Estás sentado en tu casa y recibes una llamada telefónica de tu padre. Tiene una sorpresa para ti.

Él dice que te ama muchísimo, y que ha decidido que te depositará todos los días $86.400 dólares en tu cuenta bancaria. ¡$86.400! ¡Es un montón de dinero para recibir todos los días!

Tú esperas por el truco, y no tarda en llegar. La condición es que lo que sea de dinero que quede en la cuenta al final del día será borrado de la misma; no podrá ser utilizado. Nunca tendrás ese dinero de vuelta.

Eso no está nada de mal, piensas, ¡solamente tendré que gastarlo todo, todos los días! ¡No desperdiciar ni un centavo! Cuelgas el teléfono con una sensación de “gracias”, corres por un lápiz y papel, te sientas y empiezas a planear. Tú sabes que para asegurarte de que cada dólar sea aprovechado a su máximo, tendrás que idear algo para asignar apropiadamente el dinero.

Lo primero es lo primero. Caridad. Tú sabes que cada judío está obligado a dar entre el 10% y el 20% de sus ganancias a caridad. Siendo una persona generosa (quien resulta tener $17.000 para repartir diariamente) decides repartir el 20% de tus ganancias a caridad cada día. Eso te deja el 80% del dinero.

Vamos a ver, piensas. Lo próximo serán mis necesidades. Del 80%, probablemente puedo llegar a utilizar un 40% para cosas que yo necesito: comida, renta, auto, ropa, etc. OK.

Queda el 40%

Bueno, tú ponderas, existen esas pequeñas cositas con las que uno tiene que lidiar, mejorías que hacer, cosas que arreglar, las-no-tan-esenciales-pero-todavía-justamente-necesarias. Tú decides que el 20% de tus ganancias deben estar destinadas a aquellas cosas.

Del 20% que queda, te permites un 10% sólo para entretención. Este 10% será utilizado en regalos especiales, aparatos electrónicos, etc. Después de todo, no es un crimen disfrutar. (¡Y de todas maneras no puedes ahorrarlo!)

El último 10%, decides, debe ser para asuntos de contingencia. Después de todo, uno nunca sabe qué gastos extras pueden surgir. Y si no surge nada, lo utilizaras para más regalos. Pero lo más importante, cada uno de los dólares debe ser gastado. ¡De otra manera sería una pérdida de dinero!

Ya está. Lo tienes todo resuelto, cada dólar dedicado a un propósito, cada centavo con un foco directo. Ahora verdaderamente puedes aprovechar al máximo esta oportunidad.

Los segundos cuentan

Cada día nuestro Padre en el Cielo deposita exactamente 86.400 en nuestra cuenta. 86.400 segundos dentro del periodo de 24 horas. ¡Qué regalo! ¡Qué oportunidad!

¿Qué estas haciendo con esos 86.400 segundos?

El “truco”, por supuesto, es que al final de cada día, todo se ha ido. Si no utilizaste ese tiempo sabiamente y desperdiciaste una hora eso es 3.600 segundos que se fueron para siempre. Nunca te encontrarás con esos momentos otra vez.

La mayoría de nosotros nos esforzamos por utilizar cada dólar de la mejor manera posible. Pero cuando se trata del precioso regalo del tiempo, ¿podemos decir realmente que lo estamos utilizando apropiadamente?

Siguiendo el modelo de nuestros ambiciosos planes para los $86.400, deberíamos estar donando 20% de nuestro tiempo en ayudar a otros. Deberíamos gastar 40% del tiempo para lo que debe ser hecho, incluyendo dormir y comer. Por lo menos el 20% de este atesorado regalo de tiempo debe ser utilizado para “reparaciones”, es decir, debe ser dedicado a la auto mejoría, al crecimiento personal, ya sea leer un libro que te motive o ajustar nuestras metas para desarrollarnos espiritualmente. 10% debe ponerse de lado para el entretenimiento y la relajación (con el propósito de recargar energías para las cosas importantes) y el último 10% para contingencia: un embotellamiento inesperado, un evento familiar, etc.

En realidad, 100% de nuestro tiempo debe estar enfocado en convertirnos en mejores personas y en mejorar nuestra relación con Dios.

Todo se trata de tener un foco correcto. Haz tu propio plan  y mantente en el camino. Corre y agarra ese lápiz y ese papel. Piensa en grandes metas y divídelas en pequeños pasos graduales. Ten objetivos específicos por hora. Y como cualquier administrador de recursos responsable, fija metas diarias, semanales, mensuales, semestrales, anuales y a largo plazo.

Asigna los 86.400 sabiamente. Y continúa.

Rav Noaj Weinberg zt’’l, solía decir que todo comienza con una decisión, un compromiso. El recomendaba recitar en voz alta: “la vida es una oportunidad. Yo quiero utilizar mi mente, y estar constantemente avanzando hacia mi meta”.

No desperdicies ni un centavo, ni un nanosegundo. Puede sonar como demasiado, o puede parecer muy intenso, pero recuerda, si se escapó, se escapó para siempre. Cuando estés soñando despierto piensa: “¿Qué estoy haciendo ahora, y como podría utilizar este momento más efectivamente?”.

¿Por qué desperdiciar tus momentos ahogándote en arrepentimiento sobre el pasado o preocupándote por el futuro? Es como tener que pagar una multa de $10 por cada dólar que no gastaste. Es ridículo.

Cada momento puede ser utilizado al máximo. Hay tanto bien que podemos hacer, si nos mantenemos concentrados. Perdón por el cliché pero resulta ser muy cierto: Cada momento es un regalo. Aprovecha tu “presente”.