Me pongo un poco nerviosa cuando las lectoras hacen preguntas como "¿Cuales deberían ser las expectativas de una mujer en relación al tiempo que el esposo pasa con la familia?". Este tipo de preguntas sugieren que ya existe algo de discordia sobre el tema.

No hay soluciones definitivas, pero de seguro hay actitudes que pueden fomentar o ahuyentar la participación de los hombres.

Puse atención en la forma de redactar la pregunta – "la familia" - ¿acaso no son los hijos de él también? Seguramente si él es tratado como alguien externo, estará menos dispuesto a participar. Escucho a demasiadas mujeres lamentarse por la incompetencia de sus esposos, expresar renuencia a dejarlos a ellos a cargo de los niños, o directamente criticar sus habilidades. Estas son estrategias seguras para garantizar que harás el trabajo de madre sola.

Veo, horrorizada, como mujeres dejan a sus esposos completamente fuera de la ecuación, operando bajo la creencia de que “ellas son mejores en eso” – y luego expresan resentimiento por sus niveles de cansancio y estrés.

La mayoría de los padres que yo conozco quieren desesperadamente estar involucrados. Ellos quieren jugar con sus hijos, llevarlos a la escuela, participar en sus actividades, alimentarlos, leerles cuentos antes de dormir e incluso están dispuestos a cambiar pañales (no puedo decir honestamente que desean cambiar pañales, pero ¿¡quién lo desea!?).

Los esposos tan sólo necesitan que se les de una oportunidad. Y luego no ser atacados por la forma en que lo hicieron.

Ellos sólo necesitan que se les de una oportunidad. Y luego no ser atacados por la forma en que lo hicieron. La verdad es que no importa si la camisa está puesta al revés o si los calcetines no combinan o si hay una golosina extra en los almuerzos.

Si infantilizamos a nuestros esposos (¡por favor sálvenme de las mujeres que se refieren a sus esposos como a uno de sus hijos!), ellos responderán de acuerdo a eso. Todos nosotros vivimos para llenar expectativas.

Por otro lado, los halagos constantes lograrán maravillas. Decirle a tu esposo qué maravilloso padre es, lo mucho que los niños disfrutan de ir al parque con él y cuanto tú aprecias el tiempo en familia, probablemente conducirá a más de lo mismo.

Otro factor determinante serán las necesidades financieras de la familia. Un deseo por abundancia material pone presión sobre los hombres (y en las mujeres también pero ese no es nuestro foco aquí) de trabajar más duro para poder ganar lo suficiente para satisfacer las necesidades y los deseos de la familia. La consecuencia obvia es que él estará menos tiempo disponible. Mis hijos tienen una amiga cuya familia tiene una muy buena situación. El desafortunado precio es que su padre viaja frecuentemente y está a menudo solamente un fin de semana al mes en casa. Le preguntamos a nuestros hijos que preferirían ellos… (¡no queremos compartir su respuesta!)

En un matrimonio en donde la crianza de los hijos es considerada una prioridad clara para ambos padres (y yo pienso que es así en la mayoría de los matrimonios hoy en día), los hombres usualmente quieren estar involucrados, y a menudo, se sienten excluidos por la actitud de la madre.

Sin embargo, una esposa que reconoce tanto las necesidades de su esposo como las de sus hijos, trabajará para lograr que su esposo sea parte integral de las vidas de todos – desde el principio; compartiendo no solamente las frustraciones sino también las alegrías.

En esta situación, la mujer no tendrá que preocuparse sobre sus expectativas de tiempo que su esposo pasa con la familia. Ellas estarán cumplidas.