El enojo es un sentimiento fuerte, y muchas veces lo asociamos con algo negativo.
Cuando nos enojamos, nuestro cuerpo se tensa y se pone rígido, sentimos como un fuego que necesita salir hacia afuera, algo que parece casi imposible de detener, y así muchas veces explotamos.

No nos es cómodo enojarnos, tanto así que hay personas que deciden inconscientemente reprimir este sentimiento.

Pero el enojo es un sentimiento real, que se encuentra dentro nuestro y que sentimos cuando nuestros hijos se pelean, cuando dejan los juguetes desordenados por toda la casa, cuando ensucian, cuando nos hablan con desprecio, cuando no quieren estudiar y cuando nos ignoran.

La pregunta es ¿cómo reaccionamos cuando estamos enojadas?

Quiero compartir contigo hoy una herramienta que te puede ayudar a expresar en palabras lo que te está molestando.

El primer paso es expresar el enojo y su motivo. Por ejemplo: “me molesta que digas malas palabras”.

Y luego decir qué te gustaría que sucediera. Por ejemplo: “quisiera que en esta casa nos hablemos con respeto”.

¿Qué te parece?

“Me enoja que llegues tarde a casa, espero que en la próxima vez regreses a la hora acordada”.

"Me molesta que te quites los zapatos en el living, llévalos por favor a la pieza”.

"Me irrita que no ayudes con los quehaceres de la casa, quisiera que laves los platos”.

Te invito a conocer tu enojo y a aprender a expresarlo de manera segura y sin hacer daño.

Con mucho cariño, Lily