No pensé que mi inspiración para Rosh Hashaná fuera a surgir de mi jefe en el hospital, en una sala repleta de médicos recién recibidos.

Acabo de comenzar mi residencia en un activo hospital de Nueva York y entendí que no tendría demasiado tiempo para mi crecimiento espiritual. Pero parece que Dios nos envía la inspiración que necesitamos, sin importar en dónde estemos o qué hagamos.

En una tarde regular de martes, me senté en una sala con mis colegas residentes esperando que llegara el Dr. Thompson para nuestro encuentro semanal. El Dr. Thompson, un médico con experiencia y sabiduría, está a cargo de nuestro programa de residencia y se reúne con nosotros periódicamente para analizar nuestro progreso como nuevos médicos.

Ese martes en particular, unos pocos días antes de Rosh Hashaná, quedó claro que el Dr. Thompson había decidido hablar de algo específico.

"Quiero hablar sobre los objetivos", comenzó a decir. "Todos ustedes se graduaron de la facultad de medicina. Todos dedicaron muchos años al estudio, a las evaluaciones y obtuvieron un excelente rendimiento académico. Sin embargo, ahora están en una nueva etapa de su entrenamiento. Ahora están practicando como médicos. Nadie va a estar sobre ustedes para asegurar que sigan estudiando y mejorando. Nadie va a reprenderlos si su rendimiento es mediocre. Ya sé que esto es algo nuevo para ustedes, y por eso siento la necesidad de remarcarlo".

Se detuvo un instante y nos observó. Todos estábamos callados.

"La única forma en que continuarán creciendo en su profesión es si se fijan objetivos. Nadie más puede hacerlo por ustedes, y nadie sabrá y en verdad tampoco le importará si se fijan o no objetivos. Pero al fin del día, si quieren llegar a ser lo mejor que pueden ser, necesitarán impulsarse a ustedes mismos y tendrán que hacer esto".

Algunos comenzaron a sentirse incómodos y a moverse. "Además de impulsarse a sí mismos, hay otro aspecto por el cual es importante fijarse objetivos en esta etapa de sus carreras, En la facultad de medicina, había una forma objetiva y cuantitativa de saber cómo iban avanzando: sus calificaciones. Sus objetivos podían ser 'obtener un 10 en microbiología' o 'pasar la siguiente evaluación de anatomía'. Esos son buenos objetivos, y hay una forma simple se saber si lograron o no concretar esos objetivos. Simplemente hay que observar la calificación que recibieron. Pero esta etapa de sus vidas es diferente. Las cosas no son tan claras.

"Algunos de ustedes pueden tener en mente un objetivo difuso, quizás algo así como 'me gustaría ser un médico perfecto'. Ese es un buen objetivo, pero ¿cuál es el problema?".

La sala estaba en silencio. Algunos miraban hacia el suelo para evitar que les pidieran responder. Finalmente, alguien dijo con vergüenza: "Ese objetivo es demasiado indefinido". Otro dijo: "Es inalcanzable". Otro agregó: "Es imposible saber cuándo lo lograste".

El Dr. Thompson afirmó con la cabeza y continuó diciendo: "Exactamente. Todos estos puntos son correctos. Necesitamos pautas para asegurar que los objetivos que nos fijamos tengan sentido. Necesitamos fijar objetivos que sean SMART (inteligentes)".

S – (specific) específico: Para que un objetivo sea apropiado y alcanzable, no debe ser vago o impreciso

M – (measurable) medible: Los objetivos deben poder medirse de forma objetiva. Una vez le preguntaron a un pintor famoso cómo sabía cuándo había terminado de dar los últimos retoques a un cuadro. Él respondió: "Cuando terminé, simplemente lo sé". Esta no es la forma de establecer objetivos personales. Los objetivos deben ser medibles de forma objetiva por un observador, y no debe ser simplemente un sentimiento interno de "haber terminado".

A – (accountable) Tener que rendir cuentas: La gente invierte miles de dólares para contratar entrenadores personales y dietistas. El mayor beneficio de estos entrenadores se debe que es necesario rendir cuentas y ser responsables ante otra persona. Todas las personas tienen sus propios prejuicios y si no debemos rendir cuentas ante otro, inevitablemente tergiversamos la verdad o simplemente nos olvidaremos de dar seguimiento a las metas que nos fijamos. Al establecer una meta, involucra a otra persona. Cuéntale tu objetivo, inclúyela en ella si es posible y deja claro que deseas que hagan un seguimiento de tus metas.

R –(realistic) Realista: Si los objetivos se fijan demasiado alto, nos harán sentir abatidos al no poder cumplirlos. Si los objetivos son demasiado bajos, no nos ayudarán a crecer. La única forma de encontrar el equilibrio perfecto es a través de ensayo y error.

T – (Time-line) Temporal: Al establecer un objetivo, decide que tratarás de lograrlo durante una cantidad específica de tiempo. Esto te da la posibilidad de reevaluarlo periódicamente y si es necesario reasignar las metas.

El Dr. Thompson no tuvo la intención de dar un sermón para Rosh Hashaná. Pero Dios puede enviarnos por cualquier canal los mensajes que necesitamos escuchar, incluso de la forma más inesperada. Sólo tenemos que mantener abiertos nuestros ojos y nuestros oídos para estar seguros de captarlos.