Me encontré con Zvi Suchet a las 10 de la mañana y se lo veía muy cansado. "No dormí toda la noche", me explicó. "Tenía una imagen en mi mente y no podía detenerme hasta darle vida. La verdad es que te hubiera contado la misma historia si nos hubiésemos encontrado cualquier día de la última semana". A pesar del cansancio, los ojos de Zvi brillan con pasión cuando me muestra su última obra (una escena de tres rabinos en un bosque oscuro, discutiendo intensamente mientras sostienen delicadamente una nube, en el fondo vuelan los clásicos pájaros negros de Zvi.

En sólo 6 meses, Zvi no sólo creó su primera colección de 40 obras, sino que causó revuelo en el mundo del arte internacional con su "realismo mágico judío", un estilo que de acuerdo con la destacada especialista en arte de Israel, Avital Lang, es "completamente único en su estilo y tema, una visión renovada de un tema milenario".

Zvi nació en Cape Town, Sudáfrica, y trabajó como fotógrafo profesional desde que publicó su primer libro a los 12 años. El libro mostró el alto nivel técnico de sus fotografías de estampillas israelíes y en 1992 fue incluido en la Colección Permanente del Museo Smithsoniano. Desde entonces, con el nombre de Marc Hoberman, publicó más de 40 libros. Él es también el fundador de HOBERMAN, una editorial de renombre internacional que produce lujosos libros fotográficos.

Zvi Suchet

A comienzos del 2019, Zvi decidió embarcarse en una travesía creativa para crear una colección de arte y compartir con el mundo sus "visiones". "Cuando era pequeño tenía una mente muy visual. Durante las plegarias matutinas en la escuela, me encantaba imaginar toda clase de escenas. Una vez escuché la historia de un niño pequeño que llegó por primera vez a la sinagoga. Él venía de un pueblo muy pobre y no sabía leer. Entonces en vez de rezar, recitó el alef-bet, que era todo lo que sabía. Los congregantes se rieron de él, pero el rabino explicó que Dios transformaría sus letras en plegarias. Realmente me conecté con eso y espero que Hashem acepte mis "visiones" como mi forma de plegaria sincera". Después de trabajar más de 20 años en su arte, Zvi finalmente sintió que adquirió las habilidades necesarias para poner esas "plegarias" en papel para compartirlas e inspirar a otros.

Para producir estas complejas escenas, Zvi usa una mezcla de fotografía y "foto-ilustración" digital. Zvi viene de una familia tradicional y pasó largas noches en su estudio para producir cada pieza. "Me fascina la profundidad del Talmud, todo tiene un camino ilimitado de pensamientos, discusiones y significado. Cada día investigo más y le llevo mis preguntas a mi rabino para que las discutan al día siguiente. A través de este proyecto tuve la suerte de reencontrarme con mi judaísmo. Me gusta pensar que de esta manera Dios respondió a las plegarias de mi infancia".

Para descubrir más sobre Zvi y ver sus videos sobre el simbolismo de cada pieza, puedes visitar www.zvisuchet.com

Imágenes con comentarios de Zvi Suchet:

La discusión

Para mí, uno de los elementos favoritos del judaísmo es la apertura y el aliento a la discusión y el debate. Quien lee textos judíos no lee simplemente las palabras impresas en una página. El lector es una pieza activa en la página y con la página, tiene voz dentro de la conversación. Valoro mucho esta cultura singular e inclusiva, la vista y los sonidos del debate judío son hermosos y nos conectan con lo que sin duda es la conversación más larga de la historia.

 

El portal radiante

Mi deseo es mostrar la vida de un hombre judío con una sola imagen. Siguiendo su camino tradicional, la imagen muestra tanto su herencia como su futuro. Coloqué la letra shin sobre el marco de la puerta porque en mi camino por la vida siempre busqué la mágica letra 21 del alef-bet. Es una imagen increíblemente poderosa que tiene un significado infinito. Los tres brazos de la shin pueden interpretarse como las tres dimensiones generales de un ser humano: Keter (voluntad y placer), el intelecto y las emociones. Simultáneamente, los tres brazos de la shin pueden significar los tres pilares que sostienen el mundo: el estudio de la Torá, la plegaria y los buenos actos. Visualmente, la letra misma se ve como una corona. Yo creo que el judaísmo nos da a cada uno su corona: vivir nuestras vidas con la responsabilidad de un rey.

 

El rabino de Port Louis

Esta obra está dedicada a Rav Moshé Silberhaft, el legendario "Rabino itinerante" de Sudáfrica. Rav Silberhaft es famoso como el rabino que tiene "la mayor congregación del mundo, pero no en números". Él cubre un área de 15.000 metros cuadrados que abarca 13 países desde el Sur de África en el Congo, Uganda, Kenia en el norte y las islas de Madagascar y Mauricio en el Océano Índico. Desde circuncisiones y bar-bat mitzvot a casamientos y funerales, el "Rabino itinerante" impacta en gran medida las vidas judías en comunidades lejanas y casi no existentes. Yo decidí titular esta obra con el nombre de la región de Port Louis en la isla de Mauricio, de donde es originaria mi esposa Sará.

 

Adom Adam Adamá

Durante las plegarias, a menudo me imagino estar rodeado del color rojo. El color rojo (adom) es el color de la sangre y simbólicamente esta ligado a la vida y a la vitalidad. En hebreo, la palabra para sangre es dam, que deriva de la misma raíz que la palabra Adam (hombre) y adamá (tierra). El color rojo también se menciona en muchas instancias en la Torá, desde la vaca bermeja a la tez de Esav cuando nació, incluso el potaje que preparó Iaakov. Quise mostrar la envoltura roja de la plegaria y decidí hacerlo con un árbol alto con hojas rojas. Por supuesto que también los árboles tienen mucho simbolismo dentro del judaísmo. Aquí los árboles se elevan por encima del hombre que reza, representando el inmenso conocimiento que le aguarda.

 

Yo los porté

"Ustedes vieron lo que Yo hice a Egipto, y que Yo los porté sobre alas de águila y los traje a Mí" (Éxodo 19:4)

Aunque siempre me imaginé a un águila magnífica, leí un poco más y descubrí una popular interpretación respecto a que el "nesher" de la Biblia es bastante similar al buitre leopardo, Gyp fulvus. Esta es la mayor ave carnívora de Israel, sus alas extendidas a veces llegan a ocupar más de 3 metros. La imagen de un buitre en vez de un águila me resultó visualmente muy emocionante. Como fotógrafo de vida salvaje, los buitres siempre me parecieron hermosos y sorprendentemente poderosos cuando están a pleno vuelo. Puedo imaginar las amplias alas extendidas del buitre protegiendo afectuosamente a los hijos de Dios.

 

Los judíos de Vilna

Como la mayoría de los judíos de mi comunidad de Sudáfrica, yo también puedo rastrear mi linaje en las tierras de Europa Oriental. Mis tatarabuelos eran de Vilna, Lituania, pero se vieron obligados a huir de allí por las persecuciones. Lamentablemente tengo poca información adicional sobre sus vidas. Sólo puedo usar mi imaginación para recrear cómo debe haber sido su vida. Como era de esperar, gran parte de los cuentos populares judíos de esa parte del mundo se centran en la oscuridad del invierno. Pienso en esos fríos y amargos inviernos y lo difícil que debe haber sido espiritualmente para ellos, algo tan lejano a mi propia experiencia bajo el sol de Sudáfrica. La Torá menciona muchas veces la nieve, a menudo como una metáfora de la pureza. El Maharal de Praga, Rav Iehudá Loew, habló de la nieve como un "recipiente de luz espiritual en los días más oscuros del año". Al pensar cómo quería representar la nieve de Vilna, pensé en la palabra hebrea para nieve, sheleg, cuyo valor numérico es 333, igual que la palabra shejijá que significa olvido. Puedo imaginar la nieve como una blancura que envuelve todo, una ausencia total de color, textura y sonido. Puedo imaginar la pequeña imagen de mi tatarabuelo sobre ese paisaje desolado, y cuán increíblemente importante debe haber sido para él el Talmud, la luz que lo guiaba.

 

Los niños de Shabat

Aunque Shabat es un momento mágico para todas las edades, me parece que es especialmente encantador para los niños. A mí me emocionaba particularmente poder participar en la celebración semanal con los adultos. Sentarme al lado de la mesa con las velas encendidas, rodeado de las emocionantes conversaciones adultas, me hacía sentir "grande" e incluido en el mundo de adulto. Aquí representé los tres "rostros" del Shabat tal como yo lo recuerdo: el asombro, el estudio y la imaginación. La imagen de los pájaros (algo que uso habitualmente) tiene un doble simbolismo: espiritualmente representan el alma y un vínculo con nuestro pasado, presente y futuro. Visualmente, el movimiento borroso de los pájaros sugiere un momento tranquilo, "atrapado". Uso imágenes de palomas (ioná) porque eran las únicas aves domesticadas entre los israelitas, por lo que para mí forman parte de la historia visual judía.


Para más información, visita el sitio web de Zvi en www.zvisuchet.com