La carrera que escojamos determinará cómo pasamos una gran parte de nuestras vidas. Un trabajo que realmente sea apropiado para nosotros, que nos permita sacar a relucir todo nuestro potencial y que nos desafíe a convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos puede hacer una gran diferencia en nuestra calidad de vida.

Es alentador saber que la lucha para encontrar una buena combinación entre quiénes somos y el trabajo que hacemos no es algo nuevo. Rabeinu Bejaie Ibn Pekude trae en su clásica obra Jobot HaLevavot —la cual fue escrita alrededor del año 1040 en Zaragoza, España— una brillante estrategia de cinco pasos para encontrar una carrera que realmente sea apropiada. A continuación te presento la estrategia que él describe (Jobot HaLevavot, El Pórtico de la Confianza, Capítulo 3):

  1. ¿Te atrae? Tal como un gato se siente atraído a los ratones, y un halcón se siente atraído a los pájaros, así también dentro de nosotros existe una naturaleza y una atracción por una profesión en particular.

  1. ¿Es compatible con tus herramientas? Un pájaro que captura peces posee un pico largo y muslos extendidos. Un león que despedaza a otros animales tiene dientes y garras poderosas. Así también, nuestra fisiología y carácter es más adecuado para ciertos tipos de trabajo que otros.

  1. ¿Estás dispuesto a invertir? Cada profesión tiene sus vallas que debes superar, su precio de entrada que pagar antes de poder practicarla. La medicina requiere muchos años de estudio. Los deportes profesionales requieren años de entrenamiento serio. Cuando consideres qué hacer, pregúntate si estás dispuesto a pagar el precio.

  1. ¿Te apasiona? Puede que la pasión no esté siempre presente, pero para que ames tu trabajo, al menos debe existir un cierto nivel de vitalidad, de pasión, durante cierta parte del tiempo.

  1. Emuná, que se traduce vagamente como ‘fe’. Mantén la fe de que una vez que todo lo anterior se resuelva y hayas escogido algún camino, alcanzaras el éxito. No te descarriles la primera vez que te enfrentes a un desafío o que seas derrotado. Excava profundo y mantente en curso.

Si queremos obtener un gran trabajo, debemos escoger nuestro camino con esto en mente. De forma resumida estos cinco pasos son:

- ¿Te atrae?

- ¿Es compatible con tus herramientas?

- ¿Estás dispuesto a hacer la inversión?

- ¿Te apasiona?

- ¿Tienes fe, Emuná?

Cuatro obstáculos comunes

Saber cómo escoger bien no es suficiente. Debemos conocer los cuatro obstáculos más comunes que se interponen y debemos aprender cómo vencerlos para no darnos por vencidos antes de comenzar.

  1. Aprobación y desaprobación: A veces utilizamos nuestras carreras como un medio para ganar la aprobación o evitar la desaprobación de aquellos cuya opinión nos importa. Puede tratarse de la opinión de nuestros padres, mentores o incluso de la sociedad de la que somos parte. Esto es normal y natural, pero puede terminar costándonos muy caro. Recuerda que ninguna aprobación vale el precio de nuestra vida.

  1. Miedo: Alcanzar nuestro máximo potencial a menudo demanda que salgamos de nuestra zona de comodidad y hagamos cosas que no nos son familiares ni cómodas. Esto puede ser atemorizante. Como seres humanos deseamos certeza y seguridad, y lidiar con lo desconocido desafía esta necesidad. Debemos recordar que en todo proceso de crecimiento la oscuridad siempre precede a la luz (Zohar). Ten claro que cuando reunimos el coraje para atravesar las nubes que enfrentamos, al otro lado siempre nos está esperando el sol.

  1. Fracaso: A nadie le gusta fallar. Como resultado, muchos ni siquiera lo intentan. Cuando sentimos ganas de contenernos porque quizás podríamos caer, debemos recordar a Edison. Él intentó con más de mil modelos diferentes antes que tener éxito en construir la ampolleta. Cuando le preguntaron si se sintió desalentado por sus reiterados fracasos, él respondió que nunca falló; solamente aprendió distintas formas de cómo no hacer una ampolleta. Muchas veces las cosas que no salen bien son nuestros mejores maestros. Pregúntale a cualquier persona realmente exitosa y te dirá que fue solamente a través de cometer errores y aprender de ellos que fueron capaces de obtener los logros que finalmente alcanzaron.

  1. Rendirse demasiado pronto: Usualmente toma una cantidad significativa de tiempo y mucho trabajo duro concretar nuestros sueños. A menudo subestimamos lo que se requiere. Y como resultado, cuando las cosas no ocurren tan fácil o tan rápidamente como nos gustaría, sentimos ganas de rendirnos. Cuando esto ocurre, debemos recordar a Rabeinu Bejaie Ibn Pekude y mantener la fe. Rehusémonos a aceptar menos de nosotros mismos. Lo importante es que sigamos escalando. Si lo hacemos, un día estaremos parados sobre la montaña de nuestros sueños y nos asombraremos sobre cómo llegamos allí.

Encontrar una carrera adecuada es una de las oportunidades más grandes de la vida. Cuando encontramos la labor que nos atrae, que es compatible con nuestras herramientas y que nos inspira a alcanzar nuestro máximo potencial, entonces nuestros enormes manantiales de energía tienen el canal que necesitan para fluir e iluminar el mundo. ¡Utiliza esta fórmula y brilla!