El Coronavirus se dispersa por el mundo y la gente está preocupada. Los mercados de valores globales se han desplomado por miedo a su propagación y muchas regiones impusieron restricciones draconianas respecto a los viajes. Con ayuda de Dios, pronto lograremos tener al virus bajo control. Mientras nos enfrentamos a la propagación del COVID-19, he aquí seis formas en que Israel y el pueblo judío se ven afectados y cómo tratan de ayudar.

1. Una plegaria masiva en el Muro Occidental

El domingo 16 de febrero, cientos de personas se unieron para un servicio masivo de plegarias en el Muro Occidental en Jerusalem, el sitio más sagrado para los judíos. A pesar de que llovía fuertemente, israelíes y turistas se reunieron para rezar fervientemente por aquellos infectados con el COVID-19. Los participantes recitaron plegarias en hebreo y también en mandarín, porque en el evento participaron decenas de turistas chinos que estaban de visita en Israel. Entre los que rezaron había parientes de personas infectadas con el COVID-19, incluyendo parientes de tres israelíes que estaban en cuarentena en un crucero en la costa de Japón y que se infectaron con la enfermedad.

“El pueblo chino tiene que saber que el pueblo judío piensa en ellos, que reza por ellos y con ellos”, explicó Rav Shmuel Eliahu, el Gran Rabino de la ciudad israelí de Tzefat, y uno de los organizadores del evento. “Que esta lamentable plaga deje de existir y desaparezca del pueblo chino y de todo el mundo”.

2. Científicos israelíes trabajan para desarrollar una vacuna

En todo el mundo los investigadores médicos se esfuerzan por desarrollar una vacuna para el COVID-19. Algunos investigadores israelíes piensan que están a punto de lograrlo. El Instituto de Investigación de la Galilea (MIGAL) al norte de Israel anunció el 27 de febrero que están trabajando en una vacuna que puede llegar a estar lista en tres semanas. Si lo logran, potencialmente podría llegar a estar disponible al público dentro de tres meses.

Los investigadores de MIGAL ya lograron crear un virus contra la cepa del coronavirus de la bronquitis infecciosa (IBV), que es una enfermedad separada del COVID-19. Ahora intentan adaptarla para que sea efectiva contra el COVID-19. El director ejecutivo de MIGAL, David Zigdon, explicó que “dada la urgente necesidad global de una vacuna humana contra el coronavirus, estamos haciendo todo lo posible para acelerar su desarrollo. Nuestro objetivo es producir la vacuna dentro de las siguientes 8-10 semanas, y lograr que su seguridad sea aceptada en 90 días”.

3. Culpar a los judíos por el Coronavirus

En algunas partes, la gente culpa a los judíos por el coronavirus y acusan a los judíos de propagarlo. “Los extremistas esperan que el virus mate judíos”, afirmó la liga antidifamación en un informe especial del 6 de febrero del 2020. El informe señala que los antisemitas “también utilizan la emergencia (del virus) para presentar sus teorías antisemitas respecto a que los judíos son responsables de crear el virus y lo propagan para incrementar su control… o para tener ganancias a partir de él”.

4. Manifestaciones de apoyo hacia las víctimas chinas del odio

El COVID-19 se originó en China, y algunas personas chinas en distintos lugares del mundo se convirtieron en chivos expiatorios, como si de alguna forma tuvieran responsabilidad personal por la difusión del virus. El 21 de febrero del 2020, más de 70 organizaciones judías en los Estados Unidos, incluyendo el Consejo Rabínico de Norteamérica, firmaron una carta abierta a la comunidad china norteamericana:

“Escribimos para expresar nuestra sincera solidaridad con ustedes durante estos momentos tensos y difíciles. Nos preocupa el incremento de la xenofobia hacia el pueblo chino en este país y en el exterior por el COVID-19, coronavirus. Sabemos que en estos momentos, la preocupación fácilmente puede convertirse en histeria, lo que puede llevar a buscar chivos expiatorios. Nos comprometemos a ayudar a garantizar que los chinos se sientan seguros y apoyados, y a combatir los ataques y los estereotipos en los medios sociales. A partir de la historia, la nuestra y la de ustedes, sabemos que el alarmismo puede ser devastador”.

En un momento de miedo masivo, la carta es un llamado para recordarnos a todos ser razonables, enfrentar la difusión del COVID-19 con madurez y dedicar nuestra energía para lugar contra la enfermedad y no para enfrentarnos unos a otros.

5. Equipo prometedor desarrollado en Israel

Muchas personas utilizan máscaras para protegerse contra el COVID-19. Algunas de las máscaras más efectivas del mundo se deben a tecnologías desarrolladas en Israel.

En la fábrica de Tecnología Argaman en Jerusalem, los empleados incrustan partículas de cobre dentro de las fibras de algodón, lo que bloquea gérmenes y bacterias. El fundador de Argaman, Jeffrey Gabbay, explicó que estas máscaras pueden ser efectivas durante toda la vida de la persona. Una orden reciente de 1 millón de máscaras de un comprador en Hong Kong, terminó con todo el stock de la compañía. Pero están trabajando para producir más máscaras y esperan que muy pronto estén disponibles para la venta en todo el mundo.

Sonovia es otra compañía israelí que trabaja para crear máscaras faciales más efectivas para bloquear los gérmenes, y están ocupados en crear una máscara prototipo que puede proteger contra el COVID-19. Fundada por dos profesores de química de la universidad Bar Ilán, la compañía utiliza tecnología de acabado ultrasónico para infundir la tela de las máscaras con nanopartículas de óxido de cinc y de cobre que protegen contra los virus y bacterias. Estas máscaras protegen de la gripe y se espera que las pruebas demuestren que también son efectivas contra coronavirus tales como el COVID-19.

Existe una necesidad urgente de desarrollar pruebas rápidas de diagnóstico de aquellos que tienen el COVID-19. Una firma israelí recientemente anunció que creó un equipo de prueba que puede detectar rápida y efectivamente el Coronavirus. BATM, con base en la ciudad israelí de Hod Hasharón, anunció el 27 de febrero del 2020 que se corroboró que sus equipos son efectivos para la detección del coronavirus.

6. Los rabinos de Italia rezan por el COVID-19

Muchas escuelas y comercios al norte de Italia debieron cerrar porque la región enfrenta un brote importante de COVID-19 que ha afectado a centenares de personas. La comunidad judía de la región también se vio afectada. En Milán, donde viven alrededor de 10.000 judíos, los edificios públicos fueron clausurados y pocas personas se animan a salir a las calles. La única escuela judía de la ciudad cerró temporalmente y también se cancelaron los servicios en muchas sinagogas. En cambio la gente se reúne a rezar en pequeños grupos en departamentos privados.

Ante la incertidumbre, los judíos italianos respondieron con plegarias. El 26 de febrero del 2020, la Asamblea Rabínica de Italia publicó una plegaria en hebreo por las víctimas del coronavirus. La plegaria está disponible para quienes deseen recitarla en todo el mundo, ya sea en los hogares o en las sinagogas. “Deseamos expresar nuestra empatía y compartimos el dolor por las víctimas. Rezamos por la curación de los enfermos en todos los lugares del mundo en el cual esta enfermedad se haya manifestado o vaya a aparecer”. La plegaria le pide a Dios ayuda para poner fin a la propagación y al miedo por el COVID-19.

Por el momento el COVID-19 se sigue propagando y es crucial ser cuidadosos y evitar el pánico. Muchos actos de sentido común que previenen la transmisión de otros virus pueden ayudar también a disminuir su propagación. Toser en un pañuelo o sobre el codo, arrojar a la basura los pañuelos de papel usados, limpiar con frecuencia las superficies y lavarse a menudo las manos son todas formas potentes de protegernos.

Mientras tanto, podemos sentirnos orgullosos de la manera en que los científicos israelíes y los líderes judíos reaccionaron ante el virus, trabajando duro para encontrar soluciones y recordándonos la necesidad de enfrentar el COVID-19 y cualquier otro problema con madurez y humanidad.