haz clic aquí para ir al comienzo del artículo
Únete a Nuestro Newsletter

Te invitamos a ver el mundo desde una
perspectiva judía. Inscríbete al newsletter.
Más de 70.000 Suscriptores




¿Por qué Rezar?

¿Por qué rezamos? ¿Acaso no sabe Dios lo que es bueno para nosotros? ¿No sabe Él lo que necesitamos? ¿Estamos de alguna manera intentando “convencer” a Dios de la justicia de nuestra causa?

Lo que cambia a través de los rezos no es la “opinión” de Dios. Lo que cambia a través de los rezos es “nosotros”. Al reconocer la fuente de todas nuestras bendiciones – nuestro sustento, nuestra salud, nuestro éxito, nuestra mera existencia – nos trasladamos a un nivel espiritual más alto. Nos elevamos al acercarnos más a Dios. Y a través de este acto de elevación, nos hacemos más “apropiados” para recibir aquellas cosas por las que hemos rezado tanto. Habiendo crecido a través del rezo, ahora podemos utilizar nuestros regalos de forma más adecuada para perfeccionarnos a nosotros mismos y al mundo a nuestro alrededor.

Las personas a menudo creen erróneamente que solamente deberían rezar por las “Cosas Grandes” como salud y vida. Ellos no quieren “molestar” a Dios con cosas pequeñas.

Este es un doble error. Primero, Dios es infinito. Él tiene la capacidad de tener una relación individual con cada ser humano en el planeta. Dios desea nuestros rezos porque Él quiere otorgarnos bendiciones. Él solamente quiere nuestro bien – lo cual es sacar el mejor provecho de nuestras vidas. El rezo es una forma en la que maximizamos nuestro potencial al acercarnos más a Dios.

Segundo, si queremos pedir por las “Cosas Grandes” adecuadamente, entonces necesitamos los conocimientos y la práctica de cómo rezar. Cada rezo nos pone en contacto con Dios.

Los rezos son más efectivos cuando están combinados con esfuerzo. Vivimos en un mundo de “hacer”. Los rezos nos ayudan a concentrarnos en lo que tenemos que hacer para tener éxito. Solamente para un individuo muy santo, el rezo puede ser suficiente.

¿Dios responde nuestros rezos? ¡Sin duda! A veces la respuesta es “Sí” y a veces es “No”. Y cualquiera sea la respuesta de Dios, siempre es aquello que es mejor para nosotros.

 


 

Rezo para Buena Salud

Bendito eres Tú Señor, Dios nuestro,
Rey del Universo,
Que creaste al hombre con sabiduría
Y creaste dentro de él muchas aberturas y cavidades.

Es obvio y sabido ante Tú Trono de Gloria
Que si uno de ellos se rompiera,
O uno de ellos se obstruyera
Seria imposible sobrevivir y pararse ante Ti.

Que en mérito de mi apreciación por Tus asombrosas obras,
Me concedas buena salud y larga vida.

 


 

Rezo por los Enfermos

Dios, Amo del Universo,
Dios mío y Dios de mis antepasados:

Que sea Tú voluntad que envíes rápidamente
una recuperación completa del cielo.
una curación del cuerpo y una
curación del espíritu a:

[el nombre de la persona]
hijo/hija de
[el nombre de la madre de la persona]

De entre todos los enfermos de
los hijos de Israel.

 


 

Rezo por el Sustento

Eres Tú, Señor nuestro Dios,
Quien nutre, sustenta y mantiene
a cada criatura viviente.

Provéeme con la asignación de pan,
y envía sustento para mí
y para todos los miembros de mi familia
antes de que sienta una necesidad.

Que seamos mantenidos
con satisfacción y no con dolor,
de forma permitida y no prohibida,
con honor y no con vergüenza,
para vida y para paz.

Que seamos mantenidos
del flujo de bendiciones y éxito,
y del flujo del manantial Celestial,
para que pueda hacer Tú voluntad,
ocuparme con Tú Torá,
y cumplir Tus mandamientos.

Hazme independiente de la generosidad de otras personas.
Y que pueda cumplirse en mí el verso que dice, “Tú abres Tú mano y satisfaces el deseo de cada ser viviente” (Salmos 145:16).
Y también el verso que dice,
“Arroja tu carga a Dios Y Él te mantendrá” (Salmos 55:23).

 


 

Una Petición Personal

Dios, Amo del Universo,
Quien me ha dado mi vida, mi salud,
mi familia, mis amigos y
mi potencial para desarrollarme como ser humano –
para crecer y para acercarme a Ti,
Por favor –

(Pide aquí por todas tus necesidades)

Gracias Dios,
por esto y por todo lo que Tú me has dado.

 


 

Rezo de Gratitud

Salmo 100

Llama a Dios
¡Todos en la tierra!
Sirve a Dios con regocijo.
¡Ven ante Él con alegres canciones!

Reconoce que el Todopoderoso, Él es Dios.
Él es quien nos hizo y somos de Él,
Su pueblo y las ovejas de su pradera.

Entra por Sus portones con agradecimiento.
Entra a Sus palacios con alabanza.
Dale gracias a Él, bendito sea Su nombre.

Dios es bueno
Su cariño perdura por siempre.
Y Su fidelidad continúa
De generación en generación.

 


 

Rezo para un Parto Fácil

Señor del Universo, te agradezco por Tu gracia al concederme este embarazo.

Que sea Tú voluntad, Oh Dios, Dios nuestro, y Dios de nuestros antepasados, que Tengas piedad ante todas las mujeres de Tu pueblo que están dando a luz, y específicamente ante:

(El nombre de la mujer y el nombre de su madre)

No permitas que ninguna enfermedad o imperfección afecten a la madre. En el momento en que ella esté dando a luz, que Tú puedas apurar el trabajo de parto, para que ella pueda dar a luz fácilmente y sin dolor o sufrimiento.

En el mérito de nuestras santas matriarcas – Sara, Rivka, Rajel y Lea – que el bebé esté completo en todos sus miembros y sentidos. Que el bebé llegue a una vida pacífica, en un buen momento y con buena fortuna.

Que ella pueda expulsar la placenta en el momento apropiado, y que ella pueda estar sana y bien para Tú servicio.

Que consideres nuestros rezos, y respondas nuestra súplica. Porque Tú eres misericordioso y Tú escuchas los rezos de cada boca. Que las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón sean agradables ante Ti, oh Dios, mi Roca y mi Redentor.

 


 

Rezo para un Viaje Seguro

Que sea Tú voluntad, Dios, que nos conduzcas hacia la paz, y nos hagas llegar a nuestro destino deseado en vida, alegría y paz.

Que nos rescates de la mano de cada enemigo, emboscada, bandido y animales malvados en el camino, y de todas las formas de castigo que se reúnen para venir a la tierra.

Que nos envíes bendición en todo nuestro trabajo, y nos concedas gracia, bondad y misericordia en Tus ojos y en los ojos de todos aquellos que nos ven.

Que escuches el sonido de nuestra súplica, porque Tú eres Dios quien escucha los rezos.

 


 

Rezo por el Pueblo Judío

Que Él, que bendijo a nuestros patriarcas
Abraham, Itzjak y Yaakov,
Bendiga a cada santa congregación,
A los hombres, mujeres, hijos e hijas
Y todo lo que es de ellos.

Quiera Él bendecir a todos aquellos quienes
Dedican sinagogas para rezar
Y todos aquellos que ingresan en ellas para rezar,
Aquellos que proveen lámparas de iluminación,
Vino para Kidush y Havdalá,
Pan para los invitados, caridad para los pobres,
Y todos quienes fielmente
trabajan por las necesidades de la comunidad.

Que Dios los recompense
Y retire de ellos todas las aflicciones.
Que Él cure sus cuerpos,
Perdone sus errores,
Y Les envíe bendiciones y éxito
En todos sus esfuerzos,
Junto con todo el pueblo judío.

 


 

“Shemá Israel”

“Escucha Oh Israel”

El Shemá es la “promesa de lealtad” nacional judía – el testimonio de la creencia en Un Dios. Tradicionalmente, es dicho tres veces al día – mañana, noche, y antes de irse a dormir. Cuando llega el momento de dejar este mundo, el judío aspira a que el Shemá sean las palabras de despedida en sus labios – una afirmación final de creencia, confianza y amor a Dios.

Escucha, Oh Israel, el Señor es nuestro Dios, El Señor es Uno.

Bendito es el nombre de Su glorioso reino
Por siempre jamás.

Y amarás al Señor tu Dios,
Con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todas tus posesiones.
Y estas palabras que te ordeno en este día estarán sobre tu corazón.

Y las enseñarás a tus hijos
Y hablarás de ellas cuando estés en tu casa,
Cuando camines por el camino,
Cuando te acuestes y cuando te levantes.

Y las atarás como signo sobre tu mano
Y serán Tefilín entre tus ojos.
Y las escribirás
En las puertas de tus casas
Y de tus ciudades.

 


 

Transliteración:

Shemá Israel, Ado-nai Elo-heinu, Ado-nai Ejad.
Baruj shem kevod maljutó le-olam va-ed

Ve-ahav-ta et Ado-nai Elo-heja
Be-jol le-vav-ja u-ve-jol naf-shejá u-ve-jol me-odeja
Ve-haiú ha-devarim ha-ele
Asher anojí me-tzavejá ha-iom al le-vaveja
Ve-shi-nantam le-vaneja ve-di-barta bam
Be-shiv-tejá be-vei-teja u-ve-lej-tejá va-derej
u-ve-shaj-bejá u-ve-ku-meja
uk-shartam le-ot al ya-deja
ve-haiú le-to-ta-fot bein ei-neja
uj-tav-tam al me-zu-zot bei-teja, u-vi-shaareja