Aunque las festividades ya pasaron, quiero compartir con ustedes una idea transformadora de Rav Ierujam Levovitz (1873-1936), el gran líder espiritual de la Ieshivá Mir.

Rav Ierujam formuló la siguiente pregunta: si uno piensa en el nivel en el cual estaba en Iom Kipur (el estado de pureza, pedirle perdón a los demás y perdonar a otros, la sensación de conexión con otras personas y con Dios más fuerte que nunca, la página completamente en blanco), ¿Por qué no celebramos Iom Kipur durante todo el año para vivir todo el tiempo en ese elevado plano espiritual?

Rav Ierujam continuó diciendo: "Ya sé, ya sé, lo primero que pensarían es: ¿De verdad, ayunar todos los días?".

Él sugirió: Imagina un Iom Kipur en el que pudiéramos comer y no pasar todo el día en la sinagoga. Sin dudas sería una clase de Iom Kipur diferente, pero imagina que vives durante todo el año con una mentalidad de Iom Kipur, incluso cuando puedes comer y seguir con tus actividades cotidianas.

Imagina que tuvieras un poco de tiempo libre en ese Iom Kipur. Me imagino que probablemente no dedicarías tres de esas horas a revisar tus cuentas de Facebook o Instagram o a ver películas en Netflix, sin ni siquiera entrar en lo que algunas personas puedan buscar o ver en tales sitios. En cambio, podrías leer algo que enriquezca tu mente y tu alma, o dedicar un poco más de tiempo a hacer algún acto de bondad.

Imagina que estuvieras con tus hijos, con tu esposa o con un miembro de tu familia con quien no tienes la mejor relación o a quien no siempre tratas de la mejor manera posible. ¿Cómo serían esas interacciones?

¡Bueno, hoy es Iom Kipur! Probablemente harías, dirías o incluso pensarías tratar algo diferente para suavizar la relación o demostrar un poquito más de amor y entendimiento.

Imagina que haces un negocio en Iom Kipur y eres bendecido con mucho dinero. ¿Qué sería lo primero que harías? ¿Invertirlo? ¿Comprar algo? ¿O pensar qué gran proyecto puedes lograr dando tzedaká de esa bendición monetaria?

¿Qué ocurriría si fueras a trabajar en esta clase de Iom Kipur? Probablemente conducirías tu negocio con la máxima honestidad, altruismo y de una forma caritativa, y te sentirías maravillosamente bien.

Imagina que estuvieras hambriento, pero en este Iom Kipur puedes comer. ¿Qué comerías? ¿Cómo comerías? ¿Considerarías decir una pequeña bendición para agradecerle a Dios por la comida?

Imagina que tuvieras un sueño, pero sueñas mientras piensas en Iom Kipur. ¿Sobre qué soñarías? ¿Cómo se vería el éxito? ¿Qué clase de vida querrías tener?

Imagina que sintieras la necesidad de cambiar algunas cosas de tu vida porque no sientes que son lo que en verdad deseas. ¿Qué cambiarías? Si fuera Iom Kipur, ¿cambiarías el color de tu cabello, tu ropa o tu auto? ¿O pensarías en qué clase de persona sabes que puedes llegar a ser si tan sólo trataras de cambiar la forma en que reaccionas, lo que escuchas o cómo hablas?

Una vez que hayas imaginado todo esto, tómate un momento para pensar respecto a la posibilidad de realmente tratar de vivir tu vida de esta manera cada día, porque Rav Ierujam considera que las personas realmente grandes tienen la capacidad de vivir como si fuera Iom Kipur durante todo el año, con la excepción de que pueden comer. ¡Qué maravillosa perspectiva para enfrentar los días y las semanas que tenemos por delante!

Porque, en definitiva, si bien nuestros actos y nuestro comportamiento entre Rosh Hashaná y Iom Kipur es importante, mucho más importante es lo que hacemos entre Iom Kipur… y el próximo Rosh Hashaná.