"Los terapeutas de parejas concuerdan en que el compromiso se debilita a medida que las alternativas aumentan. El Dr. Lewis recuerda a una clienta que se dio cuenta de que era infeliz en su matrimonio después de haber perdido peso, haber adquirido una figura atlética y haberse dado cuenta de que era atractiva para otros hombres además de su esposo".

Cuando leí por primera vez esta idea, me horrorizó. Pero al profundizar un poco más, me di cuenta de lo obvio. No es que el compromiso se debilita a medida que aumentan las alternativas. Debe ser que el compromiso en este caso no era muy fuerte desde el comienzo, o que el concepto de compromiso era muy limitado. De hecho, la clienta a la que se alude en el párrafo anterior fue tan lejos como para decir, "Me casé con él pensando que no tenía opción porque era gorda".

Esto definitivamente no es como yo defino compromiso y parece una, digámoslo así, endeble base para un matrimonio.

En Pirkei Avot se nos dice que el amor que es dependiente de algo externo no durará. Solamente el amor que es incondicional es duradero.

A veces escuchamos sobre esposos que ya no son felices con la apariencia física de sus esposas. Este es el completo opuesto a nuestra definición de amor. El peso y la apariencia no pueden ser una condición para el matrimonio. Además de perturbar a la persona que tiene sobrepeso o que es menos atractiva, esto ni siquiera se acerca a nuestro entendimiento de un verdadero compromiso.

He escuchado a mujeres decir, "Si él pierde su dinero, yo me voy". Es difícil saber cual alternativa sería mejor para el desafortunado esposo de tal persona. Y nunca deja de impresionarme.

Compromiso significa NO poner condiciones. Significa que yo tengo desafíos y tú tienes desafíos y los superaremos juntos. Si una de las partes siente que un movimiento en falso lleva a severa desaprobación o rechazo, llamamos a eso… abuso.

La verdad es que en cada matrimonio debemos separar entre fantasía y realidad. Y debemos aprender lo que significa hacer un compromiso basado en quien es nuestra pareja y no en quien nos gustaría que fuese.

En esta economía, muchas personas han perdido sus empleos. ¿Acaso tu compromiso depende de la carrera o del poder de tu pareja? Las personas se enferman; pierden miembros o terminan en sillas de ruedas, Dios no lo quiera. ¿Te comprometiste solamente con alguien con quien pudieses ir de excursión o a bailar?

Demasiado a menudo, escucho a un cónyuge decir, "Esto no es para lo que yo me inscribí". Pero el matrimonio no es un trabajo en horario de oficina en donde comprar regalos para la esposa de tu jefe es considerado fuera del contrato. Es una empresa 24/7 – sin límites en la descripción del trabajo. Y muchas sorpresas en reserva – algunas maravillosas, algunas menos maravillosas.

Si no entendemos que el compromiso en un matrimonio es incondicional, entonces nunca sabremos realmente cuan grandioso puede ser un matrimonio. Nos estamos haciendo daño y limitándonos. El compromiso significa que, sin importar lo que pase (con extremadamente raras excepciones como abuso, etc.), estamos en esto para el largo plazo. Habrá cosas que no me gustarán. Habrá situaciones que a ti no te gustarán. Habrá desafíos y luchas y las enfrentaremos juntos.

Es incorrecto creer que el compromiso se debilita a medida que las alternativas aumentan. Con un compromiso fuerte, simplemente no hay alternativas.