Hola,

Mi hijo adolescente está pasando por una etapa muy difícil en estos momentos. El ignora la mayoría de las cosas que decimos, desobedece muchas de nuestras reglas y recientemente amenazó con perforarse su nariz.

Además de causarnos a su padre y a mí, estrés y preocupación, estoy preocupada por el impacto que su conducta negativa pueda tener sobre los otros niños de la casa.

Una Agotada Madre de un Hijo Adolescente

* * *

Querida Madre Agotada,

Anímate. Primero que nada, la conducta de tu hijo (por más desagradable que pueda ser) entra dentro del rango de conducta adolescente normal.

Segundo, a pesar de que sus acciones puedan sugerir que está ignorando lo que dices, puedo asegurarte que no es así. El consejo que le das, las palabras que utilizas, la manera en que las dices y la forma en la que actúas, todo está teniendo un impacto sobre él. Nuestros hijos se ven tremendamente influenciados por los valores que expresamos – tanto oralmente como a través de nuestros actos. Cuando ellos salen de esta etapa (yo sé, ¡nunca es demasiado pronto para que eso pase!), te sorprenderás de verlos moldeándose a tu imagen. Solamente que se necesita mucha paciencia y mucha confianza.

Lo más importante es nunca darse por vencida, nunca perder la esperanza.

Mientras que nosotros, como padres, estamos ocupados preocupándonos por el impacto negativo que la conducta desafiante o inapropiada de nuestro hijo adolescente puede tener en nuestros otros hijos, debemos ser cuidadosos de no darles algo más profundo y más serio por lo que preocuparse.

Todos nuestros hijos – y particularmente los difíciles – necesitan nuestro amor.

Todos nuestros hijos – y particularmente los difíciles – necesitan nuestro amor. Ellos necesitan saber que nosotros nunca, Dios no lo permita, los abandonaremos, que siempre estaremos ahí para ellos.

Si sentimos la necesidad de apartar a un niño para proteger a los otros, estamos cometiendo un grave error. Le estamos enseñando a todos nuestros hijos que nuestro amor por ellos es condicional, que hay cosas que ellos podrían hacer que los llevarían a cierto tipo de desheredo. Hemos introducido una capa subyacente de temor y ansiedad a la vida de todos. Hemos hecho que todos nuestros hijos se sientan vulnerables e inseguros.

Por otra parte, si nuestros hijos (incluyendo al adolescente) ven que a pesar de que podamos desaprobar ciertas conductas y actitudes nuestro amor por ellos sigue firme, todos se verán fortalecidos. La casa expresará seguridad.

Un adolescente difícil al que nunca se le permite olvidar cuanto lo aman sus padres y cuanto creen en él, tiene una mejor oportunidad de salir adelante exitosamente de esta etapa.

Además, no debemos descartar el apoyo de sus hermanos. En vez de separarlos el uno del otro, o incluso peor, ponerlos el uno contra el otro, el amor y la cercanía de hermanos puede ser una fuerza poderosa para mantener a este obstinado adolescente firmemente afianzado dentro del núcleo familiar.

No estoy diciendo que nada de esto será fácil. O mágico. O que no habrá piedras en el camino. Pero, tanto como Dios ama a todos sus hijos, y así como a través de este conocimiento nos fortalecemos y nos unimos, así también nuestros hijos adquirirán poder y unidad a través del reconocimiento de nuestro inquebrantable amor y compromiso.

Puede que todavía estés agotada pero no te preocupes por su influencia negativa sobre sus hermanos; preocúpate porque ellos le respondan negativamente a él. Él está perdido y asustado y el apoyo de ellos (y el de ustedes) necesita estar a la mano. Un hoyo en la oreja (o en el labio o la nariz) se cerrará y se repara fácilmente. Un hoyo en el corazón es mucho más difícil de arreglar.