Pregunta: Familiares nos han regalado dinero para nuestro hijo recién nacido. Algunos de ellos nos han dicho que pongamos el dinero en una cuenta de ahorro para él, pero la verdad es que necesitamos el dinero ahora mismo, ¿podemos utilizarlo?

 Respuesta: La ley judía, como la ley secular, reconoce límites estrictos sobre los derechos de propiedad de niños menores. Por ejemplo, la Mishná establece que si un niño pequeño encuentra un objeto perdido, el objeto no pertenece a él, sino al padre. El Talmud explica que la razón es que los padres no deben resentir el enriquecimiento del niño, al mismo tiempo que son llamados a soportar los grandes gastos de la crianza. (1) Los comentaristas agregan que el mismo razonamiento se aplica también a los regalos – normalmente, los regalos dados a los niños pasan a la potestad de los padres, mientras la manutención del niño siga a cargo del padre. (2)

 Se deduce de aquí, que si los miembros de la familia han mencionado la cuenta bancaria como una simple recomendación y no como una estipulación, se puede utilizar sin ningún problema el dinero para necesidades domésticas.

 Sin embargo, también existe la posibilidad de que la idea de poner el dinero en una cuenta bancaria fuera una disposición real del donante. Por supuesto, los niños no tienen cuentas bancarias, pero la idea sería poner el dinero en un fideicomiso para el joven, con el padre como administrador. La ley judía reconoce igualmente la idea de un administrador de los bienes de los hijos menores, por lo general esto es necesario si el padre está muerto, desaparecido o incompetente, pero no hay ninguna razón fundamental para que los padres no puedan ser también administradores. Si en realidad hubo una estipulación, entonces el dinero no les pertenece a ustedes.

 Sin embargo, incluso en este caso hay cierta flexibilidad. Un administrador de un menor de edad debe desembolsar el dinero según el interés y lo que sea mejor para el niño. A veces, esto también significa gastar dinero en el administrador, por ejemplo, el Talmud enseña que si el administrador necesita comprar ropa bonita para lograr una buena impresión en los demás cuando se está negociando los intereses a su cargo, entonces, puede tomar dinero del fideicomiso. (3)

 Así que si "realmente necesitan utilizar el dinero ahora", como ustedes plantean, para los gastos básicos del hogar que son necesarios para el niño, esto debería ser aceptable, incluso si el donante establece que el dinero debe ser guardado para el niño.

 Me parece que si la idea de la cuenta de ahorro es una disposición real o sólo una sugerencia, el curso de acción debe ser el mismo. Lo ideal es que el dinero debe ser guardado para el niño, pero si es necesario para los gastos domésticos vitales que beneficien al niño, entonces la cantidad tomada de la donación deberá ser cuidadosamente documentada de manera que pueda ser devuelta al niño una vez que la situación financiera del hogar se estabilice.

 Sería ideal, por supuesto, obtener el permiso explícito del donante, pero puede ser desagradable discutir esta situación, por no mencionar el revelar a extraños que la situación financiera de ustedes no es buena.

 FUENTES: (1) Talmud de Babilonia Bava Metzia 12a-b. (2) Nimukei Yosef comentario (3) Talmud de Babilonia Gitin 52B