Querida Emuna,

Este es un dilema bastante incómodo y doloroso. Cuando yo tenía dos años mi padre fue arrestado por abusar sexualmente de mi hermano de 12 años. Eran los años 80 y todo lo que pasó fue que mi padre salió en libertad condicional y tuvo terapia obligatoria. Durante el curso de su terapia, el doctor resolvió que él estaba en alto riesgo de reincidir.

Mis padres pronto se divorciaron y durante el resto de mi infancia tuve visitas limitadas y supervisadas con mi padre. Debido a que todas mis visitas fueron supervisadas por otro adulto (lo cual fue dictaminado por un juez) yo nunca fui abusada. Ahora que soy adulta, las condiciones han sido levantadas.

Cuando me embaracé de mi hija ahora de tres años, tomé una decisión de cortar todos los lazos con mi padre. Me da mucho temor por la seguridad de mi hija y no puedo tomar el riesgo. Sin mencionar que no quiero una incomoda conversación de, "No papá, mi hija no puede pasar el fin de semana contigo por tu pasado".

¿Estoy deshonrando a mi padre? ¿Estoy dándole un castigo de por vida por algo que pasó hace casi 30 años?

- No Quiero Correr el Riesgo

Querida Sin Riesgo

El mandamiento de honrar a tus padres no requiere que pongas a tu familia en riesgo. Tu principal trabajo es cuidar a tu hija y educarla para ser un ser humano emocional y físicamente sano, tanto como esté en tu poder hacerlo. Definitivamente necesitas protegerla e incluso el más mínimo riesgo es demasiado grande. Ella es tu prioridad. Su seguridad es primordial. Eso está claro y no tienes que dudar sobre este punto.

Tu hija es tu prioridad. Incluso el más mínimo riesgo es demasiado grande.

No sé si visitas supervisadas con tu padre son una opción. Quizás eso podría concertarse con parámetros muy estrictos. Pero si te pone aunque sea un poco incómoda o si te preocupa aunque sea un poco, no lo hagas. El potencial inconveniente es simplemente demasiado grande.

Tú también tienes una obligación de protegerte a ti misma. Tú eres la base de tu familia, de la vida de tu esposo y de tu hija. Tu hija necesita una madre física y emocionalmente saludable y tu esposo necesita lo mismo en una esposa. Si el contacto con tu padre va a ser tóxico para ti y va a dificultar tu habilidad de cumplir con estos roles esenciales, entonces también deberías mantenerte alejada.

No estás castigando a tu padre. Él simplemente sigue aprendiendo de la forma difícil una de las lecciones más importantes y dolorosas de la vida – que las acciones tienen consecuencias.

- Emuna

Querida Emuna,

Me casé con un hombre maravilloso hace 15 años. Él es un buen padre para nuestros hijos. Él tiene sus fallas, las cuales a menudo me enojan; pero en general él es muy bueno conmigo. Sé que él me quiere mucho, a veces hasta el punto de ponerme en un pedestal y no verme por quien soy realmente.

Mi pregunta es: ¿Qué hago? ¿Cómo puedo desarrollar una relación profunda y significativa con él para poder llegar a desarrollar amor real? Créeme, trato de enfocarme en sus virtudes y en todo lo que hace por mí, y esto nos permite funcionar bien juntos y lograr la tarea de educar a nuestros hijos. Pero, ¿no se supone que el matrimonio tiene que ser más que esto? No siento una conexión "interna" con él.

Ambos llegamos a nuestro matrimonio con mucho "equipaje" emocional (¿quién no?). Yo he estado trabajando durante años en mi propio crecimiento y me he desarrollado mucho desde el momento en que nos casamos. Yo no lo veo a él creciendo o cambiando (o queriendo hacerlo). Creo que en parte esta es la razón por la cual es difícil para mí formar una conexión real con él. Al mismo tiempo, él sigue tratándome muy bien y sigue siendo un buen padre. ¿Cómo lleno el vacío que siento de una relación significativa?

- Sintiendo el Vacío

Querida Sintiendo el Vacío

Entiendo el deseo de un esposo con el cual forjar una conexión profunda. Entiendo el deseo de un esposo cuyo impulso de crecimiento sea igual al tuyo. Entiendo el deseo de un esposo que aprecie tu verdadero yo. Pero es realmente raro (de hecho, casi imposible) encontrar una persona que pueda cumplir todos tus deseos. Esto pone una injusta carga sobre tu esposo y sobre el matrimonio. Tú describes a tu esposo como un hombre maravilloso, un buen padre y alguien que es bondadoso contigo. Tú eres muy afortunada. Y están criando una familia juntos. Tómate un momento para apreciar lo que tienes; muchas mujeres darían cualquier cosa por estar en tu situación.

Tú dices que cuando te enfocas en sus virtudes, te cuesta mucho desarrollar amor real. La Torá nos enseña que el amor viene a través de la entrega. Piensa en esto como un mantra: "Si das, te importa". Esto puede que no salga natural y que requiera mucha práctica.

Esta es la fórmula secreta para un buen matrimonio: Si das, te importa.

Tú mencionas cuan generoso es tu esposo contigo, cuan bien él te trata pero no mencionas tu propia conducta. Tú tienes que ser al menos igual de generosa con él, no por su bien sino por el tuyo. Dale a él, constantemente, una y otra y otra vez. Esa es la forma de la Torá de construir una relación. Ese es el camino judío para el verdadero amor.

Esa conexión que buscas no llega a través de esas profundas y significativas conversaciones (¡esas de las que mis hijos disfrutan burlándose!) sino a través de dar – cada día, ya sea que tengas ganas o no, especialmente si la respuesta es "o no". Esta es la fórmula secreta para un buen matrimonio.

Los matrimonios nunca prosperan y el amor nunca crece en base a lo que estamos recibiendo. Un matrimonio, una relación, un amor verdadero aumenta solamente en base a lo que estamos entregando.

- Emuna

Querida Emuna,

Trabajo desde mi casa y me encanta. Puedo moverme a mi propio ritmo. Puedo ahorrar dinero ya que no necesito comprar ropa especial para ir a trabajar. Incluso puedo tomar una siesta por la tarde si es necesario. El único lado negativo es la constante proximidad al refrigerador. Puedo también comer todo el día. Hay desayuno, bocadillo de temprano en la mañana, bocadillo de media mañana, bocadillo de más tarde en la mañana… ¿entiendes lo que digo? Es demasiado tentador y estoy empezando a engordar. ¿Algún consejo útil?

- Mamá Rechoncha

Querida Tentada,

Probablemente no hay nada que pueda decirte que no hayas leído en un millón de libros y artículos de pérdida de peso. Sin embargo, vale la pena recordar algunos consejos.

El mayor desafío de trabajar desde casa es la estructura. Esto aplica a todos los aspectos del trabajo, y en tu caso, especialmente a comer. Establece tiempos de descanso regulares cada día y SOLAMENTE entra en la cocina en esos momentos designados.

De cierta forma es en realidad más fácil para ti que para otras personas que trabajan en una oficina. Puedes llenar tu refrigerador con bocadillos saludables. No tienes el riesgo de los “saboteadores de la oficina”, los que traen brownies caseros o tienen un frasco grande de chocolates en su escritorio o los que piden una pizza y pastelillos para el cumpleaños de todo el mundo.

Y, como todo el mundo, debes escoger actividades alternativas para esos momentos del día cuando sientes baja energía o frustración – una siesta corta, un cambio de foco, una caminata por el barrio.

No estoy segura de que esto sea en realidad un desafío mayor para quienes trabajan desde casa. Es un dilema para todos los que luchan con su peso. Y las estrategias – fuerza de voluntad, autodisciplina, distracciones, pedirle ayuda a Dios, etc. – son las mismas.

- Emuna