"Yo sospecho que a ella nunca se le ocurrió que sus actos eran especiales de alguna manera", dijo en su momento el príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, respecto a su madre, la princesa Alicia de Grecia, quien rescató a una familia de judíos durante la Shoá. "Ella era una persona con una profunda fe religiosa y debe haber considerado un acto totalmente humano hacia otros seres humanos en problemas".

El 9 de abril del 2021, a los 99 años, falleció el príncipe Felipe, quien estuvo casado durante 74 años con la Reina Isabel.

La princesa Alicia

La princesa Alicia nació en el castillo de Windsor en 1885 y era nieta de la reina Victoria. A edad muy temprana diagnosticaron que era sorda y a los ocho años ya había logrado aprender a leer los labios de forma fluida. Alicia era famosa por su sensibilidad hacia los demás, algo que se vio realzado por su propia discapacidad. Ella se casó con el príncipe Andrés de la familia real griega-danesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, la parte sur de Grecia fue ocupada desde 1941 y el norte fue ocupado en 1943.

(A la izquierda) La princesa Alicia con su hijo Felipe. (A la derecha) La princesa Alicia y el príncipe Andrés.

En 1942, los nazis comenzaron a deportar a los judíos del sur hacia campos de exterminio en Polonia. Haimaki Cohen era un judío que había sido miembro del parlamento griego y conocía a la princesa Alicia. Él falleció en 1943, tras huir hacia el norte del país. Su esposa Rajel y su familia fueron ocultos por tres hermanas en las afueras de Atenas, pero tras un breve período de tiempo tuvieron que huir de allí.

La familia Cohen. De izquierda a derecha: Tilde Cohen, Alfred Cohen, Haimaki Cohen y Rajel Cohen en 1941. Fotografía de Evy Cohen.

La princesa Alicia, que había estado ayudando a la Cruz Roja sueca y suiza a ocuparse de los refugiados, oyó el problema que tenían los Cohen y les abrió las puertas del palacio. Tres de los hijos mayores de Rajel habían logrado escaparse de Grecia y llegaron a Egipto a través de Turquía, mientras que la princesa Alicia albergó a Rajel Cohen y a su hija Tilde en un departamento en el tercer piso del palacio.

Los Cohen permanecieron en el palacio durante 13 meses, durante los cuales la princesa fue a visitarlas regularmente y conversó largamente con Rajel, además de asignar a la familia dos griegos que ayudaron a mantener su comunicación con el mundo exterior. Esta comunicación fue la que permitió que Rajel supiera que uno de sus hijos no pudo llegar a Egipto. También a él lo llevaron al palacio para refugiarse con su madre y con su hermana.

Ayudar a una familia judía implicaba grandes riesgos, en especial para la princesa Alicia, porque tres de sus cuatro hijas se habían casado con príncipes alemanes que servían como oficiales de la SS. Había abundantes sospechas respecto a su lealtad, porque Felipe, su único hijo, se había enlistado mucho antes, a los 18 años, en la Marina Real Británica, donde sirvió durante la guerra con distinción.

En un momento, los oficiales de la Gestapo visitaron su hogar en Atenas y sospecharon respecto a quienes vivían en el piso superior. La princesa actuó aprovechando su sordera, pretendiendo que no entendía sus preguntas y argumentó que sólo vivía con ella una niñera.

En una boda en 1957. El príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, con la reina a su derecha y su madre, la princesa Alice, a su derecha.

La gran mayoría de los aproximadamente 80.000 judíos de Grecia fueron asesinados en el Holocausto.

La princesa Alice estableció un convento en Atenas dedicado a ayudar a los necesitados. Tras un golpe de estado en el país, ella regresó a Gran Bretaña para estar cerca de su hijo y de su esposa, la reina, con quienes vivió en el palacio de Buckingham, dedicándose únicamente a ayudar a los desfavorecidos y a los necesitados.

Poco antes de su muerte en 1969, Alicia pidió ser enterrada en Jerusalem, en el Monte de los Olivos. Ella murió sin tener ninguna posesión, porque había donado todo lo que poseía. Diecinueve años más tarde, en 1988, de acuerdo con sus deseos, su cuerpo fue llevado a Israel y colocado en la cripta en el Jardín del Monte Gethsemane, en el Monte de los Olivos.

El príncipe Felipe coloca una ofrenda floral en Yad Vashem en 1994.

En 1990, la familia Cohen aplicó formalmente un pedido para que la princesa Alicia fuera reconocida como uno de los Justos de las Naciones. En 1994, el príncipe Felipe efectuó una visita privada a Israel para plantar un árbol en recuerdo de su madre. Él fue invitado por el presidente de Israel, Ezer Weizman, visitó la tumba de su madre y conversó con la familia Cohen y sus descendientes, quienes deben sus vidas a la bondad de su madre.

Al hablar en la ceremonia, Felipe dijo que su madre había actuado puramente por fe y conciencia. "Durante años nosotros no supimos nada, y hasta donde sabemos, ella nunca le mencionó a nadie que le había dado refugio a la familia Cohen".

El árbol de la Princesa Alicia en la Avenida de los Justos de las Naciones, en Yad Vashem.

El príncipe Felipe también agregó sus propios recuerdos del antisemitismo nazi al estudiar en una escuela con internado cuando tenía 12 años, en el pueblo de Salem, al sur de Alemania, cuando Hitler subió al poder. La escuela había pertenecido a uno de sus cuñados.

"La costumbre de la escuela era nombrar a un joven de los años superiores para ocuparse de los recién llegados. En el momento yo no lo supe, pero resultó que nuestro "ayudante", como le llamábamos, era de origen judío. Una noche lo atacaron en su cama y le cortaron todo el cabello. Pueden imaginar el efecto que eso tuvo sobre los recién llegados. Nada pudo habernos dado una indicación más clara del significado de la persecución".

Felipe había jugado al cricket en su escuela en Inglaterra y todavía tenía su gorra de cricket, la cual le ofreció al joven judío para que cubriera su vergüenza. "Me daba placer ver que la usaba".

En el año 2018, el nieto del príncipe Felipe, el príncipe Guillermo, actualmente el segundo en línea al trono, visitó Israel en la primera visita oficial, presentó sus respetos en la tumba de su bisabuela y conoció a Evy Cohen, una nieta de Rajel Cohen, y a su primo Felipe.

Evy Cohen y Felipe Cohen, descendientes de Rajel Cohen, quien fue refugiada por la princesa Alicia de Grecia.

Evy Cohen dijo: "Fue muy emotivo para todas las partes. El príncipe Guillermo estuvo muy orgulloso de saber que su bisabuela había salvado a toda una familia".

Felipe le dijo al príncipe: "Todos le debemos nuestra existencia al coraje de la princesa Alicia. Su actitud fue extraordinaria, y lo que ella hizo fue absolutamente extraordinario. Ella fue muy valiente y arriesgó su propia vida para ayudar a una familia necesitada".