Querida Emuna,

Mi hijo adolescente está muy interesado en su físico, de hecho obsesivamente. Él está constantemente haciendo ejercicio, mirando sus músculos en el espejo y admirando su cuerpo. Él está muy preocupado de lo que come, intentando mucho eliminar el azúcar, la sal y todas las comidas fritas de su dieta. Sus temas de conversación se han limitado a desayuno, almuerzo, cena, el gimnasio y el refrigerio de la noche. Él me está volviendo loca. ¿Cómo puedo hacer que para que se detenga?

-- Madre (no tan) Preocupada por el Físico

Querida Madre,

¿Por qué querrías que se detenga? Eres la envidia de padres de adolescentes de todo el mundo. ¿Él está comiendo sano? Llama inmediatamente a Michelle Obama y cuéntale tu secreto. La mayoría de los adolescentes de Estados Unidos comen demasiadas porquerías y alimentos grasosos ¿y tú te estás quejando de que tu hijo no lo hace? Agradécele a Dios. ¡Y cómprate algunos libros de cocina nuevos!

Además, aunque puede ser un poco aburrido o incluso molesto discutir todo el tiempo sobre comida y ejercicio, este es un gran paso adelante de los temas de conversación de la mayoría de los chicos adolescentes. Y al menos está hablando contigo en vez de solamente gruñir. Tienes mucho por lo que estar agradecida.

Si él está en el gimnasio, él no está en varios otros ambientes mucho menos saludables (en todo aspecto). A veces (está bien, casi siempre), las chicas adolescentes pasan por fases en que están obsesionadas con su ropa. Para las madres a las que no les gusta comprar, este puede ser un desafío particular. Pero la meta es conectarte con tus hijos, así que tienes que trabajar en estar fascinada por lo que les interesa a ellos. Esto favorece la relación que es la cosa más importante que tienes. Lo mismo es cierto aquí. Interésate; este es tu hijo y tú quieres saber y entender lo que le gusta. (Esto es verdad para esposos y esposas también ¡pero eso es otro artículo!).

Suena como que tienes un hijo maravilloso. Abrázalo (¡en la privacidad de su casa y cuando nadie más está mirando por supuesto!) y dile cuanto lo quieres. Y si tú estás enseñando y ejemplificando buenos valores –suena como que lo estás haciendo– es de esperar que cuando madure, él llegará a apreciar que hay más en la vida que tan sólo su cuerpo.

-- Emuna

Querida Emuna,

Yo trabajo desde casa. Mi familia necesita el ingreso extra y la verdad es que yo disfruto del estímulo. Pero está siendo muy difícil poder balancear mis demandas de trabajo con las de mi familia y mi casa. Mientras camino por la casa; es difícil no limpiar, lavar la ropa, comenzar a preparar la cena… y sin darme cuenta, se fue la mañana. Cuando mis hijos llegan a casa de la escuela, quiero darles atención. Así se va la tarde y la noche. Y ni siquiera mencioné las necesidades de mi esposo. ¡Ayuda!

-- Dividida en Montón de Direcciones

Querida Dividida,

Trabajar en casa es difícil para hombres y mujeres. Es difícil concentrarse y la estructura y motivación debe ser auto-impuesta. Tu pareces estar luchando con ambos lados de la ecuación – cómo crear una atmósfera de trabajo en casa y lograr lo que es necesario – y cómo darle a tus hijos y esposo lo que ellos necesitan en medio de esto.

La situación laboral puede ser más fácil de resolver. Comienza por vestirte. No trabajes en pijama. Debes estar en un modo profesional para poder concentrarte en tu trabajo. Y sí, la ropa hace al hombre (o a la mujer).

Intenta, si es posible, poner tu oficina en un lugar separado de la casa – lejos de las principales distracciones como el refrigerador, la televisión y la habitación. Y crea ciertos parámetros para ti. Fija horas mínimas de trabajo y síguelas "religiosamente". Además de permitirte ser exitosa en tu trabajo, si trabajas duro durante estas horas designadas, te sentirás más libre para ocuparte de las otras responsabilidades cuando estés fuera de ese período de tiempo.

Tu familia también necesita tiempo especial. Separa algo de tiempo solamente para ellos. Tanto como necesitas designar horas especiales de trabajo, también necesitas designar horas de no trabajo – quizás desde el final de la escuela hasta la hora de dormir (dependiendo de las edades y las necesidades de tu familia). Ninguna llamada relacionada con el trabajo (¡ninguna llamada del todo podría ser incluso mejor!), ninguna actividad relacionada con el trabajo. Nada de "solamente estoy revisando un email".

Compartimentar y separar es crucial. Si tus hijos saben que tienen tu completa atención durante "su" tiempo, ellos (usualmente) te dejarán tranquila durante otros momentos. Pero si ellos sienten que están constantemente compitiendo por tu atención, ellos nunca se detendrán. Tú tienes control sobre esta situación.

Cuando estés estructurando tu día, no te olvides que tu esposo también tiene necesidades. Nos hemos ocupado del trabajo y de los hijos; es muy fácil dejar de lado las necesidades del otro adulto en la familia. Esto sería un gran error para tu matrimonio. Ustedes dos tienen que elaborar un itinerario de “trabajo” versus “tiempo juntos”. Nuevamente, yo recomiendo horas designadas. Mientras que siempre hay espacio para flexibilidad (un gran proyecto, reunión de trabajo por un lado o una escapada romántica por el otro), es importante respetar los lineamientos lo más posible o alguien se sentirá herido y resentido.

Es un gran regalo tener la posibilidad de trabajar desde casa. Hay tantas comodidades y beneficios que acompañan a este tipo de carreras. Pero como todo lo demás, necesita ser manejado con consideración y estrategia.

-- Emuna

Querida Emuna,

Mi esposo y yo estamos esperando otro hijo y tanto sus padres como mis padres quieren venir de visita apenas sepan del nacimiento del bebé. Los queremos a ambos pero la verdad es que todos son muy necesitados. Cuando ellos vienen, son muy dependientes de mí para llevarlos en auto por la ciudad, cocinar para ellos, y proveerles "entretención". Tampoco tienen mucha paciencia para el caos de una familia con varios hijos pequeños. En general estamos felices de suplir sus necesidades y contentos de que nuestros hijos compartan con sus abuelos, pero sé que después del parto no podré ocuparme de ellos (de hecho, ¡voy a querer que alguien se ocupe de mi!). Ellos dan por sentado que van a venir cuando el bebé nazca. ¿Cómo les sugiero amablemente que en otro momento sería mejor?

-- Nuera/Hija Cariñosa y Abrumada

Querida Nuera/Hija Conciente,

¡Uf! Esa es una difícil. No quieres herir los sentimientos de tus padres o suegros o hacerlos sentir de cualquier forma que no son bienvenidos. Por otro lado, el momento después del parto es muy difícil – física y emocionalmente. Tu primera responsabilidad es tu familia inmediata. Será suficiente desafío cuidar de tu bebé, tu esposo y tus otros hijos. Realmente no es justo que ellos agreguen abuelos a la mezcla (a menos que fueran realmente una ayuda – pero eso no es lo que describiste).

Comienza por decirles a ambos abuelos cuanto los quieren y cuanto les encanta a ustedes cuando ellos los visitan. Luego creo que podrías pedirles amablemente un favor. Diles cuanto te gustaría que ellos vinieran cuando tú tengas la energía para realmente disfrutar su visita. Quizás sugiere una fecha apropiada en el futuro. Promete mandar muchas fotografías y haz planes para las cosas que pueden hacer con los nietos cuando vengan. Conéctate a Skype (el regalo de Dios para los abuelos) para que puedan verse mientras tanto. Diles nuevamente cuanto los quieren.

Pueden que igualmente se sientan insultados (aunque es de esperar que no, si es que utilizas un acercamiento cariñoso); pero hay veces en que simplemente no puedes evitarlo. Hiciste tu mejor esfuerzo. Y no te retractes por sentimientos de culpa. No le estarás haciendo favores a nadie, mucho menos a ti.