Cuando vivía en Manhattan y me dedicaba a entrevistar a las celebridades, estaba rodeada de artistas dotados de belleza, riqueza y fama. Mi trabajo era ayudarlos a contar sus historias al público. Esto me dio la rara oportunidad de conocer a personas fascinantes y en el proceso descubrir aspectos de ellos no conocidos. Decidí dejar esa carrera para dedicarme a mi rol más gratificante como mujer religiosa en Israel, pero hay un puñado de consejos útiles que me siguen acompañando.

Dustin Hoffman – No te apresures a juzgar

Entrevisté a Dustin Hoffman cuando él promovía su película “Wag the Dog” ("Escándalo en la Casa Blanca"), en la que representaba a un exitoso y engreído productor cinematográfico de Hollywood. Cuando le pregunté qué pensaba de la personalidad inmoral de su personaje, me respondió: “Un actor nunca juzga al personaje que representa. Nunca. Un actor debe aprender a ver el mundo como lo hace el personaje. Nunca lo ves como una mala persona”.

De su respuesta aprendí que cuando la conducta de otra persona no responde a nuestras expectativas, no debemos sacar conclusiones apresuradas. En cambio, debemos ser compasivos y tratar de ver el mundo desde su perspectiva. No tienes que estar de acuerdo ni identificarte con ella, pero está mal juzgar su valor como ser humano sólo porque tú no compartes su visión del mundo. Eso es entre ellos y Dios.

Robin Williams - ¿Por qué ser normal?

Robin Williams era una de las estrellas favoritas que todos deseaban entrevistar. Sin importar la calidad de su película más reciente, Robin llegaba a cada entrevista (y hubo cientos de ellas) con todo el entusiasmo que podía juntar… que era mucho. Tenías que olvidarte de ensayar, Robin improvisaba cien por ciento y era espectacular en eso. Siempre estaba totalmente abierto a cualquier pregunta y a menudo te contaba un chiste para tratar de descolocarte. “¿Cómo se te ocurre todo ese material sobre la marcha?”, le pregunté una vez. Él sonrió y me respondió en voz baja: “Yo no soy normal”.

Robin me enseñó que ser normal a veces está sobrevalorado. También me enseñó que, por lo general, el genio de una persona, es decir los regalos que sólo ella puede darle al mundo, a menudo vienen de un lugar interno que simplemente no es “normal”. Por lo tanto, ¡aceptemos nuestro lado creativo poco convencional!

Oprah Winfrey – Ser amo de tu historia

Entrevistar a Oprah Winfrey era una dicha porque Oprah hacía que el proceso fuera fácil y también porque, admitámoslo, ella es Oprah. Ella habla sin esfuerzo con frases concisas y se mantuvo en el tema a lo largo de cada una de nuestras entrevistas. Oprah Winfrey es una de las súper mujeres de más alto ranking en el mundo en varias áreas y en innumerables sectores demográficos. Sin embargo, nunca me acobardé ante el prospecto de entrevistarla. Además de que es un placer hablar con ella, ella no se avergüenza de hablar de sus desafíos con su peso, las drogas, el abuso cuando era una niña y sus propias fallas en las relaciones. Ella también es honesta cal hablar respecto a cómo superó esas dificultades y como abrió un nuevo camino.

Oprah es una inspiración para muchos y su apertura y honestidad sobre sus luchas y victorias ayudaron a millones de personas a superar sus propias dificultades. Esto me enseñó que a veces abrirse sobre una vulnerabilidad personal puede ayudarte a sanar, pero también puede ayudar a otros a encontrar su propia fuerza.

Jodie Foster – Estar preparado para cualquier cosa

Jodie Foster pasó de ser una estrella infantil a actriz principal y es uno de los individuos más inteligentes que tuve el placer de entrevistar. Me daba escalofríos escuchar a otros entrevistadores formularle preguntas tontas o entrometidas en las conferencias de prensa que me tocó cubrir. Sin embargo, nunca vi a Jodie fruncir el ceño ni reprender a nadie por hacer una pregunta tonta. Ella simplemente sonreía y respondía a todos con el mismo respeto.

Ella también mantuvo privada su vida privada, sólo reveló al público fragmentos cuando quiso hacerlo; sin permitir que la prensa la desgastara.

Aprendí que cuando estás seguro de ti mismo y eres naturalmente respetuoso y equilibrado, no tienes que ser grosero ni insultar para que te entiendan o para poner un límite. Cuando estás preparado, puedes respirar, relajarte y estar listo para enfrentar los baches del camino.

Edie Falco – ¡Aguanta!

En la década de 1990, cuando vivía en Manhattan, muchos de mis amigos eran artistas desconocidos que cantaban, actuaban o hacían monólogos humorísticos, audición tras audición. Algunos de ellos saltaron a la fama y siguieron carreras estelares.

Con la premiada actriz Edie Falco, conocida por sus roles como Carmella Soprano y la enfermera Jackie, éramos amigas antes de que se volviera famosa. A Edie le tomó diez años convertirse en un éxito de la noche a la mañana. Diez años de audiciones, trabajar de camarera, más audiciones, luego conseguir su exitoso rol como la oficial de prisión Diane Whittlesey en la serie de HBO, “Oz”.

Durante la filmación de esta serie, HBO desarrolló “Los Soprano”, el show que elevó el estatus de la televisión por cable y que dio a conocer a Edie Falco antes del año 2000. Entonces la lucha para ser reconocida como una actriz talentosa quedó atrás. Ella se lamentaba de lo inútiles que eran esas audiciones y se cuestionaba si debía dejarlo todo y simplemente aceptar que ser camarera fuera su profesión de por vida. Servir mesas es un trabajo honesto, pero Edie siguió presentándose a cada audición, hasta que recibí la llamada en la que me contó que había obtenido un rol protagónico en una serie de TV en una importante cadena de televisión.

Desde entonces se mantuvo dentro del radar. Edie me enseñó que nunca sabes si tendrá lugar el “salto a la fama” ni cuándo será, pero tener fe en ti mismo y en tus talentos en una meta que vale la pena tener.

Keanu Reeves, Jimmy Fallon, Katie Couric, Jeff Bridges y Drew Carey – ¡Supérate!

Era raro que una celebridad llegara sola a una entrevista, sin un séquito, sin publicista, sin un agente para cuidarla. Hay unas pocas estrellas, incluyendo a las mencionadas aquí, que no tenían nada de eso. Son personas que se sienten completamente seguras para salir solas, sin un guardaespaldas. Les dan la bienvenida a sus admiradores, lidian con la prensa y evitan a los paparazzi por sí mismos y lo hacen increíblemente bien.

Es refrescante cuando una persona, incluyendo a las celebridades, está suficientemente segura en su autoestima para moverse sin un sequito y sin "extras" para parecer importante.

Cualquiera sea nuestra vocación, siempre hay oportunidades de aparecer y ser una fuerza para el bien. Estoy agradecida de haber tenido la oportunidad de sentarme con personas que sobresalieron en su carrera pública y por haber aprendido en el camino lecciones y regalos que llevé conmigo al embarcarme en una vida completamente diferente.

En su libro “Searching for Heather Dean”, Heather Dean cuenta sobre su emocionante carrera como entrevistadora de celebridades y explica por qué decidió alejarse de eso.