Querida Lauren,

La semana pasada un amigo me ofreció marihuana en una fiesta. Nunca he fumado y estoy tentado, pero me siento culpable de querer hacerlo porque sé que mis padres no están de acuerdo. ¿Qué debo hacer?

Respuesta de Lauren Roth:

Examinemos las ventajas y desventajas de fumar marihuana. ¿Cuáles son las razones por las que te gustaría fumarla? ¿Cuáles son las razones por las que crees que no deberías hacerlo? Dices que tus padres no lo aprueban. ¿Estás seguro de eso? ¿Les has preguntado cuál es su opinión sobre el tema y qué razones tienen para ello? A propósito, aplaudo el hecho que hayas considerado el punto de vista de alguien mayor (¡y quizás incluso más sabio!) en esta decisión.

La siguiente pregunta que deberías hacerte sobre drogarte es: ¿quieres flotar por algunas partes de la vida en una nube de éter? Personalmente, yo no disfrutaría drogarme o emborracharme porque encuentro mucho más satisfactorio estar presente en mi vida a medida que la voy viviendo. No me gustaría perderme la vida conmigo, mi familia, mis amigos, mi Dios, mis libros y mi música por medio de entrar a una versión alternativa de la realidad. Incluso cuando la vida es difícil o dura, no querría escapar de ella drogándome porque cuando la droga se desvanece, los problemas van a seguir ahí y no voy a haber trabajado en crecer mediante mis desafíos si simplemente me desvanezco; volvería del estado de drogada al mismo lugar en el que estaba antes de fumarme el porro. En mi opinión eso sería una lástima, porque la vida es para crecer y aprender y forjar conexiones con personas a través de estar completamente presente.

Otro punto a considerar es que las cosas usualmente no son lo que parecen; puedo garantizar eso desde mi trabajo como terapeuta. Diariamente tengo el honor de dar un vistazo íntimo a la vida privada de la gente, y sus vidas rara vez son tan excitantes, satisfactorias, felices y libres de problemas como parecieran serlo desde afuera. Las personas que están drogadas parecen estar disfrutando, pero, ¿qué es el verdadero disfrute? ¿Qué es el verdadero placer? ¿Verdadero placer es irse a otro lado, o es pasar tiempo real —en el que estás realmente presente— con las personas, música, libros y experiencias espirituales que amas? Piensa en esta pregunta: las personas que parecen estar disfrutando la hierba, ¿están realmente disfrutando la experiencia? ¿O están disfrutando escapar de su realidad por algunos momentos?

Muchos placeres de este mundo, especialmente los placeres ilícitos, son una cortina de humo. Parecen placenteros, pero no te entregan placer real, profundo, significativo y duradero.

¿Fumar marihuana mejorará tu vida o solamente te dará un placer ilusorio?

Yo aplico la palabra "ilícito" a la marihuana ya que es ilegal en la mayoría de los países. Dependiendo de dónde vivas, si te atrapan fumando o en posesión de marihuana podrías ser multado, enviado a la cárcel o puesto en libertad condicional (lo que significa pruebas de drogas aleatorias y reportarte con un oficial de libertad condicional para asegurarse de que no estás usando la droga nuevamente), y todas esas cosas quedarían en tu registro permanente y pueden dificultarte entrar a la universidad o a una escuela de postgrado o encontrar un trabajo. Por cierto, dado que la marihuana es ilegal, no está regulada, lo que significa que no sabes realmente que estás fumando y podrían haber componentes venenosos o peligrosos en el porro que te fumes. Hay bastantes consecuencias dañinas que podrían ocurrir para tratarse de una experiencia que ni siquiera estás seguro de querer tener.

Artículo relacionado: La muerte de Phillip Seymour Hoffman

Entre los especialistas en adicciones y expertos de salud mental, la marihuana es considerada como la droga que convierte a las personas en flojas, desmotivadas y dispuestas a conformarse en sus vidas con el status quo; es la droga "exterminadora de motivación". No es un título lindo.

Desde un punto de vista espiritual, ¿fumar marihuana mejorará tu vida o solamente te dará un placer ilusorio? ¿Te dará alguna vez placer o solamente te dará dolores de cabeza? ¿Qué ganarás en tu vida con drogarte y qué podrías perder? ¿Quién se asegurará que estés seguro, física y sexualmente, mientras tus facultades estén alteradas? ¿Quieres ponerte a ti mismo en una posición en la que tu juicio sea difuso?

Te desafío a pensar honestamente en todas estas preguntas antes de decidir iluminarte, y te repito, estoy extremadamente impresionada de que hayas dado el primer paso en esa dirección al escribir y preguntarme sobre este problema.