Querida Emuna,

Mi esposo y yo somos amigos cercanos con otras tres parejas. Nos juntamos en parrilladas en el verano, jugamos bridge y mah jong juntos en el invierno y a menudo salimos de vacaciones juntos. Usualmente nos quedamos en el mismo hotel (o vamos al mismo crucero) y nos encontramos para cenas y actividades. Es muy divertido, hay tiempo de mujeres, tiempo de hombres y tiempo de parejas.

Recientemente cambiamos nuestro patrón y rentamos una casa juntos. Cocinamos nuestras comidas juntos y todo fue realmente amigable y acogedor, quizás un poco demasiado acogedor para mi gusto. Aunque no ocurrió nada en específico, yo estaba personalmente incómoda con los baños compartidos, andar por los pasillos en pijama, la forzosa “intimidad”. Me gustaría detener las cosas antes de que ocurra algo, pero no quiero ser la aguafiestas. ¿Crees que debería decir algo o estoy solamente siendo paranoica? Si digo algo, ¿qué puedo decir para no verme como una tonta y recibir la respuesta que quiero?

Amigable


Querida Amigable,

Muy bien que tienes desarrollada una alta sensibilidad a las sutilezas de las relaciones entre los sexos. Yo definitivamente creo que estás en lo correcto. Solamente tenemos que mirar alrededor en el mundo para ver evidencia de conductas inapropiadas y escandalosas entre parejas que son “mejores amigos”. El potencial de lastimar, dolor y daño a importantes relaciones es demasiado grande como para dejar que esto continúe.

Creo que, si pudieras estar sola con cada quien y hablarles individualmente, ellos lo entenderían. El desafío estará en tu tono y en tus palabras. No quieres que nadie se ponga a la defensiva, como que han hecho algo malo, como que tú eres de alguna forma moralmente superior a ellos. Si algo de esa actitud es entendido en tu conversación, ellos reaccionaran en contra y no solamente no tendrás éxito, probablemente perderás la amistad. Ellos continuarán con sus “acogedoras” vacaciones, pero sin ti y tu esposo, lo cual en realidad te libera, pero no es tu resultado deseado.

Creo que mi mejor consejo, el cual es una estrategia que creo que funciona bien con adolescentes, es convertirte a ti en la “villana”. “Yo sé que les gustaría poder llegar más tarde a casa, pero yo me voy a preocupar”. “Yo sé que quieres manejar de noche pero no confío en los otros conductores”. En tu situación, podrías intentar algo como “Yo sé que estoy siendo paranoica pero estas circunstancias me ponen un poco incómoda”. “Yo sé que nadie nunca se comportaría inapropiadamente (algo que por supuesto no puedes saber con certeza ¡y por eso estás implementando este cambio!) pero me sentiría mejor si nos quedáramos en lugares separados”. O incluso “Los quiero, pero necesito un poco más de privacidad; ¿Les importaría si volviéramos a quedarnos en un hotel?”.

Si intentas la última frase, entonces nadie debería sentirse insultado y el problema debería resolverse. Pero te alentaría a intentar una de las otras estrategias porque creo que te podría gustar saber la opinión real de tus amigos sobre este tema —y dudo si decir esto, pero lo diré igual— si ellos no pueden entender tu posición, si su preocupación por sus propios matrimonios no es igual a la tuya, quizás es tiempo de reevaluar tus amistades.