Apuesto a que nunca van a adivinar qué libros estaban a la cabeza de la lista de más vendidos en Amazon durante la primavera. Ya sé, van a decir algo de John Grisham o Nora Roberts o Danielle Steele… pero están equivocados.

Los adultos estaban comprando en grandes cantidades, redoble de tambores por favor… dos libros para colorear. Sí, leíste bien.

Ahora, yo lo entiendo completamente. Cuando fui a visitar a mis nietos hace poco, mi nieta mayor y yo pasamos tiempo de calidad coloreando una al lado de la otra mientras discutíamos sobre qué color usar ¡y el hecho de que ella podía colorear dentro de las líneas mejor que yo! Y tengo hermosos recuerdos de estar sentada en la parte de atrás de mi clase de leyes de propiedades, con un libro de colorear sobre mis piernas y un paquete de crayolas escondido en mi mochila. Eso hacia que los adormecedores cálculos de herencia y derechos de propiedad fueran más fáciles de soportar (¡aunque no voy a contar mi calificación es ese examen!).

El subtítulo de estos dos libros de colorear es: “Colorea tu camino hacia la calma”, y sugiere que hay beneficios psicológicos en colorear. Y creo que tienen razón. Colorear te saca de ti mismo lo suficiente como para detener nuestra agonía obsesiva, pero no demasiado como para que no podamos poner atención a lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Es también más suave con el bolsillo que comprar y viajar y otras actividades que proveen el mismo beneficio.

No es tanto un escape, sino más bien un acuerdo. Le permite a nuestras mentes dejar de divagar. Demanda algo de atención, algo de pensamiento e incluso un poquito de creatividad, pero en realidad nos libera para enfocarnos en la conversación, proyecto o asunto en cuestión.

Creo que también es relajante porque evoca recuerdos positivos de la infancia, de una libertad sin preocupaciones, de seguridad, de amor.

Ya sé que son solamente libros de colorear, y no quiero dejarme llevar o sonar demasiado entusiasmada (¡aunque sí puse los libros en mi carrito de compras en |Amazon!), pero creo que es importante usar cualquier herramienta simple que tengamos a la mano que pueda liberar estrés y aumentar la concentración.

Lo ideal obviamente es obtener calma al aumentar nuestra confianza en Dios. Yo ciertamente suspiro cuando le digo a Dios, “Esto está en Tus manos, no en las mías. Me estoy eximiendo a mi misma de la responsabilidad de resolver este problema y te la estoy entregando a Ti”. ¡Uf! Eso definitivamente funciona.

Pero la vida es ajetreada y tumultuosa y abrumadora. Y a veces necesitamos un poco de ayuda para llegar a donde queremos ir.

Desgraciadamente algunas personas acuden a adicciones para calmar su ansiedad: apuestas, alcohol y drogas. El pueblo judío acude a Dios (¡al menos en teoría!). Pero a veces nos perdemos un poco en el camino o nos enredamos en la telaraña de nuestros propios pensamientos y preocupaciones. Para esas ocasiones, siempre se puede ir a comprar zapatos, ¡pero creo que mi esposo definitivamente preferiría que pinte un libro para colorear!

Sin embargo, no estoy segura de que necesito esos libros de colorear especiales para adultos, aunque es definitivamente un desafío considerable mantenerse dentro de las líneas en esos dibujos complicados y detallados de Nueva York y Paris. Me contentaría con una compra de $1.99 de un libro de colorear de Disney y una de esas cajas con 64 colores diferentes.