Querida Emuna,

Mi esposo es en general una persona maravillosa, salvo por una cosa: a menudo dirige su mal temperamento hacia nuestros hijos. Cuando las cosas están caóticas o él no puede encontrar lo que está buscando, maldice o los llama con términos despectivos como "estúpido" o "pedazo de basura". A veces cuando ellos hacen berrinches (tienen 2 y 4 años), él los levanta de forma ruda y los sostiene con la cabeza hacia abajo.

Fuimos a terapia —lo cual ayudó un poco— pero estoy preocupada ya que él está arruinando nuestro matrimonio y la autoestima de nuestros hijos. ¿Alguna idea?

- Esposa preocupada

Querida esposa preocupada,

Me han llamado la atención recientemente en esta columna por sacar conclusiones demasiado rápido y por dar soluciones simples a problemas complicados. Con esto en mente, voy a abstenerme de decir que suena como que tu esposo es una persona abusiva y que deberías tomar a los niños y correr.

Pero lo que sí voy a hacer es aconsejarte que leas acerca del tema. Un mal temperamento que causa que alguien llegue a maldecir y a levantar a los niños "de forma brusca" y "sostenerlos con la cabeza hacia abajo" es un verdadero motivo de preocupación. Estás en lo correcto al estar preocupada.

Por lo general después de una instancia de abuso hay una "fase de luna de miel".

No estoy segura de a qué te refieres cuando dices que él es "en general una persona maravillosa". Muy pocas personas son totalmente buenas o totalmente malas, pero eso no significa que estén contribuyendo a un hogar cálido y saludable para ti y los niños. De hecho, cuando leas sobre abuso, descubrirás que muchas de esas personas parecen maravillosas —especialmente para la mayoría del mundo— y son respetados en sus comunidades. Además, por lo general después de un abuso hay una "fase de luna de miel", que es donde sienten remordimiento, se deshacen en disculpas y son extra amorosos, con lo cual llevan a la víctima a creer en un futuro prometedor y a decidir quedarse en la relación.

No conozco todos los detalles, por lo que te recomiendo hacer un poco de investigación. Además te sugiero llamar a tu línea de emergencia de abusos local, describir tu situación y pedirles consejo. Luego, rézale a Dios que te de la fuerza para seguir los consejos.

- Emuna


Querida Emuna,

Recientemente invitamos a una familia a almorzar un día domingo. Cuando se fueron, nos dimos cuenta que había desaparecido dinero de la billetera de mi esposo (que ahora estaba abierta y en otro lugar) y de otro lugar en la cocina que es donde guardo el vuelto de las compras. El perjuicio financiero fue limitado, pero todo esto fue sumamente impactante para mí.

Esta familia tiene un hijo de 13 años, el cual es un niño agradable e inteligente pero que les ha dado algunos problemas en el pasado. Su madre me había contado —hace varios meses— que había encontrado una suma de dinero inexplicablemente grande en manos de su hijo. En otra ocasión habían descubierto que él les había sacado dinero a padres. Yo me había olvidado de esto por completo, pero después de este incidente puedo decir que estoy prácticamente segura de que él es el responsable por el robo que hubo en nuestra casa. Aparte de él, los únicos niños que había en la casa eran los míos, que son bastante menores (menos de 6 años).

¿Qué debo hacer ahora? Por el momento, no les dije nada a los padres porque no quiero poner en riesgo nuestra amistad y porque pensé que si algo similar me ocurriese a mí, sería demasiado doloroso. Pero estoy muy molesta con este episodio y obviamente no quiero invitar a esta familia nuevamente, a pesar de que son personas adorables con quienes nos llevábamos muy bien. ¿Tienes algún consejo para mí sobre este asunto?

- Amiga desconcertada

Querida desconcertada,

Esta es una situación muy difícil. Pese a que estoy de acuerdo contigo en que las señales apuntan a él, no veo como puedes estar absolutamente segura de que él es responsable. Desafortunadamente esta madre te habló lashón hará (despectivamente) sobre él, y lo transformó en el blanco de tus sospechas. Esta debiera ser una importante lección para los padres que no suelen ser tan cuidadosos como debieran cuando hablan sobre sus hijos. Recuerda: quien te escucha no los ama tanto como tú y es menos propenso a juzgarlos para bien.

En una situación como esta, yo sería muy reacia a informar a los padres. Especialmente en este caso en particular, en el cual no tienes una evidencia concreta. Además, dado que ella fue quien te contó acerca de los desafíos de su hijo, puedes asumir que ellos sí están tratando el problema y que tu llamada o acusación solamente les causará dolor adicional y probablemente innecesario. También creará (como temes) una brecha entre ustedes y ellos, ya que a ningún padre le gusta escuchar críticas —incluso bienintencionadas— sobre sus hijos por parte de otros padres.

En este caso, dado que no presenciaste tú misma ninguna acción impropia, no tienes pruebas, y dado que no es una amenaza mortal, yo me inclinaría por la discreción. La próxima vez que los invites ¡simplemente pon tus objetos de valor bajo llave!

- Emuna


Querida Emuna,

Estamos criando a nuestra nieta adolescente y necesitamos consejos sobre cómo balancear disciplina y libertad para ella. Ella llegó donde nosotros con muchos problemas a cuestas, y pese a que aún tiene problemas, creo que ha mejorado muchísimo para el corto tiempo que ha estado con nosotros. Es difícil balancear ser abuelos y "padres" al mismo tiempo. Sus dos padres están vivos, pero no están muy involucrados en su vida (principalmente porque no son personas muy responsables). Gracias por cualquier cosa que puedas sugerir.

- Abuelos/Padres

Queridos Abuelos/Padres,

Déjenme comenzar por decirles que realmente los respeto por haber dado un paso al frente. Ciertamente no es fácil, en muchos niveles.

Hay 2 problemas principales en lo que ustedes están planteando:

  1. El balance entre libertad y disciplina, lo cual atormenta a todo padre y particularmente a aquellos que tienen hijos adolescentes.

  2. Balancear ser un abuelo y un padre.

Empecemos con lo segundo. No creo que ésta sea un área en la que debieran buscar alcanzar un balance. Para todas las metas y propósitos (y de acuerdo a su propia descripción), ahora ustedes son los padres. Ese es el rol que están teniendo en la vida de su nieta. Quizás en algún momento fueron el típico "abuelo consentidor", pero esos días son parte del pasado. Ahora han asumido una responsabilidad sumamente seria con la que tienen que aprender a vivir. Su nieta necesita que ustedes sean sus padres.

Todos los niños necesitan límites, y se rebelan en contra de ellos.

Eso nos lleva al primer problema. Creo que podría reformular la pregunta de forma que no suene como que ustedes son sus adversarios. En vez de “balancear disciplina y libertad”, llamémoslo “libertad versus estructura y límites”. Todos los niños —sin importar su edad— necesitan límites desesperadamente. Todos los niños —sin importar su edad pero particularmente los adolescentes— se rebelan fuertemente contra esta idea. Es una línea fina y delicada de establecer.

Probablemente tendrán que investigar un poco. Hablen con los maestros en la escuela. Hablen con los padres de sus amigas. ¿Cuáles son sus normas y expectativas? Tendrán que hacerse una idea de si su nieta está diciendo la verdad cuando ella (inevitablemente) diga "todos los otros padre dejan hacer tal cosa".

Traten de tener unas cuantas reglas inviolables (frecuentemente relacionadas con seguridad), como la hora de llegada, la limitación del alcohol, la responsabilidad por el trabajo de la escuela y los lugares a los que está prohibido ir, por nombrar algunos. Fuera de esto intenten ser flexibles.

Todos los adolescentes son desafiantes. Sus hormonas los vuelven (y a todos a su alrededor) locos, al igual que sus miedos y ansiedades sobre volverse mayores. Puede que su nieta tenga algunos problemas extra debido a la situación de sus padres y se vea tentada a comportarse peor.

Nuestros sabios nos aconsejan "acercar con la mano derecha y alejar con la izquierda". La mano derecha es compasión y amor; la emoción debiera ser el impulso más fuerte y dominante. La izquierda es disciplina y límites. Es el lado más débil y se usa con menos frecuencia. Necesitamos ambas, pero la compasión tiene precedencia. Siempre debes dirigir con ella.

Finalmente, la compasión de Dios es infinitamente mayor que la nuestra. Pídele a Él que les de la fuerza y la sabiduría que necesitan para esta noble tarea.

- Emuna