Querida Lauren:

¿Cómo hago para poner fin a mi adicción al Internet? Me siento perdido. No sé qué hacer para poner fin a mi hábito. Quiero aprovechar mejor mi tiempo, pero sigo cayendo cada vez más. En Iom Kipur quiero poder acercarme a Dios y decirle que logré mi objetivo y que usé mi tiempo para cosas buenas: para dar a los demás, para hacer actos de bondad. Algunos días, un video me lleva a ver un millón más y ni siquiera salgo de la casa. ¡Por favor, ayúdame! Ya no sé qué hacer.

Muchas gracias

Perdido

La respuesta de Lauren Roth

Querido Perdido:

El hecho que desees detenerte es tu mayor arma contra tu adicción. La otra arma para luchar contra un mal hábito que deseas abandonar, es el hecho de admitir que tienes un problema.

La mejor manera de superar una adicción es seguir los Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos. Todas las adicciones siguen el mismo patrón, por lo que el proceso para quebrar cualquier adicción es el mismo. Los Doce Pasos de Alcohólicos Anónimos pueden ayudarte tanto si se trata de comer más de lo apropiado, beber más alcohol del necesario, usar drogas, tener comportamientos bulímicos, una adicción a las compras o al juego… O cualquier hábito que no deseas pero que te tiene atrapado.

Estos son los Doce Pasos:

  1. Admitir que somos impotentes ante el alcohol, que nuestras vidas se han vuelto ingobernables.

  2. Llegar a creer que un Poder superior a nosotros mismos puede devolvernos el sano juicio.

  3. Decidir poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de Dios, tal como nosotros lo concebimos.

  4. Sin miedo, hacer un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

  5. Admitir ante Dios, ante nosotros mismos, y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

  6. Estar completamente dispuestos a dejar que Dios nos libere de nuestros defectos.

  7. Humildemente pedirle que nos libere de nuestros defectos.

  8. Hacer una lista de todas aquellas personas a quienes hemos ofendido y estar dispuestos a reparar el daño que les causamos.

  9. Reparar el daño causado directamente a cuantos nos sea posible, excepto cuando hacerlo implica un perjuicio para ellos o para otros.

  10. Continuar haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocamos admitirlo de inmediato.

  11. Buscar a través de la oración y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, tal como nosotros lo concebimos, pidiéndole solamente que nos deje conocer Su voluntad para con nosotros y que nos de la fortaleza para cumplirla.

  12. Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratar de llevar el mensaje a los alcohólicos y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos.

Si lees estos pasos verás que ya cuentas con muchos de estos elementos. Ya has admitido que tienes un problema. Eso es mucho. Ya deseas corregir tus actos ante Dios. También eso es importante. Asimismo deseas dar y ayudar a los demás. Pienso que estás en camino a la curación.

Te recomiendo leer cada día los Doce Pasos y crear tu propia plegaria. Puede ser algo así:

Dios, por favor ayúdame. Sé que tengo una adicción y hoy quiero hacer lo mejor para no ceder a mis tentaciones. ¡Por favor, ayúdame a ayudarme a mí mismo! Necesito fuerzas. Por favor, dame fuerzas. Estoy comprometido a mantenerme hoy limpio.

Yo diría esta plegaria personal cada día, a la mañana y a la noche.

Pienso que quebrar una adicción requiere ser muy bondadoso contigo mismo, y también tratarte con disciplina. Esto significa que para quebrar una adicción es necesario tratarte como un padre ideal trataría a su hijo: con amor y respeto, con disciplina y límites.

Lo primero que yo haría sería escribir una carta para ti mismo, una carta afectuosa y respetuosa, como un padre ideal le escribiría a su hijo, detallando cuál es el problema, por qué quieres terminar con tu adicción y cualquier idea motivadora que pueda ayudarte a mantenerte limpio. Tú te conoces mejor que cualquier otra persona, por lo tanto tus palabras, escritas para ti mismo, realmente pueden llegar a tu corazón. Lee esa carta cada día.

Tal como la carta que escribiría un padre ideal a su hijo, la carta debe ser afectuosa, respetuosa y alentarte, no menospreciarte, enojarse ni ser vengativa. En tu carta puedes expresar desilusión, junto con una confianza total en que eres mejor de lo que te has demostrado a ti mismo. Tal como escribiría un padre ideal. Algo así como: “Estoy desilusionado de ti; eres más fuerte de lo que muestran tus actos. Yo sé que eres mucho, mucho mejor de la forma en que has estado comportándote y sé que hoy lo harás mejor”. Pero la primera parte de la carta debe ser sólo amor y aceptación. Algo así como: “Mi muy querido yo, te amo y te respeto. Esto es lo que amo y respeto de ti: [enumera esas cosas]”. Luego puedes pasar a la frase convincente: “Por favor, hazlo por mí, por nosotros, por tu futuro y por tu felicidad y satisfacción actual”.

La clave para superar cualquier adicción es recordar que tú deseas quebrar la adicción. Estas dos palabras son críticas: “tú lo deseas”. Puedes ayudarte a resistir la tentación recordándote que detener el comportamiento adictivo es (1) para ti, y que (2) realmente deseas detenerte. Lamentablemente no funciona trabajar para quebrar la adicción de otro. debes desearlo realmente. La buena noticia, en tu caso, es que realmente quieres detenerte. Como ya dije, esa es tu mejor arma. La segunda parte es recordarte, especialmente en el ardor del momento, qué es lo que realmente deseas. Lo que realmente deseas es mantenerte limpio, no seguir adelante con el comportamiento adictivo.

Otra gran herramienta que puedes utilizar es la visualización. Siéntate cómodamente. Respira profundo y cierra los ojos. Imagínate a ti mismo sintiendo la tentación. Debes verte a ti mismo, sentir tus sentimientos como si en este mismo momento sufrieras esa tentación. Ahora debes verte a ti mismo superando esa tentación, te pones de pie y haces otra cosa. Experimenta la maravillosa sensación de estar limpio y victorioso. Realiza estas visualizaciones varias veces al día, quizás a cada hora. De esta manera entrenas a tu cerebro para alejarse de la adicción.

Perdido, estás en un lugar en el que han estado muchas otras personas. De hecho, estás en un lugar en el que muchos están en este mismo momento. Una parte vital de Alcohólicos Anónimos es convertirse en parte de un grupo de apoyo en el que cada uno trata de ayudar al otro a vencer su adicción., Te recomiendo que encuentres un grupo de AA cerca de tu casa (Si lo deseas, puedes revisar si hay algún grupo judío de AA en tu zona), e ir a las reuniones tanto como puedas. Deja que el grupo te ayude a ayudarte.

Realmente estoy orgullosa de ti por desear ser lo mejor que eres capaz de lograr.

Para más información, visita aa.org