Querida Emuna,

He estado casada por 10 años. Mi esposo es una persona decente y básicamente un buen esposo pero a veces me frustro mucho. Siento que después de todo este tiempo él debería ser capaz de entender mis ánimos y mis necesidades sin que yo tenga que decirle siempre. Cuando él no lo hace, me siento muy herida y termino descargándome con él. ¿Qué sugieres?

- Esposa Incomprendida

Querida Incomprendida,

No puedo decir esto suficientemente a menudo. Nuestros esposos (o esposas) NO son adivinos. Ellos no saben instintivamente lo que estamos pensando o lo que necesitamos. Es una expectativa injusta y poco realista. Y es una queja que escucho todo el tiempo.

No estoy segura de cuál es la raíz de esto – quizás una tonta noción romántica encontrada en las novelas del siglo XIX – pero no tiene base en la realidad. Y, más importante aún, no es un reflejo del amor de tu esposo hacia ti. No es una prueba de fuego de su verdadero interés en tu vida. Y es destructivo para ti y para tu matrimonio que lo conviertas en una.

Sabemos que el matrimonio se trata de comunicación. Si tienes una necesidad que te gustaría que tu esposo satisficiera, ¡dile! Si estás de un ánimo al que te gustaría que tu esposo respondiera, ¡hazle saber! Tú dijiste que él es un ser humano decente. Yo asumiría que él se preocupa por ti y quiere que el matrimonio sea exitoso. Pero tienes que ayudarlo; tienes que trabajar con él.

Si no quieres ser incomprendida, comparte tus pensamientos y dale la información que él necesita para entenderte. No permitas que nociones románticas de habilidades telepáticas descarrilen tu relación con tu esposo. Él quiere ayudarte – pero tú tienes que dejarlo.

- Emuna

Querida Emuna,

Me doy cuenta de que en el matrimonio "el tango se baila de a dos" y que ambas personas tienen que tomar responsabilidad por la relación. No estoy tratando de pintarme a mí mismo como el tzadik que no hace nada malo porque eso no es verdad. Sin embargo, estoy luchando para saber cómo responderle a mi esposa en los siguientes escenarios.

1) Mi esposa lleva consigo mucha ira la cual siento que está envenenado su propia salud mental tanto como afectando negativamente nuestro matrimonio y a nuestros hijos. A menudo me encuentro yendo con extremo cuidado, sin saber qué va a desatar su ira. A veces su ira no tiene nada que ver conmigo y en otras ocasiones sé que hago o digo cosas para desatarla. E incluso cuando yo puedo ser la causa, a menudo siento que su nivel de ira en respuesta es desproporcionado. Su ira a veces se expresa en conductas pasivo-agresivas. ¿Cómo puedo ayudarla y cuál sería la forma apropiada de responder en estas situaciones?

2) Mi esposa se queja frecuentemente. No afirmo ser el mejor esposo y padre del mundo, pero trato, y sin embargo nada de lo que hago parece ser "suficientemente bueno". Ella generalmente parece ver el vaso medio vacío en vez de medio lleno. Quizás es mi culpa. Quizás yo necesito enfocarme en tratarla mejor y entonces sus quejas desaparecerán gradualmente. ¿Cómo puedo responder apropiadamente?

- Intentando Mucho

Querido Intentando Mucho,

Escuché una hermosa idea en una clase recientemente. La maestra dijo que "el matrimonio es la escuela de refinamiento para tu alma". Los desafíos que nuestros matrimonios presentan son oportunidades para nuestro crecimiento. Y frecuentemente la razón por la que nuestras parejas parecen presionar nuestros puntos débiles es porque ellos han tocado el exacto lugar en donde luchamos más. Así que ten esperanza; si trabajas en eso, lo mejor está por venir.

Tomemos primero la pregunta número 2. Ver el vaso medio lleno o medio vacío es a menudo innato. Las personas usualmente nacen con una perspectiva más pesimista o más optimista. Además la casa en la que crecemos puede reforzar este punto de vista. Si hubo mucha insatisfacción en la familia de origen de tu esposa, eso también puede haber contribuido a su visión “medio-vacía”. Esto no significa que ella – o tú – están atascados. Significa que tienen que comenzar con un poco de empatía y comprensión. Significa que alguien con una visión de mundo “medio-vacía” necesitará trabajar duro para cambiarla – y necesitará mucho apoyo para hacerlo.

Trata de ser paciente con sus quejas. Trata de responder con humor para ayudarla a obtener un poco de perspectiva y quizás incluso reírse de si misma. Dale cumplidos frecuentes para que pueda experimentar el poder de las alabanzas versus la negatividad. Y si ella es receptiva, quizás incluso podrían estudiar juntos el tema de confiar en Dios y reconocer que cada uno tiene exactamente lo que necesita. Tú no eres responsable por su actitud pero, es de esperar, que estos datos te ayudarán a responder en una forma que es más apropiada y más de ayuda para tu esposa.

En relación a su ira, el último punto se aplica aquí también. Trata de no reaccionar con ira tu mismo. Trata de no actuar a la defensiva (sé que esto es difícil). Trata de tener empatía por cualquiera sea el dolor subyacente que ha creado este sentimiento en tu pareja. E intenta encontrar un momento tranquilo (quizás sácala a pasear por un rato) para sacar gentilmente el tema y discutirlo calmadamente. Asumo que no es un sentimiento que ella disfruta y que ella se siente atrapada y confundida. Exploren juntos cómo ambos pueden ayudar a que ella salga de este lugar negativo. Si ambos están unidos en este esfuerzo, estoy segura de que verán resultados positivos.

- Emuna

Querida Emuna,

Soy un hombre felizmente casado. Tengo una esposa maravillosa, hijos equilibrados, una linda casa y un buen trabajo. Parece como si "lo tuviera todo". Sin embargo estoy atormentado por dentro porque siento como si presento una imagen perfecta en la superficie sin embargo por debajo estoy plagado de inseguridades, preocupaciones insignificantes y otras características egoístas. Tengo miedo de que si mi esposa se entera, todo el castillo se derrumbará. Pero me es muy difícil mantener la “fachada”. ¿Puedes ayudarme antes de que me quiebre?

- Imagen Externa

Querido Imagen Externa

Yo en realidad pienso que puedo. No dices cuánto has estado casado pero dado que mencionas más de un niño, puedo asumir que al menos unos cuantos años. Así que voy a contarte un pequeño secreto. Lo que sea que pienses que estás escondiendo, ¡tu esposa ya lo sabe! La Torá nos informa que las mujeres han sido dotadas con biná yeterá, una dosis extra de facultad perceptiva. Ellas ven a las personas muy claramente. Tu esposa vive contigo. Ella te conoce como nadie más. Ella ve tus fortalezas y tus vulnerabilidades.

Y está bien. Ella sabe que tú no eres perfecto. Ella sabe que tú eres humano con todo lo que eso implica. Ella reconoce tus faltas. Pero ella no te juzga por ellas o te asocia con ellas. Ella se enfoca en lo positivo – y tú también deberías hacerlo. Ella acepta todo el paquete y se reiría de tus preocupaciones. Nadie es perfecto – no nosotros, no nuestras parejas, no nuestros hijos. Pero cuando amamos, ponemos nuestro énfasis y nos enfocamos en lo positivo y minimizamos lo negativo. Suena como que eres un hombre afortunado. No desperdicies la bendición en tu vida siendo demasiado ingenuo sobre el matrimonio (¡y sobre tu esposa!) como para relajarte y disfrutarlo.

- Emuna