Cuando los niños entran en escena, el mayor cambio marital a menudo comienza. Nuestros hijos son totalmente dependientes de nosotros. Es fácil caer en la trampa de poner toda otra parte de la vida en espera y concentrar toda nuestra energía, física y emocional, en cuidarlos y mantenerlos. Demasiadas parejas pueden incluso señalar el momento del nacimiento como el momento en que sus problemas maritales se intensificaron.

Ser padres es un trabajo de tiempo completo, pero demasiados padres deciden que ellos no necesitan enfocarse en su matrimonio porque sus hijos los necesitan. Hay un gran error. No estoy diciendo que tienes que pasar la misma cantidad de tiempo a solas con tu pareja como lo haces con tus hijos, pero tu matrimonio es mucho más importante que varias de las cosas que haces por tus hijos, aunque estés gastando la energía solamente porque piensas que los beneficia a ellos. Así que, si acabas de pasar tres horas asegurándote de que tu hijo estuviera en el equipo de baseball apropiado, piensa cuándo fue la última vez que pasaste tres horas enfocado en tu matrimonio. Si no lo haz hecho, estás poniendo a tu matrimonio y a tus hijos en peligro.

Tu matrimonio es mucho más importante que varias de las cosas que haces por tus hijos.

Todos los padres deben darse cuenta que no pueden “hacerlo todo” sin que eso sea a expensas de otra cosa que es igual o más importante (lo que significa que no lo han hecho todo de todas formas). La concentración en las actividades extracurriculares de los niños a menudo es a expensas de tu matrimonio, ya sea directamente o consumiendo energía que podría utilizarse después para tu matrimonio. Hace poco tiempo yo tuve que enfrentar el hecho de que mi hijo no será un pródigo del violín (a pesar de que mi abuelo lo era y yo pensaba que estaba en nuestra sangre). Pero más importante que eso, él tendrá padres que realmente se aman el uno al otro.

La cantidad de fuerza y amor que los niños extraen diariamente del afectuoso matrimonio de sus padres es enorme. Si quieres poner una enorme sonrisa en la cara de tu hija pequeña, dale a tu pareja un gran beso y abrazo justo frente a ella. Ella explotará de deleite y luego tratará de escabullirse para ser parte del gesto amoroso.

Los niños necesitan sentirse rodeados del amor de sus padres. Recuerdo a un sabio niño de doce años quien, mientras luchaba con el divorcio de sus padres, me dijo, "Siento que fui creado por mis padres por el amor que sentían el uno por el otro. Ahora que no se aman, siento como si en cierto nivel no existo". Este jovencito me enseñó cuán profundamente los niños identifican su propia creación y existencia con el amor de sus padres.

Los niños necesitan sentirse seguros, y nada ofrece tanta estabilidad como tu afectuoso matrimonio. Los niños pueden lidiar con cualquier cantidad de cambios cuando sienten que su núcleo familiar es incuestionablemente intacto y lleno de amor. No es suficiente mantenerse juntos por el bien de los niños. Sus hijos merecen ser envueltos en amor.

Artículo Relacionado: 10 Consejos para Construir un Matrimonio Genial

La Respuesta Culposa

Como padres, nos sentimos obligados a darles a nuestros hijos todo lo que la vida tiene para ofrecer. Si damos menos, nos sentimos culpables. A menudo esa culpa es un fuerte motivador para que los padres pongan a sus hijos antes que su matrimonio. Cuando esta culpa te abrume, acuérdate del pequeño niño que recibe el fabuloso y nuevo juguete de alta tecnología y está mucho más interesado en la caja que en el juguete. Es una metáfora para la perspectiva de tu hijo ante la vida. A veces como padres estamos buscando el nuevo e increíble aparato que le ofrecerá a nuestros hijos gran placer mientras que olvidamos que las cosas más importantes para los niños son los viejos recursos: una familia amorosa y padres que tienen un matrimonio grandioso. Tu matrimonio es la base para el amor en la vida de tu hijo.

Sin atención y foco, tu matrimonio morirá.

Es la actitud displicente de padres en cuanto a sus matrimonios la que necesita mejoras. No pienses que tu matrimonio puede esperar. No puede. Por supuesto que puedes durar un período de tiempo pasando menos tiempo juntos… pero sin atención y foco, tu matrimonio morirá. Si quieren escaparse juntos y tienen un bebé que amamanta tendrán que esperar. Pero querrán hablar de cuántas ganas tienen de salir juntos, cómo pueden llevar a ese recién nacido con ustedes en una cita, y qué tiempo extra pueden encontrar hoy para conectarse incluso en medio de las necesidades del recién nacido. No dejes que tu matrimonio pase a un distante segundo lugar en tu lista de prioridades. Estar enamorado de tu pareja le traerá gran alegría y paz a tu hijo, desde el nacimiento hasta la adultez.

Redefiniendo Tú Matrimonio

Nuestros hijos tienen una habilidad especial de traer un poderoso amor a nuestro matrimonio más allá de lo que nosotros podríamos haber desarrollado sin ellos. Nuestros hijos se convierten en una parte simbólica del amor que hemos creado en nuestro matrimonio en vez de algo externo a nuestro amor privado. Toma en cuenta las siguientes formas de transformar a tus hijos en una parte vital de tu vida matrimonial:

1) Vivan la vida juntos. Encuentren actividades que fomenten la unión. Destinen tiempo regularmente a leer juntos (ustedes dos) con sus hijos. Más a menudo que no, los padres sienten que esta es una tarea que debe ser repartida; a veces Mami y a veces Papi leen con los niños. Intenten buscar una aproximación de equipo en la cual tú comienzas a contar la historia (quizás un cuento de hadas o una historia que inventas a medida que avanzas) y tu pareja la continúa cuando tú haces la señal. A medida que tus hijos crecen, ellos pueden hacerse parte de la diversión creativa. Estos son los momentos que nos convierten en una familia, los momentos en que trabajamos junto con nuestra querida pareja en algo tan especial que no podemos evitar sentirnos más cercanos por ello.

Consideren otras actividades creativas como bailar juntos, cantar juntos, o enseñarles a los niños una canción. Tú y tu pareja pueden enseñarles juntos a los niños a nadar y a andar en bicicleta. Andar en bicicleta como familia es una forma maravillosa de pasar tiempo juntos. Intenten hacer lo máximo que puedan junto con sus hijos. Esto produce la rica historia que cada matrimonio necesita.

2) Haláguense frente a sus hijos. Díganles a sus hijos cosas como, "¿No es su madre/padre el/la más hermosa/apuesto mujer/hombre en el mundo, por dentro y por fuera?". Muéstrenles a sus hijos cuán enamorados están de su pareja. Es reconfortante para los niños ver a sus padres enamorados y dispuestos a mostrarlo.

3) Cocinen Juntos. Cocinen con su pareja y sus hijos una vez por semana. Nosotros creamos una cena una vez a la semana que gira en torno a un país diferente. Cada uno de nosotros hace cosas diferentes para preparar, desde cocinar hasta obtener información acerca del país en la enciclopedia, hasta dibujar su bandera o encontrar música de ese país que podamos escuchar durante la cena.

Se sorprenderán de cuánto les encanta a los niños hacer cualquier cosa, incluso tareas, cuando son hechas como familia. A niños pequeños hasta de cuatro años les encanta lavar platos mientras que haya otra actividad afectuosa ocurriendo simultáneamente.

4) Cenen juntos. Una consistente cena juntos como familia concentra la atención en nuestra familia, y en la importancia de saber qué está ocurriendo con cada miembro de la familia. Es durante la cena que conversamos, compartimos y pensamos sobre lo que ocurrirá mañana. La cena no será necesariamente un momento tranquilo y pacífico.

Hagan que la hora de la cena gire en torno a la familia más que en torno a lecciones nocturnas sobre modales. Transfórmenla en un momento que los niños esperan porque ellos recibirán atención y escucharán todo lo que está ocurriendo en su familia. Tú y tu pareja deben asegurarse de topar sus miradas a menudo durante la cena como para decir, "Mira que especial lo que hemos hecho. Mira lo que hemos construido juntos".

5) Planten un jardín juntos. Hacer crecer cosas y crear vida es una actividad milagrosa. Cuidar un jardín es un microcosmos de cuidar a tu propia familia y le enseña a todos a trabajar juntos para mantener seres vivos sanos y felices.

6) Encuentren actividades que le gusten a todos, incluyendo a los adultos. Concedido, habrá muchas veces en que la mayoría de la diversión será ver a tus hijos sonriendo. Pero no subestimes cuántos lugares y actividades hay que toda la familia puede disfrutar. Averigua sobre la playa, librerías, bibliotecas, bowling, partidos de béisbol, y muchos otros lugares que ofrecen diversión para adultos tanto como para niños. La idea es encontrar un lugar en donde puedes tener diversión adulta y mantener a los niños felices.

Planifiquen con anticipación para mantener a los niños ocupados y satisfechos. Mantén tu patio lleno de juguetes, bicicletas, emparedados y bebidas para que tú y tu pareja puedan sentarse y relajarse con sus hijos en vez de saltar cada diez segundos a ayudar a un pequeño. En viajes familiares, estén preparados. Lleven con ustedes suficiente comida, libros y golosinas.

7) Ríanse juntos. Digan bromas juntos, hagan caras graciosas, háganse cosquillas. Hagan lo que sea necesario para mantener a su familia sonriendo.

Artículo Relacionado: Cómo Obtener Más Placer de Tu Matrimonio

La Privacidad del Matrimonio

Hay también una necesidad crucial de que las parejas tengan tiempo privado. Necesitamos tiempo consistente para relacionarnos el uno con el otro exclusivamente como amantes y adultos sin ninguna interrupción.

Los padres a menudo se preocupan de que sus hijos se sientan excluidos si ellos pasan tiempo juntos en privado. Naturalmente, sus hijos querrán su atención cada segundo del día. Pero mientras ellos reciban amor saludable y atención, ellos no sufrirán porque ustedes deciden pasar tiempo solos. De hecho, es un mensaje saludable para darles: ustedes están enamorados y necesitan tiempo a solas para trabajar en su matrimonio.

Es un saludable mensaje para darle a tus hijos: ustedes están enamorados y necesitan tiempo a solas para trabajar en su matrimonio.

Desgraciadamente, muchos de nosotros conocemos el sentimiento de finalmente sentarse juntos para un momento en privado, y luego mirarse el uno al otro en blanco, sintiéndose fuera de práctica en el arte del romance, amor, y simple conversación. Su matrimonio no puede darse el lujo de "estar fuera de práctica". Ustedes necesitan tiempo para generar lazos y simplemente "estar" juntos, para recordarse mutuamente qué es lo que les gusta del otro, oler el aura placentera de tu alma gemela. Sus hijos entenderán – si no ahora, entonces cuando sean mayores. Ellos apreciarán lo que ustedes han hecho por ellos: les han dado padres que se aman y les han ofrecido un sentimiento de estabilidad y un modelo a seguir para un matrimonio firme. Al poner su matrimonio primero, ustedes han desarrollado un amor intenso con su pareja que se desbordará y se extenderá a la amorosa relación entre padre e hijo y la familia entera.

Extraído de Emocional Infidelity, por M. Gary Neuman. Visita el sitio de Internet de Gary en www.mgaryneuman.com (sitio en inglés).