Querida Emuna,

Mi hija está saliendo con un joven no judío. Además de las diferencias religiosas, él es menor que mi hija y viene de un ambiente cultural y socioeconómico diferente. Le hemos dejado en claro que no pagaremos por una boda interreligiosa, y que tampoco asistiremos. Por supuesto que queremos que ella sea feliz (aunque pienso que ella se está conformando) – pero le dejé en claro que estaría creando una grieta en la familia si continúa con esta relación. ¿Fui demasiado lejos?

- Madre Atormentada

Querida Madre Atormentada,

Oh cielos; esta sí es una pregunta difícil. Y no conocerte a ti o a tu familia lo hace aún más difícil. Hay una línea delgada entre defender tus principios y no alienar por completo y alejar a tu hija. No pretendo ser capaz de decirte exactamente qué hacer y ciertamente deberías buscar orientación de un rabino con experiencia. Pero puedo recordarte dos cosas: Tu amor por tu hija no es irrelevante para ella y continuará teniendo un impacto en su vida y, segundo, sus hijos aún serán judíos. Debes mantener una buena relación, tanto porque te preocupas profundamente por ella, como también porque aún puedes tener un impacto en tus nietos. Tienes que defender al pueblo judío sin, al mismo tiempo, destruir tu relación con tu hija. No es fácil pero con tu sinceridad y deseo por hacer lo correcto, estoy segura que descubrirás la solución apropiada.

-- Emuna

Querida Emuna,

Tengo 45 años y cuatro niños saludables, pero no he podido superar el deseo de tener otro hijo. Esperé hasta que cumplí 35 para tener a mi primer hijo por razones que considero egoístas, y ahora soy una madre de tiempo completo y quiero uno más. Todos piensan que estoy demasiado vieja y mi esposo se siente abrumado con la carga de educar a nuestros hijos de forma judía. Pero yo aún quiero otro. ¿Debería presionar sobre el tema o simplemente dejarlo pasar?

- Apesadumbrada

Querida Apesadumbrada,

Aunque estoy segura de que sabes que esta es una decisión que solamente tú puedes tomar, voy a compartir unos cuantos pensamientos concisos contigo. El primero es que nunca escucharás a nadie decir al final de su vida: “Me gustaría haber tenido menos hijos”. El segundo es que es una piedra angular de nuestra tradición judía que nuestros hijos son nuestro futuro y que las finanzas nunca deben ser una consideración para determinar cuantos tener. La salud emocional, psicológica y física de la madre es realmente la consideración más importante y la más determinante. La mejor manera de utilizar tu dinero son los niños (¡espero que mi hija que me acaba de pedir ir de compras no esté leyendo esto!).

A veces, en un día complicado, mi esposo dirá que él quería perritos y que yo insistí en tener niños. Pero no hay un padre más devoto que él. En resumen, sin importar cuán difícil puede ser algunas veces (y lo es), no hay nada más valioso que podamos crear con nuestras vidas – y nada que nos dé mayor placer. Te deseo mucho éxito y orientación desde “Arriba” al evaluar esta importante decisión.

-- Emuna

Querida Emuna,

Tengo una muy buena relación con mi esposo; simplemente pienso que es posible mejorarla. Tenemos un problema común – yo soy mucho más expresiva con mis sentimientos que él. Me gustaría que fuera más expresivo y lo he discutido con él, pero entiendo que no es su naturaleza y que le resulta muy difícil. El problema es que él es un gran perfeccionista y quiere que la mayoría de las cosas sean a su manera. Tengo que reconocer que generalmente son mejor de esa manera; yo soy más relajada y no me importa mucho si las cosas son hechas de esta manera u otra. Pero cuando algo no se hace de la manera que él quiere, él se irrita mucho. Él se pone muy tenso y no habla más que lo absolutamente necesario. Yo me siento muy insegura de mí misma. Cuando hablo con él de eso, él dice que nunca estuvo molesto conmigo y que no entiende porqué yo reaccioné tan fuerte. Estaría muy agradecida de recibir algo de consejo.

En Busca de Mejorías

Querida En Busca de Mejorías,

Realmente te respeto por querer pasar de una buena relación con tu esposo a una grandiosa. Pienso que es una meta que todos deberíamos compartir. Y también pienso que tienes razón en que aquello con lo que estás lidiando es un problema común. Pero quizás no por las razones que tú crees. Me parece que estás describiendo diferencias de personalidad entre tu esposo y tú, no solamente problemas masculinos/femeninos. Y no hay nada de malo en ellos y nada por lo que alarmarse. De hecho, uno de los factores que los atrajo el uno al otro fue probablemente la naturaleza complementaria de sus personalidades.

Carl Jung identificó ocho tipos diferentes de personalidad y cada uno de nosotros tiene una variante de cuatro de ellos. Como ellos se manifiestan y las formas en que somos diferentes a nuestras parejas es una de las mejores oportunidades para el crecimiento en un matrimonio – pero puede ser también la fuente de algunos conflictos.

Recomiendo mucho que busques una copia del excelente libro de Miriam Adahan, "Appreciating People" (en inglés) y que ambos lo lean. Los ayudará a entenderse mejor el uno al otro (y a sus hijos también, si es que tienen) y a trabajar juntos. Como sugiere el titulo, ningún tipo de personalidad es superior a otra; simplemente son diferentes y tenemos que apreciarlas a todas, ¡especialmente las que no tenemos!

Solamente compartiré una breve ilustración. Hay un tipo de personalidad al que le gustan las reglas, el orden y el hecho de cerrar los temas. Hay un tipo alternativo al que le gustan las opciones amplias, la espontaneidad y una mayor libertad. Si estos dos tipos de personalidad se casan, sus estilos podrían chocar y esto podría conducir a la frustración. Pero si apreciamos que el tipo de personalidad diferente no trata de dañarnos sino que ve el mundo diferente, encontraremos una nueva forma de comunicarnos y un sentido más amplio de lo que es posible.

Ninguna forma es correcta o errada y ambos lados puedes aprender el uno del otro. Puede ser saludable para los niños tener una estructura regular y una hora de ir a dormir y un tipo de personalidad está mejor equipado para llevar esto a cabo que el otro. Por otro lado, el tipo de personalidad más relajado puede ayudar a su pareja a apreciar las ocasiones especiales que necesitan menos rigidez en cuanto a las reglas, ofreciendo de esta forma a la familia experiencias únicas que no hubieran tenido de otra forma. En el matrimonio ideal, a través de trabajar y crecer juntos, ambas partes eventualmente se encuentran en el medio.

Elogio tu deseo de mejorar tu matrimonio. Ambos necesitan enfocarse en apreciar lo que es bueno en la personalidad del otro y examinar el crecimiento disponible para cada uno de ustedes. Al apreciar lo que es realmente especial de la personalidad de tu esposo – y al hacer él lo mismo con respecto a ti – terminarás, si Dios quiere, con el grandioso matrimonio de tus sueños.

-- Emuna