Reprender a una persona que está haciendo algo equivocado es una de las mitzvot de la Torá. La halajá nos explica los detalles de cada mitzvá, por lo que para aprender cómo “retar” a nuestros hijos de manera efectiva, nos centraremos en los detalles sobre cómo dar tojajá (mostrarle al otro que se equivoca) .

El libro Hiljot Olam nos enseña que cuando ves a una persona (tu hijo) haciendo una acción indebida, tienes que hacerle ver su equivocación. La raíz de esta obligación es el amor profundo que sientes por tu hijo.

Rambam explica que cuando reprendemos a otro, debemos hacerlo en privado, hablar de forma calmada y con palabras suaves. Y hay que hacerle saber que lo que se le dice es sólo por su bien. El motivo de esto es que las palabras duras generan rechazo y no son escuchadas.

El libro Ish le Reehu (Entre el hombre y su prójimo) dice que cuando vas a llamarle la atención a otro —en este caso tu hijo—, el primer paso es encontrar algo positivo para decirle. Algo en lo que puedas concordar con él. Una vez que se hayan conectado, comparte con tu hijo lo que te parece que tiene que cambiar y muéstrale cuál es el camino para salir de ese comportamiento

Según mi experiencia te puedo contar que cuando hablo con mis hijos a solas, calmada, después de haber logrado canalizar mi enojo y frustración, y logro enfocarme primero en sus sentimientos, el mensaje que les doy sobre el cambio de actitud que quiero que hagan, es mucho más efectivo.

He aprendido a comenzar estas conversaciones con frases como:

“Me imagino que te molestó que tus hermanos no te dejen jugar… la próxima vez que algo así pase ven a contarme y vamos a pensar juntos qué hacer… romperles el juego no está permitido”.

“Veo que tienes hambre, a esta hora no comemos dulces, busquemos algo sano que te guste”.

“Tienes mucha energía, correr se puede en el jardín, ¿vamos afuera?”.

”Has estado mucho tiempo en el computador, me parece que te es difícil encontrar cómo divertirte, te propongo que hagamos una lista de actividades que puedas hacer”.

¿Qué te parecen estas formas de mostrarle a tu hijo que hay cosas que debe corregir?

Aprender esto ha cambiado todo el ambiente en mi hogar. Es una estrategia que sirve tanto con niños pequeños como con adolescentes. Porque la tojajá o 'reto' se convierte en un mensaje de unión y de amor que es fácil de escuchar.

Te propongo que pienses en la tojajá que sueles darles a tus hijos y reflexiones sobre cómo podrías dar esos mismos mensajes siguiendo estas enseñanzas.

Con mucho cariño, Lily