Querida Emuna,

Recientemente descubrí algunos sitios de Internet inapropiados en el teléfono celular de mi esposo. Podría haberlo ignorado si hubiese sido una distracción de una vez, pero me sentí insegura y decidí mirar el historial en su teléfono. Él había estado visitando este sitio durante bastante tiempo y estas imágenes deben ya estar metidas en su cabeza. No puedo mirarlo de la misma forma que antes.

Lo confronté sobre el tema. Comenzó con negación, pero después que le dije mi sólida prueba ya no pudo negarlo. Sintió vergüenza y se enojó conmigo; me dijo que soy demasiado sensible. Él viene de un pasado nada bueno, que involucra numerosas mujeres y drogas, el cual creo que se está metiendo lentamente en nuestro matrimonio. Él intentó usar como defensa la tremenda dificultad que tienen los hombres con este instinto y me dijo que está avergonzado y que está intentando arreglarlo.

No sé qué hacer ahora. Siento como que he sido apuñalada en el corazón. No puedo confiar en él, no puedo hablarle, no sé qué hacer. Por favor ayúdame a seguir adelante. ¿Hay alguna esperanza para nuestro matrimonio? Porque en este momento no le veo ningún futuro.

- Desesperada

Querida Desesperada,

¡No desesperes! Definitivamente hay esperanza, mucha esperanza – siempre y cuando tu esposo esté sinceramente intentando cambiar la situación. No estoy en ninguna forma tratando de minimizar esto (sé que es diferente que olvidar un aniversario) pero todos comenten errores. La clave para un matrimonio exitoso – y una vida exitosa – no es nunca errar, sino lidiar con los errores; es reconocer las fallas y hacer un esfuerzo real y sincero por cambiar.

Dado que no conozco a tu esposo, no puedo comentar sobre el impacto de su pasado, pero desgraciadamente el fácil acceso a esas imágenes ha llevado a muchos hombres, incluso con pasados más puros, a tropezarse.

Démosle a tu esposo el beneficio de la duda y asumamos que su respuesta inicial de culpar al poder de este deseo físico fue solamente una respuesta defensiva instintiva. Sí, todos los hombres tienen deseos fuertes – pero la verdad es que ser realmente un hombre, por lo general, significa NO actuar en base a ellos.

No tiene nada que ver con tu atractivo o encanto. Es parte del disco duro de los hombres y debe ser controlado.

Quizás él estaba intentando sugerir que no era algo personal; en eso tiene toda la razón. Pon atención aquí. Por más difícil que sea de digerir, no tiene nada que ver con tu atractivo o encanto. Este es un punto crucial de reconocer. Es parte del disco duro de los hombres y debe ser controlado. Es por eso que la Torá impone tantas medidas preventivas en las relaciones entre hombres y mujeres. Es por eso que hay tantas barreras y el contacto es tan limitado. Es por eso que una playa concurrida no es una buena actividad de verano. No se trata de ti o de tu atractivo físico. No se trata de su preocupación por ti o de su compromiso contigo. Pero igualmente es un problema.

Y a pesar de que él fuese sincero en cuanto a intentar solucionarlo, de todas formas no podrá hacerlo por sí mismo. Necesita ver un terapeuta que se especialice en este tipo de problemas. Él no podrá hacerlo solo. Nota la repetición. Yo creo que la seriedad del esfuerzo se evidencia en la disposición de buscar ayuda. Sí, él se siente humillado y avergonzado. Pero este problema debe tratarse – por su propio bien y por el bien de vuestro matrimonio.

Debido a que este problema es extremadamente común, hay muchos recursos disponibles para lidiar con él. Investiga en tu comunidad para encontrar un terapeuta competente y otros sistemas de apoyo. También está el sitio de Internet "Guard Your Eyes" (“Cuida tus ojos” – sitio en inglés) el cual ha ayudado a muchas personas.

Problemas como este no desaparecen de la noche a la mañana. Puede que tengas un largo trayecto por delante. Puede que necesites sacar fuerza del compromiso que hiciste bajo la jupá – con el matrimonio y con él como persona. Pero definitivamente hay esperanza, siempre y cuando ambos estén dispuestos a trabajar duro para lograrlo.

- Emuna

* * *

Querida Emuna,

Mi esposa y yo hemos estado juntos íntimamente solamente unas cuantas veces en el último par de años. Ella dice que yo necesito ir a terapia. Su lista es interminable; siempre me está corrigiendo de alguna forma. Puede ser bastante cruel con sus palabras y luego actuar como si nada hubiese pasado. Yo trato de ser lo mejor que puedo. No estoy seguro de qué es lo que me falta. Hemos estado casados 33 años, tenemos dos hijos grandes y cinco nietos; a ellos también los corrige constantemente. No estoy seguro de cuánto más puedo soportar. ¿Algún consejo?

- 33 Largos Años

Querido Sr. Paciencia,

No especificas la conexión entre tu intimidad infrecuente y la constante crítica de tu esposa, pero creo saber a qué te refieres. Sus frecuentes ataques hacia ti impactan tu habilidad de acercarte a ella – en todos los aspectos. Eso es definitivamente doloroso, pero 33 años es un largo tiempo para tirar por la borda, y apostaría que tu esposa no tiene idea de cuán desesperado te sientes. Ella está tan acostumbrada a ser así, que no entiende el daño que eso produce en todas sus relaciones.

 

Creo que tu mejor apuesta es intentar hablar con ella – de manera amorosa, cuando no te sientas frustrado, enojado o herido. Ve si puedes acceder a esos sentimientos de aprecio que tienes por ella, y comunícate desde ese lugar de profundidad y emociones.

"Te amo". "Valoro nuestra relación". "Nuestra familia es importante para mí". Y "Me duele cuando me hablas de esa forma". "Creo que es doloroso para los niños cuando los criticas". "Estoy haciendo mi mejor esfuerzo por cambiar; por favor ayúdame con comentarios positivos en vez de negativos".

Creo que eso te va a ayudar. Has permitido que esta situación exista por un largo tiempo, pero creo que tu esposa no se da cuenta de la profundidad de tu frustración o de las potenciales horrorosas consecuencias. Tienes que darle a ella esa información y una oportunidad de cambiar y redimirse. Le debes al menos eso después de 33 años de matrimonio.

- Emuna