondad o beneficio para la humanidad.

***

TRÍOS POR TODOS LADOS

Si bien no podemos ver a Dios, podemos llegar a entenderlo a través de Su creación. Si eres observador, encontrarás otros ejemplos de tríos en el mundo, y puedes tratar de entender cómo se relacionan con alguno de los tres pilares. Es como un diamante que tiene diferentes facetas.

Busca a Dios, y Lo encontrarás en todos lados.

***

Ejercicio espiritual:

Examina tu vida y pregúntate si te sientes en armonía. Si existe un desequilibrio, debes fortalecer tus tres pilares. Descubre qué pilar debes reparar con mayor urgencia y haz un plan para hacerlo.