Querida Emuna,

Tengo una adorable esposa, quien ha creado un hermoso hogar para mí. Mi única queja (pero es una grande) es que ella no trae nada de dinero a la casa. No me gusta ser el único sustentador de la familia y siento resentimiento cuando ella gasta el dinero que yo he ganado. Como te podrás imaginar, esto ha causado serias peleas en nuestro matrimonio. Finalmente ella consiguió un empleo y yo soy optimista de que nuestra relación mejorará cuando ella comience a pagar parte de los gastos. ¿Tienes algún consejo para mí?

- Cansado de pagar las cuentas solo

Querido Cansado,

Sí, tengo algunos consejos para ti. Creo que tú realmente te quedarás solo —Dios no lo quiera— si no cambias pronto tu actitud. Me gustaría preguntar si discutiste tus expectativas antes del matrimonio, pero reconozco que es un punto irrelevante a estas alturas.

El problema más importante es cómo estás haciendo sentir a tu esposa. Pese a que reconoces que ella ha creado un hermoso hogar para ti, tu carta parece sugerir que eso no es lo que encuentras valioso. Eso es una lástima. Un hogar cálido y receptivo no es algo irrelevante, y crear uno es la esencia del trabajo de una mujer judía casada.

Además, pareces haber desarrollado una noción confusa del matrimonio. Esto no es una sociedad de negocios. En la mayoría de las relaciones, cada persona de la pareja trae algo diferente a la mesa, y el otro lado valora y aprecia su contribución. Rara vez se limita al dinero. Y pese a que he escuchado sobre cuentas separadas y cuentas conjuntas, tu resentimiento sobre que ella gasta "tu" dinero parece cruzar la línea.

Aunque tú eres quien está ganando el sustento, el dinero —en general— debiera ser para uso conjunto. Asimismo si bajo ciertas circunstancias (que se han hecho más comunes hoy en día debido a la recesión y otros fenómenos) ella estuviese ganando un mayor salario, estoy segura que querrías que ella te cuidase a ti.

El matrimonio se trata de salir de nosotros mismos y de nuestra existencia egocéntrica para atender a nuestra pareja; se trata de acceder y desarrollar nuestra naturaleza más caritativa. Si tú guardas lo que es tuyo, no sólo te estarás perdiendo una de las oportunidades más importantes de crecimiento del matrimonio, sino que estarás generando que haya una gran distancia entre tú y tu pareja la cual no será fácil de zanjar en el futuro.

Hasta que no seas capaz de apreciar lo que tu esposa hace por ti, hasta que no empieces a darle a ella con una mano abierta y hasta que no reconozcas que esto se trata de ustedes dos y de lo que están construyendo juntos, me temo que no puedo compartir tu optimismo.

- Emuna


Querida Emuna,

Yo tenía una relación muy cercana con mi hijo menor. En realidad él no era un niño fácil, pero sus problemas terminaron acercándonos mucho. Gracias a Dios él creció y se convirtió en un adorable jovencito, quien se casó hace como un año. He intentado no ser agobiante o aferrarme demasiado, pero mi nuera se rehúsa a tener relación conmigo. Ella parece tener miedo de que yo lo aleje de ella. Quería llevar a toda la familia junta de vacaciones pero ella se rehúsa a venir. Ella quiere controlar las circunstancias bajo las cuales nos reunimos. Realmente me siento como que he perdido un hijo…

- Mamá de duelo

Querida Mamá de duelo,

Como suele ocurrir con estas cartas, tengo muy poca información como para continuar. Obviamente es posible que te haya tocado una nuera terrible y que tengas que aceptar esa realidad. Pero por lo general ese no es el caso.

Yo apostaría a que tu nuera reconoce la intensidad de tu conexión con tu hijo y siente que necesita crear algunos límites para que ellos desarrollen lazos y creen una relación fuerte. Tú puedes ayudar siendo muy respetuosa con esos límites y dándoles de forma clara y explícita la libertad de escoger cuándo y cómo quieren pasar tiempo contigo. Sin demandas, llamadas de teléfono entrometidas o sentimientos de culpa.

También te recomiendo que en vez de enfocar tus energías en tu hijo, las enfoques en construir una relación con tu nuera. Nota sus buenas cualidades y alábalas. Entrégale. Busca formas de como pasar tiempo con ella o de ayudarla. Cuéntale historias tiernas sobre tu hijo de cuando era niño (pero NO le des consejos de cocina, de casa o de matrimonio a menos que te los pida). Creo que mientras más tiempo pasen juntas, mientras más te enfoques en sus virtudes, mientras más intentes acercarte a ella, más cercanas se harán y más apreciarás la maravillosa chica que tu hijo ha escogido. Tendrás un nuevo cliché para recitar, "No he perdido un hijo; ¡He ganado una hija!".

- Emuna


Querida Emuna,

Yo soy la hija menor de mi familia. He estado saliendo con un hombre que me gusta por unos seis meses y ya hemos empezado a hablar de matrimonio; me gustaría avanzar, pero mi familia me lo está haciendo muy difícil. Ellos dicen que él es demasiado rígido y controlador, que todo tiene que ser siempre a su manera. Yo no lo veo así. Para mi él es un hombre de principios con convicciones fuertes. ¿Me estoy perdiendo de algo?

- Ansiosa por Avanzar

Querida Ansiosa,

Sin conocer a este hombre, es obviamente muy difícil que sepa cómo es él. ¡Hay tantos posibles escenarios y factores psicológicos en juego aquí que no sé por donde empezar! Así que voy a simplificarlo enfocándome solamente en lo básico.

Tú eres quien tendrá que vivir con él después de todo, no tu familia. El hecho de si estas cualidades (rigidez o principios) son algo que podrás apreciar o no depende sólo de ti.

Dicho eso, y asumiendo que tu familia quiere lo mejor para ti, podrías partir preguntándote por qué ellos tienen un sentimiento tan fuerte. ¿Es sólo que están siendo sobreprotectores con su pequeña niña? ¿Nadie nunca es suficientemente bueno para ti? ¿O ellos están viendo algo que tú no ves? ¿Es una preocupación legítima?

¿Qué piensan tus amigas? ¿Han respondido ellas positivamente o han notado el mismo problema?

El matrimonio es un gran paso. ¿Tienen metas en común? (¡¿Él espera que tú aportes financieramente?! Por lo general no preguntaría eso, pero después de la carta número uno…) ¿Él es amable, honesto y leal? ¿Él trata de llevarse bien con tu familia?

Debieras sopesar las consideraciones de tu familia cuidadosamente. Suena como que ustedes son una familia muy unida y tú no quieres perder eso. Pero, como mencioné antes, al final de cunetas sólo tú puedes elegir, ya que eres tú quien vivirá con las consecuencias de tu elección, sea cual sea.

No solamente le rezamos a Dios por lo que queremos; rezamos por guía y ayuda para alcanzar claridad en nuestra toma de decisiones. Este sería un buen momento de aprovechar esa oportunidad.

- Emuna