En el artículo anterior, me atreví a lanzar una invitación a todos aquellos jóvenes que desean emprender el hermoso camino de formar una familia, para que primero dediquen atención a la definición de su propósito de vida. En este parte, queremos ahondar y completar la idea. Si quieres ahondar más sobre este y otros fascinantes temas de crecimiento personal te invito a conocer mi libro Propósito - El eje central de una vida apasionante.

¿Quién dijo que todos tenemos un propósito individual?

El perfil de una persona no fue, ni es, ni será igual al de nadie que haya existido en la historia de la humanidad. Cada persona ocupa un lugar en la historia, como la pieza de un rompecabezas, y eso es propósito de vida. Este PIV (Propósito Individual de Vida) es el centro de nuestro trabajo personal, y cada uno tiene la responsabilidad de aclararlo, estudiarlo y definirlo constantemente.

Ese propósito es la semilla de tu realización, la llave de tu grandeza, el equilibrio de tus emociones. Una persona que conoce su propósito individual se eleva a otro nivel. La realización y el apego a ese propósito individual es lo que convierte a un hombre en un grande, en un verdadero campeón.

El más valioso de todos tus bienes eres tú

Querido lector, si tomamos nuestras agendas y revisamos nuestros planes anuales, semestrales, trimestrales, mensuales, semanales y diarios, ¿cuánto tiempo podemos encontrar que tenemos reservado para realizar actividades que nos ayuden a nutrir nuestra personalidad, a crear una actitud de vencedores, a aprender nuevas habilidades?

Yo sé que vivimos una vida muy ajetreada y que hay muchos asuntos técnicos que atender. Pero no creo que ninguna de estas circunstancias sea razón de peso para evadir la responsabilidad que nos atañe de tener una mejor comprensión de la vida, de analizar un poco nuestros caminos y lograr una mayor satisfacción en lo que hacemos. Al contrario, hoy más que nunca podemos aprovechar la tecnología para invertir más en el desarrollo de nuestro mundo emocional y espiritual.

Vivimos en una época muy especial. Si uno entiende que el más valioso de todos sus recursos está dentro de uno mismo, entonces, por lógica, debería ser el bien que uno más debería cuidar, en el que más debería invertir, en el que más debería pensar y el que más debería aprovechar.

Mi humilde consejo

Mi consejo es, antes de pensar en casarte o emprender un negocio asegúrate de que te conoces bien. No digo que deba tomarse demasiado tiempo para aclarar estas dudas. Un joven, llegado a la edad, debe dirigirse a la construcción de su hogar, pero antes de hacerlo debe dedicar algún tiempo y energía en aclarar quién es y cuál es su camino en la vida.

Este trabajo de introspección le proporcionará a este joven una importante dosis de claridad y le dará un firme sentido de orientación. Me gusta llamarlo una "brújula interna" para guiarse en el camino y disfrutar mejor su travesía.

Aunque es un trabajo de toda la vida, no cabe duda de que la definición del propósito individual de un joven le dará las bases para saber cómo elegir y encontrar a su pareja adecuado y como llevar el rumbo de su hogar hacia la realización personal.

Querido lector, te invito a que pongas atención al hecho de que tienes un propósito individual que cumplir, ¿lo sabes? ¿Estás consciente de tu poder y tu responsabilidad? ¿sabes cómo convertir tu profesión o tu hogar en un campo donde florezca tu propósito individual? Te invito a que conozcas más del Coaching P&P http://www.alexcorcias.com/proposito/.

Continuaremos elaborando esta idea en próximos artículos ¡Hasta entonces!


Dedicado por un querido amigo anónimo, para la salud, éxito y bendición de toda su familia. En memoria de David ben Messod, Esther bat Sarah, Salomón ben Rajel y Mercedes bat Messoda z"l.