Querida Emuna,

Las estadísticas muestran que los niños que han sido abusados tienden a convertirse en abusadores. Éste es un pensamiento muy preocupante para mí. Actualmente soy soltera, pero sufrí mucho siendo abusada y solamente quiero ser sana y normal. Más aún, quiero ser la madre más preocupada y amorosa que pueda ser. Creo que mis hijos merecerán tener la mejor madre que puedan y este pensamiento es una preocupación constante para mí… tengo miedo de casarme y de arruinar la vida de mis hijos. ¿Cómo hago para que las experiencias pasadas no terminen determinando mi actuar? ¿Cómo me aseguro de que seré la mejor madre que puedo ser?

- Futura Madre Preocupada

Querida FMP,

Creo que ya has hecho grandes progresos con respecto a asegurar que no seas una madre abusiva. En primer lugar, estás conciente del problema y del riesgo asociado. Probablemente estás constantemente alerta ante cualquier signo de conducta que fuese incluso un poco inapropiada. Vas a ser atenta y cuidadosa.

En segundo lugar, tú quieres desesperadamente ser una buena madre. Probablemente trabajarás duro en esa meta y serás una madre muy considerada. El trabajo duro y la determinación son las bases fundamentales de cualquier crecimiento personal y ciertamente son cruciales para la educación de los hijos.

En tercer lugar, expresaste tu preocupación en términos de las necesidades de tus hijos ("ellos merecen la mejor madre") en vez de las tuyas. Tu actitud altruista y tu foco hacia el exterior definitivamente inhibirán tu habilidad o "deseo" de ser abusiva. Además, no estarás sola. Tendrás a tu esposo para apoyarte y guiarte, y él te podrá ayudar a re-enfocarte si comienzas a cometer un error; podrá atraparte antes de que caigas.

Nuestros sabios dicen que Dios nos conduce en la dirección en que queremos ir. Nosotros tenemos que hacer el esfuerzo, y tú suenas como que estás preparada para hacer justamente eso. Recomendaría altamente ver a un profesional para trabajar en algunos de tus problemas y para obtener guía y herramientas más específicas. Recomendaría altamente trabajar en la paciencia y en el ser capaz de dejar pasar las cosas. Pero tú claramente quieres crecer, claramente quieres cambiar. Independientemente de cuál sea la situación, todos necesitamos ayuda para criar a nuestros niños. Todos necesitamos ser padres concientes; todos debemos cuidar lo que decimos y cómo actuamos. Todos estamos abrumados y necesitamos la ayuda de Dios. Es posible que tú necesites una dosis extra - ¡tan sólo pídela!

- Emuna

Querida Emuna,

Todos los días llevo a mi hija de 15 años a la escuela. Ella suele estar tan ocupada que se me ocurrió que quizás este tiempo juntas ayudaría a fortalecer nuestra relación. Pero cuando trato de empezar una conversación con ella, ella está demasiado preocupada enviándose mensajes de texto con sus amigas (¡a quienes va a ver en 10 minutos cuando la deje!) o si no me responde simplemente con alguna palabra que muestre su indiferencia. Estoy tan frustrada. Destiné especialmente este tiempo para nosotras y al parecer fue en vano. ¿Qué debiera hacer?

- Madre Que Intenta Crear Lazos

Querida MQICL,

Bueno, puedo decirte lo que no debieras hacer. No desquites tu frustración con tu hija. Ella no planificó este tiempo juntas; tú lo hiciste. ¡Todo lo que ella esperaba era que la llevaras a la escuela!

Independientemente de cuál sea la edad de tus hijos, no creo que uno pueda realmente planificar tiempo de calidad. Tiene que ocurrir más espontáneamente, en su horario, no en el tuyo. Tú solamente tienes que estar disponible cuando les da la gana – no importa cuál sea el tiempo y el lugar.

Dicho eso, pese a que no puedes forzar el tiempo de calidad o incluso la conversación, sí puedes (y debes) enseñarles conducta apropiada – decencia, respeto y apreciación.

Creo que es perfectamente apropiado sugerir que cuando tú estás haciendo algo bueno por tus hijos, es buena educación que ellos expresen su apreciación y respondan amablemente a tus intentos de conversación. ¡Sin importar si encuentran interesante lo que tienes para decir o no!

Es parte de nuestra labor como padres el explicarles cómo comportarse, particularmente cuando alguien más hace algo extra por ellos. En realidad no estaremos cumpliendo con nuestras responsabilidades como padres si somos indulgentes con su mal carácter.

No sientas que fue en vano. Aún así estás creando una relación. Aún así estás fortaleciendo la relación. Aún así estás creando recuerdos. Aún así estás proveyendo estabilidad y seguridad a sus tumultuosas vidas adolescentes. No sabes cuál será el impacto futuro o cómo recordarán ellos este momento, pero me parece que será con cariño y humor.

Así que debes fortalecerte, mantener tu ánimo en alto y seguir riéndote. Y quizás en el camino tu hija aprenderá otra lección importante – que su conducta grosera y despectiva le es en realidad perjudicial a ella misma. Si ella se comportase un poco mejor contigo, entonces quizás tú considerarías la idea de dejarla obtener su permiso de conducir.

- Emuna

Querida Emuna,

Vas a pensar que este es un problema bastante trivial, pero en realidad se ha convertido en una gran fuente de tensión en nuestro saludable matrimonio. Me gusta comer tarde por la noche. Mi cosa favorita para comer en la cama son papas fritas crujientes y crocantes. Lo creas o no, esto se ha convertido en una lucha con mi esposo. Él dice que yo soy "ruidosa, irrespetuosa y desconsiderada". Yo argumento que mis días son muy ajetreados y que comer papas fritas es parte de mi tiempo de respiro y relajación antes de dormir. Yo trato de mantener las migajas al mínimo y dejar de comer cuando él está listo para dormir, pero aún así a él le molesta. Se ha convertido en una desagradable forma de terminar el día. ¿Qué debiera hacer?

- No Puedo Comer Sólo Una.

Querida Comilona,

Dado que yo también soy una gran fanática de las papas fritas, puedo ser empática con la situación. Y pese a que estaría feliz de pasar tiempo contigo discutiendo las ventajas y desventajas de cada una de las diferentes marcas, lamento decir que tengo que ponerme del lado de tu esposo. Estoy segura de que él también está cansado al final del día. Él se mete a la cama buscando su tiempo de respiro, el cual probablemente incluye paz y tranquilidad. Los crujidos fuertes son irritantes y perturban su sensación de calma. Y no me sorprendería si algunas de esas migajas estuvieran en realidad dando vueltas por la habitación. Si debes comer papas fritas antes de dormir (aunque, como dije, soy empática, reconozco que es un mal hábito), hazlo en otra habitación, fuera del alcance del oído de tu esposo – o desarrolla un cariño por comida silenciosa como los postres dulces. Tú mencionas que tienes un "matrimonio saludable". Parece tonto permitir que esto interfiera. Piensa en todo lo bueno que tienes – y cierra tu boca.

- Emuna