Enseñar a respetar parece ser uno de los mayores desafíos de la sociedad moderna.

Queremos que nuestros hijos nos traten como corresponde, pero ¿cómo lograr realmente que nuestros hijos nos traten con respeto?

Los niños aprenden a respetarnos cuando nos ven a nosotros —sus padres— respetando a otras personas.

Esto incluye respetar a la cajera del supermercado, a la persona que te ayuda a limpiar tu casa, a tu vecino y a tus amigas. Incluye también respetar a tu esposo, a tus padres, a tus hermanos y a tus hijos.

Enseñar con el ejemplo es una de las herramientas más poderosas que tenemos como padres. Los mensajes que los niños captan conviviendo con sus padres día a día, son la influencia más grande que pueden tener en toda su vida. De aquí aprendemos que:

  • Si quieres que tus hijos te hablen de manera calmada, hablales tú a ellos de manera calmada.
  • Si quieres que te escuchen, escúchalos tú a ellos.
  • Si quieres que respeten tu opinión, preocúpate de respetar la opinión de tus hijos.

Prueba esto y verás cómo poco a poco van a haber cambios positivos en la conducta de tus hijos.

Te propongo que pienses cómo te gustaría que tus hijos mejoren en el respeto que te tienen, y que luego medites en cómo tú puedes mejorar en ese punto, para que ellos puedan aprender imitándote.

Con mucho cariño, Lily