En el mundo actual, la perfección se ha convertido en el nuevo estándar. Es fácil olvidar cuán inalcanzable es la perfección en realidad. Esta lucha está presente especialmente en la vida de las mujeres adolescentes. Nunca nos sentimos lo suficientemente perfectas. Ya sea en cómo nos vemos, los talentos que poseemos o no poseemos, los amigos que tenemos o no tenemos, la necesidad de transformarnos a nosotras mismas hasta que encajemos; la presión siempre está allí.

Y mientras nadamos a través de estas aguas tumultuosas, de alguna manera, se supone que debemos encontrar nuestro camino hasta la costa, sin la ayuda de nadie.

Sin embargo, nosotras miramos a nuestro alrededor y vimos que no estábamos solas en nuestra lucha con la imagen corporal y la autoestima, y quisimos hacer algo al respecto. Así que lanzamos www.imaoneandonly.org, un sitio web (en inglés) donde las adolescentes pueden compartir sus pensamientos, sentimientos, temores y triunfos. Ellas pueden hacer preguntas a sus compañeras y a profesionales. Pueden encontrar hombros para apoyarse y oídos que escuchan. Escribimos una lista de 101 maneras en las que una mujer puede sentirse bien consigo misma, diferentes consejos que se pueden implementar en la vida cotidiana tanto de mujeres adolescentes como adultas. Nos gustaría compartir 50 de ellas contigo:

  1. Acepta los cumplidos con una sonrisa y un “gracias”.

  1. Haz lo que te guste, independientemente de si eres buena en ello o no.

  1. Durante el transcurso del día, cuando hagas algo de lo cual puedes estar orgullosa, aunque sea algo pequeño, detente a pensar en ello. Recuerda que tú eres buena para ciertas cosas.

  1. Sé amable con las personas que te rodean.

  1. ¡Mantente en forma!

  1. Sé fiel a tus valores personales, así como a los valores judíos.

  1. ¡Desafíate a ti misma!

  1. Cuando logres algo, compártelo con el mundo.

  1. Tienes que estar dispuesta a reírte de ti misma.

  1. ¡Reza!

  1. Anda por la vida con confianza y seguridad.

  1. Nunca digas nunca.

  1. Disfruta de vez en cuando.

  1. Identifica la fuente de tu ira.

  1. ¡El sarcasmo daña! Así como tu madre solía decir: “Si no puedes pensar en nada bueno para decir, entonces mejor no digas nada”.

  1. Únete a un equipo.

  1. Encuentra un poco de música alegre, que te levante el ánimo y sal a caminar con tus auriculares.

  1. Enfrenta un miedo.

  1. Rodéate de gente positiva.

  1. Reconoce que como ser humano tú capacidad es limitada, y por lo tanto, no puedes lograr todo.

  1. Llora si quieres.

  1. Desarrolla una buena ética de trabajo.

  1. Discúlpate (si es necesario) con una verdadera y sincera disculpa.

  1. Cuando las cosas se tornan abrumadoras, abre un libro. Escapa a una realidad diferente por un corto período de tiempo, y regresarás a esta realidad con una sensación mucho mejor.

  1. Acepta ayuda.

  1. ¡Sube el volumen de la música y baila alrededor de tu habitación! Simplemente déjate llevar, sin ataduras, y diviértete.

  1. Desconéctate. Cierra el ordenador y apaga tu iPhone. Deja que el tiempo se detenga por un rato y recarga tus energías antes de salir corriendo para recargar tu teléfono.

  1. No te critiques a ti misma.

  1. Empieza a pensar en tercera persona. ¿Alguna vez le dirías a otra mujer que es gorda o fea? Entonces, no te lo digas a ti misma.

  1. “¿Quién tuvo un mal día?” no es un concurso en el cual vale la pena participar. No te dejes arrastrar por juegos en los cuales “ser miserable” es la única manera de ganar.

  1. Encuentra un espacio y hazlo tuyo. Cuando necesites un poco de tiempo a solas, escapa a tu rincón especial.

  1. No trates de leer la mente de los demás.

  1. Las personas no son capaces de leer la mente. Si necesitas ayuda, ¡pídela! y deja que los que te rodean sepan cómo te sientes, sobre todo tus padres. Ellos quieren ayudar, es sólo que simplemente no siempre saben cómo.

  1. No veas los fracasos como “el fin del mundo”, velos como un paso espectacular hacia tu objetivo final.

  1. Sé realista.

  1. ¡Sé optimista!

  1. Aprende a ser paciente.

  1. Estate atenta para aprender cosas nuevas.

  1. Mantente siempre limpia y aseada.

  1. ¡Observa las estrellas!

  1. Tú no eres una alfombra de piso, ¡así que no actúes como una! Defiéndete a ti misma y defiende tu derecho a opinar.

  1. No te tragues el enojo. Si algo te molesta, verbalízalo.

  1. Enfrenta tus problemas, no huyas.

  1. Mira el mundo con ojos de niña: con asombro y admiración.

  1. Aprende a aceptar la crítica constructiva.

  1. Muestra gratitud.

  1. Aprende a ser humilde.

  1. Da un paso atrás y reexamina la situación. Si algo no está funcionando para ti, no te quejes, ¡cámbialo en vez!

  1. Los sabios dicen: “Un cambio de lugar trae un cambio de suerte”. Comienza a participar en algo que esté fuera de tu entorno habitual.

  1. Recuerda que hay momentos en los que debemos saltar en vez de caminar.

Lee el resto de la lista en www.imaoneandonly.org (sitio en inglés).