P: Estoy pensando en darles a mis trabajadores un incentivo, pagándoles de acuerdo a su producción. ¿El judaísmo tiene alguna enseñanza al respecto?

R: Pagarle a los trabajadores de acuerdo a la producción puede ser un modo efectivo de aumentar el esfuerzo, y también puede tener consecuencias éticas positivas, porque los trabajadores que son más productivos tienen la posibilidad de beneficiarse personalmente. Pero también puede presentar muchos conflictos éticos. A saber:

  • El rendimiento de los trabajadores puede sufrir por razones que están fuera de su control;
  • Los trabajadores pueden acabar privilegiando su propio resultado por sobre el de sus colegas, creando así una competencia destructiva dentro de la organización;
  • Los trabajadores pueden acabar privilegiando la producción por sobre la calidad, conduciendo a la disminución en la calidad de la producción;
  • Los trabajadores pueden acabar privilegiando la producción de hoy por sobre la de mañana, escatimando en mantenimiento, etc., para conseguir bonificaciones a corto plazo.

En esta ocasión, y en las próximas semanas, veremos cómo algunas de estas cuestiones están reflejadas en discusiones Talmúdicas, y sugeriremos cómo esas discusiones pueden inspirar sistemas de compensación éticos en el ambiente laboral actual.

“El pago en base a la producción” puede inducir a resultados más justos porque los trabajadores, cuando son menos aplicados, reciben menores ingresos. Pero este sistema también puede producir resultados menos justos, porque puede que los trabajadores reciban salarios más magros debido a circunstancias de fuerza mayor. Un muy conocido pasaje Talmúdico se relaciona con esta realidad:

    Cargadores del puerto contratados por Raba bar bar Jana rompieron [accidentalmente] un barril de vino. Él tomó sus abrigos [como seguro por los daños causados]. Ellos se presentaron ante Rav [el juez]. Rav le dijo que les devolviera sus abrigos. Él preguntó: “¿esa es la ley?”. Rav dijo: “Si, como está escrito (Proverbios 2:20): ‘Para que vayas por los caminos del bien’. Él les dio sus abrigos. [Entonces] ellos le dijeron, “somos pobres y trabajamos todo el día y estamos hambrientos y no tenemos nada”. [Rav] le dijo a [Raba]: “dales sus salarios”. Él preguntó: “¡¿esa es la ley?!”. Rav dijo: “Sí, como está escrito (Proverbios 2:20): ‘Y mantén los caminos de la rectitud’” (1).

Los comentaristas explican que la rotura fue un accidente casi inevitable. Si bien Raba bar bar Jana técnicamente tenía derecho a exigir los daños, el juez Rav consideró que este fallo era injusto y exigió que Raba hiciera lo que debía, y le pagara a los trabajadores sus salarios (las instrucciones de Rav no necesariamente fueron un dictamen judicial formal).

En base a este caso Talmúdico, podemos decir que mientras que no hay un impedimento legal formal para ‘el pago de acuerdo a la producción’, deberíamos considerar la dificultad ética que implica privarle a alguien de su pago debido a circunstancias de fuerza mayor.

La segunda consideración es el fracaso del trabajo en equipo debido a la lucha y a la competencia interna. Este problema también es mencionado en el Talmud:

    Al principio, cualquier Cohen que quería realizar el servicio de remover [los restos de las cenizas de] el Altar lo podía hacer. Si había muchos que querían, debían correr y subir la rampa [hasta el Altar]. Quien precediera a su compañero por cuatro pasos, ganaba… Ocurrió una vez que dos iban empatando a medida que subían corriendo por la rampa y uno empujó al otro, el cual se cayó y se fracturó una pierna. Una vez que el tribunal vio que esto conducía al peligro, legisló que la selección sólo sería hecha mediante sorteo (2).

Una vez más, esta fuente no muestra la existencia de ningún impedimento legal para la competencia interna. Pero nos recuerda que siempre que establecemos una competencia para estimular una conducta positiva –en este caso, que los candidatos tengan que demostrar su entusiasmo por la realización del servicio del Templo- establecemos también una conducta negativa –en este caso, una persona empujando a su rival y causando daño.

La semana que viene continuaremos con algunas otras potenciales desventajas éticas del ‘pago de acuerdo a la producción’.

FUENTES: (1) Talmud Babilónico, Baba Metzía 83 a. (2) Talmud Babilónico Yomá 22 a.