Durante dos años, mientras escribía el libro superventas Inquebrantable, Laura Hillenbrand no salió de su casa. El síndrome de fatiga crónica con el que había luchado desde la universidad la hacía sentir constantemente mareada y cansada. Hizo todas sus entrevistas para el libro por medio del teléfono, y algunos días tuvo que literalmente arrastrarse de la cama al computador. Otros días el vértigo le impidió leer y escribir, y Laura tuvo que completar su investigación escuchando audiolibros de la Segunda Guerra Mundial.

Inquebrantable describe la desgarradora e inspiradora historia de supervivencia y resistencia de Louie Zamperini. Abarca el período de corredor olímpico de Louie en los años 30, su servicio en la fuerza aérea de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, su caída en el mar y sus 47 días de supervivencia en una balsa salvavidas, y finalmente su captura y tortura por parte de los japoneses. Quizás Laura Hillenbrand, la autora del libro superventas Seabiscuit, se sintió atraída por la historia de Louie debido a los desafíos que ella misma había tenido que superar.

El autor, Laura HillenbrandEl autor, Laura Hillenbrand

Su enfermedad también era una travesía solitaria; diagnosticar el síndrome de fatiga crónica es algo sumamente difícil, incluso su propia madre no le creyó cuando le dijo estar sufriendo. “Ella no me apoyaba y eso era lo más difícil de todo. Cuando casi todas las personas que te rodean te miran hacia abajo y te condenan por tu mal comportamiento, es muy difícil que eso no te afecte y comiences a sentirte mal por ti misma. Dado que yo era el blanco de mucho desprecio, comencé a sentir una profunda lástima por mí misma”, dijo Laura en una entrevista realizada en diciembre por la revista Time.

Laura se hundió en una profunda depresión cuando se vio forzada a dejar la universidad porque estaba exhausta, y un día incluso desparramó una botella de pastillas sobre su cama y las observó durante una hora. No era capaz de suicidarse, pero tampoco podía descubrir cómo vivir. En contra de todos los pronósticos, Hillenbrand ha escrito desde entonces dos de las novelas de no ficción más exitosas de los últimos tiempos, las cuales han vendido en conjunto más de 10 millones de copias.

Debido a su enfermedad, mientras escribía Inquebrantable entrevistó a Louie por teléfono cientos de veces durante un período de siete años hasta que él fue capaz de viajar desde California a Washington para conocerla. “Yo sentía que en realidad era una ventaja no poder ir donde Louie. Él se transformaba para mí en un corredor de 17 años o en un soldado de 26. No tenía al frente a un hombre anciano”, dijo en la entrevista.

Laura considera que su enfermedad la ayudó a generar una conexión especial con Louie a medida que le preguntaba miles de detalles sobre la historia de su vida; ella lo entendía, porque sabía muy bien cómo se siente sufrir. “He estado en lugares muy oscuros en my vida, principalmente por esta enfermedad. Y eso me ha dado un entendimiento sobre el sufrimiento que creo que sólo puedes obtener de primera fuente. Louis y yo hablábamos también de lo que yo había tenido que enfrentar… y él entendió que yo sabía de lo que estaba hablando. Cuando él hablaba de sufrimiento, yo entendía en cierto grado cómo se siente. Y creo que eso le permitió abrirse más conmigo”.

Louie ZamperiniLouie Zamperini

En Inquebrantable, la base de la nueva película de Angelina Jolie, Laura trae a la vida el ascenso a la fama de Louie como corredor olímpico y su terrible sufrimiento como prisionero de guerra. Ella fue capaz de capturar la resistencia sobrehumana de Louie cuando tuvo que enfrentar el terror de la guerra y el hecho de ser el blanco de un particularmente cruel abuso por parte del sádico guardia japonés apodado “El Pájaro”. Rav Shimshon David Pincus zt’’l describe el increíble valor de la determinación:

“Alguna gente pierde la esperanza de alcanzar alguna vez sus metas. Simplemente se rinden. Pero una persona sabia no pierde las esperanzas. El Rey Shlomó era más sabio que todos nosotros y dijo: ‘Un hombre justo cae siete veces y se levanta’ (Proverbios 24:16). Así es como funciona. Nos levantamos, caemos, y nos volvemos a levantar. Esa es la clave de todo” (Rav Pincus, Nefesh Shimshon: Gates of Emunah (Nefesh Shimshon: Las puertas de la emuná), p.123).

Pero probablemente la mayor lección sobre enfrentar la adversidad que nos enseña Laura en Inquebrantable —la cual lamentablemente no aparece en la película— viene después de la guerra, cuando Louie retorna a la vida común y corriente. Hillenbrand nos ofrece una detallada descripción del débil cuerpo y de la incapacitante ansiedad que sentía Louie después de la guerra. “Louie estaba destrozado… de día no podía dejar de pensar en ‘El Pájaro’. Se despertaba regularmente gritando y lleno de sudor. Tenía miedo de dormir”. Inquebrantable muestra el aterrador descenso de Louie al mundo de las adicciones para intentar escapar de su dolor, y luego, con la emoción que sólo puede sentir quien entiende cómo se siente levantarse después de una solitaria caída, Laura describe cómo Louie volvió a levantarse para finalmente perdonar a su torturador. “Cuando pensaba en su propia historia, lo que resonaba dentro de él ahora no era el sufrimiento que había sentido, sino el amor divino que había intervenido para salvarlo. Él no era el hombre destrozado, abandonado y sin valor producto de las torturas de ‘El Pájaro’. En un solo y silencioso momento, toda su rabia, miedo, humillación y desamparo se habían esfumado. Esa mañana, él se sentía como una nueva creación” (Inquebrantable, p.383).

Louis Zamperini falleció en julio de 2014Louis Zamperini falleció en julio del 2014

De ser un alma torturada que lamentaba su oportunidad perdida de haber sido el primero en correr una milla en menos de cuatro minutos y un prisionero de guerra que no podía liberarse de sus pesadillas, Louie se volvió un escritor y charlista inspirador que motivaba a otros a nunca rendirse en sus intentos por crear una vida extraordinaria. Y por medio de contar su historia, Laura logró quizás sanar una parte de su propia historia de sufrimiento.

Todos nosotros nos hemos quebrados de distintas maneras en distintos momentos de nuestras vidas. Lo que diferencia las vidas extraordinarias de las ordinarias es cómo vemos y cómo utilizamos nuestro sufrimiento. ¿Es algo contra lo que debemos luchar para tener éxito a pesar de la adversidad? ¿O es algo que debemos aceptar y utilizar para hacer que nuestras vidas sean completas? Como nos enseña la historia de coraje de Laura y su conmovedor libro sobre la vida de Louie, podemos redimir nuestro sufrimiento si lo utilizamos para escribir nuevas historias y para construir vidas extraordinarias.